Escoge el color que desees para el fondo de ésta página.
salmón rojo turquesa oro teja

ORACIONES PERSONALES


Ésta página va a ser dedicada a las Oraciones que cada persona componga.
Te invito a que me envíes alguna Oración compuesta por ti.
Muy agradecida.

Victoria Jodral



PARA LEER EN NOCHEBUENA.

Si en tu corazón hay un poco más de amor, es Navidad.

Si has decidido perdonar a alguien, es Navidad.

Si buscas a Dios de verdad, es Navidad.

Si aumenta el gozo de tu fe cristiana, es Navidad.

Si en tu alma florece la esperanza, es Navidad.

Si trabajas por la justicia entre los hombres, es Navidad.

Si tienes deseos de vivir y los comunicas a los demás, es Navidad.

Si sabes sufrir con amor, es Navidad.

Si eres perseguido o se ríen de ti por causa del Evangelio, es Navidad.

Si te alegras de ser hijo de Dios en la Iglesia, es Navidad.

(Pbro. José Luis Fernández Martín)



GRACIAS A NUESTRO SEÑOR.

En este nuevo día
Gracias te tributamos,
Oh Dios omnipotente,
Señor de lo creado.

Tú divina clemencia
Se ha dignado sacarnos
Del horror de la noche
A la luz del sol claro.

Lleno está de tu gloria
Todo el vasto teatro
Del mundo y cuanto existe
Es obra de tu mano.

Por ti nacen las flores
Y reverdece el campo,
Los árboles dan fruto
Y el sol nos da sus rayos.

Alábate en las ramas
Los pájaros ufanos,
Y en el agua los peces
Cantan tu nombre santo.

Dirige, Dios inmenso,
Y guía nuestros pasos,
Para que eternamente
Tu santa ley sigamos.

Pues este nuevo día
Gracias te tributamos,
Oh Dios omnipotente,
Señor de lo creado.

(Rafael Pombo)



ORACIÓN DE FIN DE AÑO.

Señor Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,
tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
Al terminar este año quiero darte gracias por todo
aquello que recibí de Ti.

Gracias por la vida, el amor, las flores, el aire
el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue
posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo
que pude realizar y las cosas que pasaron por
mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,
las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos
a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y
aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida,
el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,
perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal
gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.

Perdón por las obras vacías y por el trabajo
mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando
y que hasta ahora vengo a presentarte.

Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida
ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos
días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz, alegría,
fuerza, prudencia, claridad y sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando
a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a
palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu
se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo
o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad. Amén.

(Enviada por Rosa Masek. Canarias - España)



ACCIÓN DE GRACIAS AL SEÑOR.

Señor estamos aquí presentes, en esta reunión,
que hemos tenido en tu nombre para aprender
la "Lectio Divina."

Te damos las gracias por lo grata y beneficiosa
que ha sido para nuestras almas.

Síguenos ayudando con tu gracia durante la semana
para que no se pierda el fruto obtenido.

Te damos gracias Señor. Amén.

(Enviada por Emilia Tallo Fustegueras, de Córdoba - España)



SEÑOR ENSÉÑANOS A ORAR.

Señor, enséñanos a orar como un día enseñaste a tus apóstoles.

Oh Espíritu Santo,
amor del Padre y del Hijo, te adoramos, alabamos, amamos, te reconocemos
como el único Dios verdadero, admiramos tu hermosura, bondad misericordiosa,
inmenso amor y poder renovador y salvador, te confesamos como el santo verdadero
ante quien nos ofrendamos como hostias vivas en reparación de los pecados que
diariamente se cometen en el mundo.

Inspíranos, Tú que eres la fuente y origen de todo bien, lo que
debemos hacer, pedir, evitar, pensar y orar para que todo se de
en honor y gloria de tu nombre y bien de la humanidad pecadora.

Queremos que te des a conocer como lo hiciste con tus discípulos
para que podamos amarte, obedecerte y hacer siempre tu voluntad.

Acepta nuestra vida, sacrificios, apostolado y obras de cada día
como homenaje grato a tus ojos, para que disminuya el mal en el mundo.

Llévanos de tu mano por los senderos de la salvación y la paz. Enséñanos a orar
como mejor te agrade a Ti fuente, origen y fin de nuestra vida.

Líbranos de la rutina, pereza, desatención depresiva
y sordera en la escucha de tus repuestas.

Danos mucha fe, para saber que siempre nos escuchas, esperanza
en el dolor y amor con el hermano pobre y desamparado.

Paciencia para aceptarnos como somos aceptando
la vida como llega, humildad para confiar más en Ti.

Santidad para iluminar a otros que necesitan de tu luz salvadora.

No permitas que gastemos nuestra corta vida en cosas vanas e inútiles,
permite que te ganemos muchas almas para Ti y que dominemos todo temor,
angustia, desesperación, depresión en el futuro, ante la realidad de la muerte.

Danos la verdadera sabiduría, capacidad de distinguir el bien y mal,
además regálanos los siete dones de tu Santo Espíritu para ser sal
y luz del mundo siendo santos a la medida de tu querer.

Llénanos de prudencia para actuar con justicia en cada acontecimiento;
de fortaleza para llevar la cruz con valentía y amor; llénanos de fe
para levantarnos en nuestros desánimos, llénanos de esperanza para no
decaer ante el pesimismo y de amor para portarnos como hijos muy amados
de tu corazón.

Danos de manera muy especial la capacidad y el ánimo para asumir desde
el comportamiento diario la salvación que tu Jesús, nos regalas por
tus propios méritos; que lleguemos a implorar tus bendiciones por
aquellos que nos hacen sufrir y evitemos todo pecado voluntario;
para obtener de ti Señor, la salud para trabajar; éxito en nuestros
esfuerzos de superación humana para no sufrir el hambre, la enfermedad
ni los efectos de la problemática social de nuestro pueblo.

Danos el pan de cada día y perdona nuestras ofensas
como hemos perdonado a quienes nos ofenden.

Confiamos en ti porque tu dijiste:
"El cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán".

Gracias por todo. Amén.

(Enviado por la Hermana Luzmila - Medellín - Colombia)



ORACIÓN A SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS
POR SU CAMINITO DE INFANCIA ESPIRITUAL.

Oh Teresita amada de Jesús y puesta como patrona de nuestro amado Instituto.
A ti venimos como misioneras a pedir que nos enseñes a activar hoy el caminito
de infancia espiritual que nos enseñaste, para poder prolongar tus virtudes
en nuestra espiritualidad misionera.

Ayúdanos a tomar más conciencia de nuestra pequeñez y nuestra nada delante
de Dios, para que así triunfe el amor que es la base de la unidad tan deseada
por nuestro querido fundador y la base de toda fraternidad que tiende a la santidad.

Que sepamos abandonarnos más confiadamente en la providencia
y fraternidad de nuestro padre, dejando a un lado las tensiones
y el pesimismo sobre el porvenir del Instituto.

Que seamos muy fieles al carisma fundacional, amor misericordioso, a las
gracias recibidas, a deberes de nuestro estado y misión para la cual
fuimos enviadas, para que Dios no se aleje y las obras no perezcan.

Acepta Señor por medio de Santa Teresita las flores de nuestros pequeños
sacrificios con humildad y confianza; el cansancio de los ancianos, el
vigor de los jóvenes que hoy llevan la misión del instituto y el entusiasmo
de las que inician para que juntos, realicemos acciones a lo divino,
guiadas sólo por la acción operante del Espíritu Santo, para que nuestra
oración y trabajo quede en el corazón de Dios y llegue pronto al
seno de nuestro Padre, para su gloria y salvación del mundo.

Oh Teresita, enseñános a pensar lo que Él nos vaya pidiendo, confiando con
amor y sencillez en la voluntad divina, tomando en serio el camino de la
santidad que es el amor laborioso, generoso, desinteresado, heroico, que
nos una al fin último de todo.

Esto es lo que hemos entendido de tu caminito y esto mismo lo que pedimos al Señor
para que tu nos presentes a tu águila divina, para que nos lleve en sus alas cumbres
del amor, para amarlo desde aquí y continuar amándolo hasta la eternidad. Amén.

(Enviado por la Hermana Luzmila - Medellín - Colombia)



ORACIÓN AL ACOSTARSE.

Gracias Señor por haberme creado en una familia cristiana
y conservado en este día en vuestro santo servicio.

Consérvame esta noche mientras duerma y
líbrame de malos sueños y de todo mal.

Perdóname las faltas que haya podido cometer
durante el día porque yo te amo y quiero tener
un alma limpia, para estar más cerca de Ti. Amén.

(Enviada por Emilia Tallo Fustegueras, de Córdoba - España)



ORACIÓN PARA CRECER EN LA FE.

Creo, aunque el ambiente me oculte la luz de un nuevo amanecer.

Creo, aunque me sienta muy sola y llena de dolor.

Creo, en la palabra hecha carne por bondad del Padre.

Creo, en Cristo como salvador, amigo, humano y Señor.

Pon aceite en mi lámpara Señor
porque a veces actúo como si no te conociera,
porque el orgullo, el egoísmo y la imprudencia,
a veces me apartan de Ti.

Dame el don de la fe y la oración confiada y humilde,
para contemplar las maravillas de tu voluntad.

Creo y lo acepto todo, con tal que tu voluntad
se cumpla en mi y en todas tus criaturas.

Lleva hoy mismo a la salvación a quienes
fallecidos a causa de la violencia internacional,
porque sé que me escuchas hoy.

Te pido por los agonizantes, ancianos, enfermos,
sordos y despreciados de la sociedad.

Báñalos con tu sangre, revístelos del hombre
nuevo creado a tu imagen y semejanza.

Dános tu espíritu de amor, para que recibiendo ese amor
podamos actuar como personas de fe y creamos más en ti.

Conozco tu bondad, Oh Padre, porque me
siento templo vivo de tu augusta Trinidad
y me gustaría que todos te experimenten.

Gritaría tu bondad en mi corazón, pero no
Sé iluminar a otros porque me falta fe.

Adoro tu nacimiento, vida escondida, años de
predicación, muerte y resurrección, porque sé
que eres el Mesías, hijo de Dios y Salvador.

Yo creo, espero, adoro, amo por los que no creen,
no adoran, no esperan, ni aman, porque sé que Tú Jesús,
estás presente en el altar y en nuestros corazones.

Creo en ti Padre que ama, perdona, promete
y envía al Salvador, conduciendo su pueblo
por el camino de la salvación y liberación.

Creo en Jesús, hijo de Dios, porque siendo grande
se hizo pobre sin hacer alarde de su condición divina,
te hiciste, uno de tantos, semejante al hombre.

Creo en ti porque mantuviste tu filiación de hijo frente al Padre
y porque a su tiempo demostraste que si era el esperado de los
tiempos, al resucitar glorioso y envíanos el Espíritu Santificador.

Creo en tu espíritu de oh Dios que aleteaba
desde la creación y se hizo presente a los patriarcas,
profetas, a la iglesia y a mi, de muchas formas.

Creo en la iglesia que me anima con sus sacramentos y normas.

Creo en la virgen María como madre, señora, maestra
y modelo de mujer consagrada y siempre virgen.

Creo que Tú perdonas a quienes se acercan
con fe, arrepentimiento y oración. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DE PETICIÓN.

Sé que eres el santo de los santos y que todo lo puedes.

Sé que siempre me escuchas porque eres
el amor y la misericordia, eres el perdón.

Sé que ninguno de los que han acudido a ti ha quedado defraudado
porque te portas como padre, maestro, amigo y hermano nuestro.

Puedo confiar en ti porque muchas veces he acudido en busca de amor,
escucha, misericordia, ayuda en mis necesidades me has respondido;
por eso me presento de nuevo aquí para que me llenes de tu gracia,
amor y santidad y dándome la salvación que desde ahora la necesitamos.

También vengo a pedirte con fe y humildad, aceptes mi
vida toda como hostia viva agradable en tu presencia.

Que me deje y nos dejemos amar por ti.

Danos muchos obreros que anuncien tu Evangelio.

Danos paz y alegría para dejar este
mundo mas unido a tu plan salvador.

Danos espíritu de discernimiento para descubrirte
presente en nuestra sociedad actual y en la historia.

Danos entrañas de misericordia con los pobres y desamparados.

Que toquemos el corazón del hombre para que cambie.

Perdona nuestros pecados y enséñanos a perdonar.

Que tu presencia se haga sentir en las
naciones, en amor, justicia y paz.

Purifícanos con tu espíritu para reconocer tus maravillas
y ser levadura, luz y sal, fermento de unidad.

Da el pan a quienes lo necesitan, la gracia y
felicidad a quienes ya elegimos el estado.

Da a nuestro Santo Padre la resistencia y el amor
que necesita en este momento tan duro de su existencia.

Da a todos los cardenales, obispos, sacerdotes
y seminaristas la santidad de vida
como el mejor servicio que pueden prestar
a la iglesia y a sus hermanos.

Da a los gobernantes de las naciones de todo el mundo, ayúdalos a volver a ti
con un corazón bien dispuesto, para que gobiernen con acierto, justicia y paz,
para que lleven a sus pueblos a la solidaridad universal.

Que todos emprendamos la guerra contra nuestras pasiones, orgullo,
egoísmo para crecer en el amor dejando el pecado que nos divide,
creando puntos que nos unan y derribando las murallas del odio
que nos divide, que todos seamos uno en ti.

No permitas que nos apartemos mas de ti, porque si no nos defiendes
del enemigo, pereceremos aunque seamos hermanos muy amados de tu corazón.

Danos luz suficiente para acomodar nuestra vida al Evangelio,
sin tensiones y así ser fuerza transformadora del mundo.

Que contagiemos la paz y alegría, que sepamos dar razón de nuestra esperanza,
que contemplemos en la anunciación del ángel a María en su visita a Isabel en
tu nacimiento, presentación y hallazgo, el gran misterio de su infancia.

Ten piedad de todos los que te desconocen o te niegan como el salvador.

Que contemplemos en tu oración del huerto, sentencia de muerte,
coronación, cruz, muerte ignominiosa la calidad de vida y madurez
adquirida en tan pocos años, tu entrega firme al Padre.

Que reconozcamos tu divinidad en la resurrección, ascensión, venida
del Espíritu Santo y te contemplemos como el esperado de los tiempos.

Que nos entreguemos de verdad a tu amor y voluntad para ser
perlas finas de tu corona en el cielo y que dejemos este mundo en tu paz. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN POR LOS DIFUNTOS.

Yo sé que siempre nos escuchas Padre de bondad, por eso acudo a ti en esta hora;
cuando tantos mueren de impresión por alguna calamidad o catástrofe, llévalos
pronto al paraíso, no tengas en cuenta sus debilidades.

Manda a la reina en su rescate.

Desocupa al menos por este instante ese espacio a adonde llegan
los que no pueden entrar aún a tu mansión eterna.

Yo te ofrezco por ellos y todos los suyos, por los que fallecen y agonizan
en este instante, todas las misas que se han dicho, se están diciendo y se
dirán hasta el fin de los tiempos o sea el sacrificio de tu mismo hijo Jesús,
en purificación de sus faltas y también mis sencillas oraciones, sacrificios,
palabras, acciones y vida toda, para que tengas misericordia a favor de los
que no pueden hacer nada por si mismos.

Sé que atenderás mi súplica. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



UNA ORACIÓN PARA TI.

Señor Bendito,
te doy gracias por esta amiga
que aunque no la conozco,
tu le has puesto en mi vida
y en la vida de otras personas.

Obra en ella de acuerdo a tu voluntad.

Dale amor, confianza
y sobre todo mucho don
para que con el esplendor tuyo
sea digna de conquistar gente para tu reino.

Bendícela y bendice a toda España,
aparta todo lo malo
y sobre todo cambia los corazones
de la juventud de ahora.

En el nombre de Jesús te lo pido. Amén.

(Enviada por Rosa Ana Quirós)



ORACIÓN POR LAS NACIONES.

Padre Nuestro, dueño y señor de todo cuanto existe, las naciones todas llegamos
hoy a tu presencia postradas con humildad a pedirte perdón, por no haber fomentado
la justicia, el amor, la paz en tus territorios divinos.

Por no haber cultivado la caridad al oprimir al más pobre.

A pedirte perdón por haber envidiado a las naciones más ricas y poderosas.

Perdón por haber buscado solo nuestros intereses y no la unidad y el bienestar de todos.

También perdón por habernos ofendido e irritado contra nuestro hermano.

Perdón por haber sembrado los campos de armas
y de terror y no de pan y paz, para los pobres.

Queremos reclamar el perdón, por no toleramos como hermanos y por habernos perdido
inútilmente en la plata, riqueza, ciencia y la sabiduría, sabiendo que
todo ello debe contribuir al engrandecimiento de cada estado.

Si Señor sabemos que tu amor igualmente a los musulmanes, ortodoxos,
luteranos, budistas, judíos, brahamanistas, cristianos y católicos,
a los que creen como a los que se cansaron de creer o se olvidaron de ti.

Por eso no tememos estrecharnos como ovejitas ante ti, buen pastor, para que
tu cojas el mando de nuestro pueblo, enviando gobernantes según tu corazón,
que primero te adoren en espíritu y verdad y luego administren los bienes
como dueños y señores, no como esclavos que oprimen y dejan oprimir.

Gracias porque a todos nos has dado enormes parcelas para
hacer fructificar y gentes que protestan ante los engaños del mal.

Tenemos capital y riquezas naturales, gozamos de grandes
progresos tecnológicos que nos hermanan y nos unen, poseemos
redes internacionales que nos atan para que podamos subsistir.

En fin, somos ahora los administradores de tus riquezas,
por eso estamos agradecidos contigo que eres el verdadero
dueño de todo cuanto existe.

Te alabamos porque cada día proyectas tu perdón y misericordia, a pesar de nuestros
disturbios internacionales y nacionales, porque mientras los unos luchan y se pelean
por la justicia, paz, poder, terror y sexo, otros derraman su sangre para lavar
la humanidad caída junto con los que sufren hambre, rechazo, soledad y penas.

Otros levantaron la voz para no dejarse destruir.

Otros oran sin descanso esperando el día de la salvación que se acerca
y llega para quienes caen en el campo, en las ciudades víctimas del
mal, con la esperanza de que otros nacerán y disfrutarán paz y unidad
que pronto brotará; porque fuimos redimidos por la sangre justa e
inocente que no quedará sin producir frutos no muy lejanos.

Aquí estamos ante ti que eres el vencedor y eres digno de todo honor y gloria
por los siglos, para que ates y desates a los que no sabemos gobernar.

Alabado seas por siempre mi Señor. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



SEÑOR:

Que crea, busque, desee, valore y asuma tu salvación de
manera que cada día de mi vida sea un paso hacia la Santidad.

Pudiendo sentir en mi alma esa purificación y reconciliación
que me regalas desde la CRUZ.

Que me cuente entre los:
" Dichosos que han lavado sus ropas en la sangre del CORDERO".

Uniéndome a Ti en tu misterio redentor para alcanzar perdón y Vida Eterna. Amén.

(María Eugenia Ochoa Medina - MVP - Colombia)



ORACIÓN DEL CONSAGRADO.

Señor Jesús, me estoy haciendo consciente de mi consagración porque siento que me exiges
oración y entrega, dominio de mi mismo y vencimiento del pecado, me exiges lectura
continua de los signos que es la obra de Dios, por eso vengo a agradecerte este puesto
que me has reservado aunque nunca sabré agradecerte este magnifico don.

Me postro reverente ante tu presencia, pidiendo perdón
por mi falta de compromiso y respuesta fiel a tu llamado.

Tú eres el motivo de júbilo de toda mi existencia, pero no sé expresarlo
con mi vida porque muchas veces se opaca tu presencia en mi; te anuncio
con mis palabras rebuscadas a veces, pero no acogidas o vividas como
María que contagiaba tu santidad, la que llevaba dentro, porque leo mucho,
pero tu evangelio se me quedó en la capilla o en la iglesia donde oro.

Los signos de cristiano que llevo alejaron de mi a quienes me consideran
del más allá, porque mi testimonio no es claro, no llevamos a Jesús, no
sé contagiar a Jesús tendiendo la mano al que tiembla de frío, hambre o cansancio.

Mi ser aún no es parte de Jesús y Jesús no
es parte mía, somos dos y no uno solo contigo.

Me encarné en las culturas y ambientes sociales donde me desempeño,
pero no encarné a cristo en mi vida porque, me parezco a uno de tantos
en todo, hasta en el pecado, el orgullo, la rutina de mis actos,
no soy el portador de paz y alegría que los demás esperan de mi,
no contagio la paz de Cristo.

Ahora Señor que veo claro, la pobreza de mi entrega, releeré las escenas
del evangelio de mi primer amor, para alimentar la llama del amor que
tan fuertemente me atrajo aquí; para ser dulce con los niños, compasivo
ante el enfermo, libre ante el que dirán, amante del dolor, sonriente y
acogedor con los de ambos sexos.

Retornaré mis compromisos y dialogaré contigo para que hables
de nuevo y me toques el corazón, para centrarme en ti.

Oh Jesús, no quiero ser como hasta ahora, cuerda destemplada de tus manos,
sino arpa y cuerno que resuene y se aferre para llegar a tu medida.

Pon tu mano sobre mí, yo te necesito más ahora, cuando las fuerzas y el amor
de ayer se me debilitan, tu no me has abandonado y siempre has contado
conmigo, has sepultado mis pecados y me has sostenido, confío en ti y renuevo
mi entrega con un entusiasmo creciente porque veo la realidad de mi nada frente
a tu paternidad siempre acogedora.

Solo sé que te amo ahora más que nunca; con un amor total, por sobre
todas las cosas te amo solo a ti, recibe mi amor, mi vida y entrega toda.

Llévame de tu mano a la patria, cuando mis fuerzas se hayan gastado sólo
por la extensión de tu reino y el sin número de tus elegidos esté completo. Así sea.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



CÁNTICO DE RECONOCIMIENTO A LA FIGURA DE JESÚS.

Cantemos hoy un himno de alabanza al "hombre perfecto" y espontáneo, humano,
espiritual, rico, de personalidad arrolladora, de palabra viva y poderosa,
de gran profundidad teológica y poética, de cautivadora simpatía; de
intransigente serenidad, de total integridad y de fuerza de voluntad,
de enorme energía y de limitada compasión ante las miserias humanas.

A Jesús, el hijo de María, el hijo del Padre e hijo adoptivo de José,
el Mesías prometido y presente ya en nuestra historia, bendiciendo a
su Padre y a nuestro Padre, a su Dios y a nuestro Dios.

Bendigámosle, por su creación para los hombres.

Bendigamos al Señor, por haber humanado en las entrañas de María.

Bendigamos al Señor, por comer, dormir y actuar semejante a nosotros.

Bendigamos al Señor por caminar y hablar, metido
en nuestros conflictos para aportar soluciones.

Bendigamos al Señor, por sufrir, agonizar y morir, para
luego resucitar triunfante, dando con ello valor al dolor.

Bendigamos al Señor, por expresar abiertamente sus sentimientos
de indignación o compasión, de desagrado o melancolía.

Bendigamos al Señor, por demostrar afecto y simpatía,
acariciando a los niños y brindando amor a sus discípulos.

Bendigamos al Señor alabémosle por los siglos.

Por entretenerse en largos coloquios y
oraciones en comunión con el Padre.

Bendigamos al Señor por haber demostrado con su vida
ordinaria, lo extraordinario y bueno de su persona.

Bendigamos al Señor, por no haber rechazado al que lo traicionó,
ni a quien lo negó tres veces, demostrando su nobleza.

Bendigamos al Señor, por haberse entregado en manos de los notables
de la iglesia y dejado condenar por un juez vacilante y débil.

Bendigamos al Señor por haber portado siempre con dignidad, verdad y mansedumbre;
con valentía y humildad que llena de bendiciones a los pobres y enfermos.

Bendigamos al Señor y ensalcémosle con himnos por los siglos, por
brindar esperanza y alegría a quienes lo siguen y lo miran con fe.

Bendigamos al Señor por haber sido y ser un hombre incomparable,
de irresistible atractivo por la amistad y confianza que inspira.

Alabemos al Señor por su silencio en Nazaret por su
actitud de rechazo rotundo a los triunfos humanos.

Bendigamos al Señor por haber redimido y continuar
redimiendo a los hombres, con su pasión, muerte y Resurrección.

Alabemos al Señor bendigámosle ahora y por siempre. Amén

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA ANIMACIÓN VOCACIONAL.

Tu Señor, eres rico en misericordia y danos
hombres y mujeres para que se consagren a ti
en castidad, pobreza y obediencia, así como me
has elegido a mi para acompañarte allá en tu gloria.

Ayúdanos a ser agradecidas y
dóciles a tu acción santificadora.

Que sepamos hacer planes concretos de animación
vocacional para cumplir con nuestro deber de seguirte
con generosidad para que otros se animen también.

Señor, que nuestros alumnos sean animados desde allí para que
crezcan humana y cristianamente y puedan escuchar tu llamado.

Que hagamos nuestros procesos de autoformación a la luz de nuestra doctrina
y del manual de formación permanente, para mantener viva la llama del amor,
la entrega y el sincero deseo de dar nuestra vida por ti.

Haznos abiertas a toda iniciativa de la pastoral vocacional o juvenil,
buscando proyectar el mensaje salvador y las virtudes Teresianas,
asumiéndolas como tarea prioritaria en nuestro caminar.

Sostén Señor a nuestras hermanas jóvenes para que
no hayan tantas deserciones que demuestran falta
de solidez en nuestra vida espiritual.

Haznos dóciles a tu voz para poder seguir siempre tus planes. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



HABLO A JESÚS.

Dios mío y Señor mío,
apiádate de mí, soy pecador;
a Ti, vengo arrepentido.
Padre, mira mi dolor
y ocupa Tú mis sentidos,
a Ti abro mi corazón
porque mucho te he ofendido,
dame una vida de amor
porque quiero estar contigo,
ser esclavo de tu amor
que el nombre de mi Señor
no caiga nunca en olvido. Amén.

(Enviada por Baldomero Montilla. Córdoba - España)



ORACIÓN POR LAS NOVICIAS.

Tu Señor que me sostuviste y sostienes en tu servicio.

Eres para mi la fuerza que me anima y para las nuevas generaciones
el impulso, camino y meta que las atrae hacia a Ti.

Haz que nuestros jóvenes tengan un ambiente propicio para profundizar en el espíritu Misionero,
aprendan a vivir con madurez la vida fraterna y así lleguen a ser personas equilibradas.

Que la novicia se ejercite en el diálogo abierto y ameno, que aprenda a
perdonar y a pedir perdón con prudencia y sencillez, pero con sano criterio.

Que brinden acogida y descubra el espíritu de pobreza que la debe animar,
a reconocerse débil y necesitada de su creador y de sus hermanos.

Señor, suscita religiosas bien comprometidas y esmeradas en su autoformación
para que depositen y cultiven con esmero las virtudes Teresianas y sobre todo les
enseñen a vivir tu palabra en el silencio de la formación y en el ambiente
sociocultural y político donde toque desarrollar experiencia apostólica, de
manera que vayan aprendiendo a trabajar en equipo, a crear modelos o
herramientas de aplicación formativa, de acuerdo a aquella problemática
que vayan afrontando, con alegría y sentido universal para poder orientar
a otros en su proceso vocacional.

Suscita hoy más que nunca, jóvenes comprometidas en los valores de la iglesia
universal y con el hermano pobre y desamparado, de manera que surjan apóstoles
renovados en todos los continentes, para que conduzcan a otras generaciones a la salvación.

Gracias Jesús por el creciente número de jóvenes que se ha
ido integrando a nuestro quehacer religioso misionero.

Inventiva desde dentro a todos los miembros del instituto para que
nos vayamos integrando y aceptando, para poder responder a los retos
de los tiempos, desde un trabajo bien organizado y fecundo.

Despierta en nosotros una gran confianza y respeto mutuo para que podamos
dialogar, compartir e ir creciendo así en unidad, amor, paz y vida fraterna.

Que seamos corresponsables en las tareas y en la vivencia de nuestra consagración
haciendo de nuestra comunidad local centro de verdadera formación, evitando todo
lo que puedan menguar nuestra respuesta al seguimiento de Cristo, pobre, casto y obediente.

Que tengamos en cuenta las necesidades al elaborar nuestros
planes comunitarios para que no nos recarguemos de compromisos.

Acompáñanos en nuestro caminar, unidos en un mismo ideal formando comunidades
ricas en amor y detalles, que levanten el ánimo de quienes entren en crisis.

Sostén Señor a nuestras hermanas jóvenes para que no haya tantas deserciones,
que demuestran falta de solidez en su vida espiritual y en su formación para
la vida y deficiente integración de su efectividad y sexualidad por falta de
acompañamiento oportuno que las ayuden a madurar. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN POR QUIENES VIVEN EN UNA CONSTANTE AUTOFORMACIÓN.

Señor Jesús, las dificultades de la vida y la fugacidad de la misma me han hecho
comprender, que solo tu amor y una entrega incondicional a mis compromisos me van
haciendo madurar y crecer en deseo concreto de salvación para vivir siempre contigo por
eso vengo a pedirte por quienes no han podido realizarse en su celibato consagrado y por
quienes viven del pasado o anhelando un futuro de placeres, bagatelas y triunfos sin
fundamentos, descuidando el sagrado deber de ser fieles en el presente, afrontando
la vida con dignidad, buscando los refuerzos espirituales con sencillez.

Llévanos a una vida de oración continua, para asumir mejor
la tarea misionera y las limitaciones propias de la edad.

Señor Jesús, que no demos entrada al desánimo en nuestra
vida, que aprovechemos todos los medios de autoformación
que nos permitan aprovechar bien el tiempo.

Que actualizamos nuestros planes comunitarios y personales para que no nos agobie
la rutina y estemos siempre en pie de auto superación, creciendo en identidad o
cultivando lo que nos es propio, nuestra espiritualidad o carisma misionero.

Que seamos inteligentes y nos actualicemos en nuestro empeño por reanimarnos
mutuamente para dar juntos una respuesta clara al que nos ha confiado una
tarea particular en la iglesia, sin pesimismos y desconciertos por algunos
desaciertos que vemos aparecer.

Confiamos Señor en tu protección y amparo paternal. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DEL CONSAGRADO HOY.

Señor Jesús, aunque no veo claro, de que ha servido mi fe, ante esta sociedad donde
sigue reinando " la ley del más vivo " donde sólo tu Jesús y algunos pocos se interesan
por el hombre y sus problemas, donde la gente espera mucho de mi y yo tan solo puedo
sostenerme y presentar un testimonio opaco, casi imperceptible de tu presencia, porque
sé que debo identificarme contigo; pero no alcanzo a asumir del todo mi compromiso de
parecerme siquiera en algo a ti buen maestro, pastor, hijo, enviado y santo salvador.

La gente se maravillaba de tu doctrina porque hablaste con autoridad, pero no se
convence con la doctrina que yo predico porque no tengo autoridad de corregir a otros
cuando yo misma no me sé controlar, para tratar a otros con autoridad y cariño.

No sé de que ha servido mi fe, porque he puesto la mirada en ti
Jesús quiero ser como tú: pobre, casta, obediente.

Temo mucho al sacrificio, renuncia, y el compromiso de una entrega total o radical,
conozco la teoría del amor, verdad y la justicia que conlleva a la paz, pero no
me ejercito ni me identifico con el amor de mi esposo que eres tú.

Sé que me amas mucho, pero no digo con mi vida al mundo, que vale la pena
vivir, porque sé que tu eres la única razón de mi existir, pero espero en ti.

Mis actitudes de pronto dicen lo contrario, aunque no alcance por ahora a
responderme " de qué ha servido la fe que con algunos sacrificios y medios me has
ayudado a sostener y acrecentar ", sí sé que tú no te has cansado de mi, porque
siempre que te busco con corazón sincero me respondes como si todo andara por el
mejor camino, como si ya fuéramos uno solo tu en mi y yo en ti, una simple criatura,
elevada a la dignidad de esposa del dueño.

Tu tan pequeño te haces en mí, que me haces tan grande como eres tu
por eso empiezo a vislumbrar ahora ¿qué ha hecho la fe en mi.?

Me he ido convirtiendo una sola cosa o un solo ser contigo yo me pierdo en ti y tu te
escondes en mi y te revistes de mi pobre naturaleza para caminar de nuevo entre los
hombres, como caminaste en el seno de María en Nazaret, para llevarnos a todos al paraíso.

No te puedes quedar tranquilo en tu cielo que tan caro y bien lo adquiriste, si no que
vuelves a pisar nuestra naturaleza para ir haciendo la obra salvadora en cada hombre,
como si no hubiera sido suficiente tu preciosa sangre derramada para salvarnos a todos.

Que la fe se vuelva fuente de esperanza y camino salvador para muchos.

Creo señor, renueva luz la fe de mi bautismo y de mi consagración a ti, para
que mi fe se convierta en actos concretos de amor, de verdad, de justicia y
paz para parecerme a ti y así ser signo trasparente de tu presencia. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN EN LA CONSAGRACIÓN.

Sangre de Cristo
Tú que todo lo ves
Tú que todo lo puedes
derrámate sobre nosotr@s
y purifícanos. Amén.

(Antonia Gutierrez Delgado - El Carpio- Córdoba - España)



ORACIÓN PARA REFORZAR EL ITINERARIO FORMATIVO.

Padre, amigo de los hombres, santo espíritu de Dios; que Jesús tu hijo sea siempre
nuestro único camino y centro de nuestro itinerario formativo para avanzar a ti
Dios del amor, meta y principio de nuestra vocación, mediante una vida de
abnegada y fiel, entrega a tu voluntad.

Que experimentemos siempre tu amor y compañía para que ninguna crisis pueda
opacar nuestro amor a ti, dueño y Señor de nuestras vidas.

Que sepamos seguir a Cristo para renovar diariamente nuestra total consagración a Ti,
sin perderte de vista, sirviéndote desde nuestra misión, encomendada por el Instituto,
a través de la autoridad competente.

Padre, que asumamos en primera persona el dinamismo del crecimiento vocacional
para que nuestra vida se vaya abriendo a la acción del Espíritu Santo, con las
ayudas que la iglesia, en tu palabra nos ofrece, para que nuestros comportamientos
manifiesten en plena y gosoza entrega la pertenencia a Cristo en total oblación;
a Él asimilando sus sentimientos para ser fieles a la relación que existió del
"Hijo Amado " con su Padre, que eres Tú.

Prepáranos, tu mismo, Padre, como preparaste
a tu hijo progresivamente, para que lleguemos a
ser uno contigo, como tu, Padre, fuiste uno,
solo con Jesús y con el Espíritu Santo.

Sabemos señor, cuánta responsabilidad tiene nuestras hermanas formadoras, te
agradecemos el sacrificio, entrega y generosidad responsable de quienes han llevado
esta misión en nuestro instituto por su testimonio de fe, unidad, amor, oración,
escucha y celo misionero que nos han contagiado para ser fieles a nuestra consagración.

Bendice su amor, prudencia, caridad, sus experiencias todas y hazlas cada día más
observantes de sus compañeras, para que crezcan en la virtud y ayuden a las otras a avanzar.

Que sean almas de oración profunda para que al vivir por dentro asimilen tu palabra,
actualicen tu presencia Señor y te escuchen; así sepan, discernir el proceso vocacional
de sus hermanas, prenovicias y novicias creciendo en amor y entrega renovada con ellas.

Señor, danos mucho amor a la congregación; buen criterio y rectitud al tomar decisiones,
capacidad de integración en el grupo comunitario, capacidad para dialogar.

Danos espíritu de obediencia a sus superioras; un corazón abierto a
las necesidades de cada una para que ejerzan su servicio con mirada
universal una clara visión del futuro de la candidata, que puedan
nuestras formadoras ser parciales en el trato con todas.

Que formen de verdad en valores, pero sobre todo que formen para
el sacrificio y la entrega incondicional a ti Cristo a su misión,
que atiendan con empeño a cada una, para que se integren bien desde
aquí a la vida fraterna en comunidad y a la pastoral parroquial.

Que se fortalezca la unidad en el grupo de formadoras para que sus planes
proyectos conduzcan a la joven a un acercamiento a Cristo y a la necesidades
de su entorno y del país donde viven, procurando que refuerce su amor por los
más necesitados y que se vayan capacitando para asumir lo retos del mundo,
aportando soluciones a la luz del evangelio.

Que ayude a reforzar el silencio interior y exterior en la rectitud, la
responsabilidad, la oración y el estudio asiduo de la palabra, el sentido
de pertenencia, la paciencia en su proceso de madurez humana-cristiana.

Que nuestras formadoras actualicen siempre su espíritu de discernimiento a la luz
de los signos de los tiempos, que brinden programas de interés común pero no
saturados de contenidos, que formen en vida sexual como también, en catequesis
y normas de cultura y convivencia pacífica; que vivan con esmero las virtudes
teresianas; que fomenten la fraternidad mediante celebraciones programas y
evaluaciones frecuentes y que hagan más claro y viable el compromiso
de los votos, explicándolos con toda verdad y amplitud, insertándolos con
hechos en las relaciones humanas del grupo, con detalles de cariño, acogida,
respeto y conciencia de grupo; que tengan un trato imparcial para no despertar
celos, envidias y busquen la forma de integrar el grupo mirando a la misma meta
y teniendo un solo centro o motivo de convivencia, y deseo de salvación.

María de Nazaret, impulsa a nuestra formadora a dar amor, para que ese amor se
difunda y así amen el instituto y se logre uno de los objetivos primordiales,
ser fieles y atraer a otras al llamado de ti Padre de bondad.

Despierta Oh Santo Espíritu de Dios un gran deseo de auto superación
constante en el equipo que presta este servicio para que siempre
encontremos motivos para vivir y hacer oblación siempre renovada
a Cristo que es la única razón de nuestra existencia.

Padre, abro sus corazones a los cuatro puntos cardinales del planeta para que
la gana de salvar al hombre desde su realidad y desde su amor a Ti esposo, que
nos llamaste se haga bien consciente, para ir progresando en la disponibilidad,
en la obediencia que todos debemos conservar.

Que nuestra consagración no suelte muy pronto sus nuevos miembros
por considerarlos maduros tal vez prematuramente, sino que siga de
cerca, su acompañamiento vocacional para que en las diferentes pruebas
de la vida se tenga siempre en quien confiar y por quien orar.

Todo esto te lo pedimos por Cristo Salvador. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN A SAN FRANCISCO JAVIER.

Oh San Francisco Javier Apóstol por tu predicación y milagros, dedicaste tu
vida a la salvación de quienes desconocían la preciosa sangre derramada por Jesús,
su vida y resurrección, ofrecida por la salvación universal, muéstranos hacia donde
hemos dirigido nuestro esfuerzo, para que el mensaje llegue a la conversión del
corazón de nuestros evangelizados y del nuestro.

Guárdanos de todo peligro de alma y cuerpo para que lleguemos juntos a la gloria
que anhelamos alcanzar por los méritos de tu santidad y sacrificio misionero.

Que el grito de dolor de Cristo y su sed de salvación resuene de nuevo en nuestro corazón,
para que busquemos con empeño, la gloria de Dios y nuestros triunfos humanos, el bien en
los sufrimientos no el placer de servir, la obediencia a la cruz de nuestro deber con
amor y no la cruz de la disponibilidad condicionada o acomodada a nuestros intereses,
que el amor con que un día se inflamó nuestro corazón en los albores de nuestra llamada
misionera, se convierta ahora en luz que incendia corazones, refrenando todo espíritu
de contradicción y pecado sin temor, en nombre de Jesús y María.

Danos el don invaluable del amor para obedecer y aceptar el sufrimiento propio
y ajeno y hacer de nuestra vida una oblación grata a Cristo, que te ayudó a
renunciar a todas las glorias humanas para que reinara solo la sabiduría de
los mandamientos y bienaventuranzas en tu quehacer Misionero.

Ayúdanos a creer en fe y obra para poder ver a Jesús en nuestros hermanos guerrilleros,
paramilitares, narcotraficantes, secuestrados, injustos, pecadores, menospreciados y
revestidos de piel de ovejas, porque esos son los que hoy reclaman mi compasión y ayuda
oportuna de la oración y el sacríficio de nuestra parte, para acogerlos con fe porque
también ellos fueron redimidos con la sangre del corazón de Cristo, que confiemos en
ti con un amor sin límites para que vislumbremos detrás de la muralla la paz que,
deseamos para Gloria del Padre, Hijo y Espíritu.

Danos un corazón limpio, justo y fiel para escuchar tu voz y renunciar, de una vez por
todas, al pecado, a Satanás, a sus pompas y a sus obras, y vivir de verdad la penitencia
y el amor consumado, buscando ser perfectos como tu, modelo de Cristo Salvador por la
virtud, amor, anuncio, desprendimiento y entrega confiada a sus planes, con limpio
corazón y alma enamorada del Padre. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA PROGRESAR EN SANTIDAD.

Padre de Misericordia, tu que dijiste que todos sean perfectos como tu.

Siembra en mi un gran deseo de santidad, corroborado
con mis obras y una vida de oración auténtica.

Has que me entregue totalmente a tu voluntad, optando solo por ti, que me entregue
a mi apostolado con responsabilidad, elija sabiamente lo que te agrada, comprometida
con todo mi ser, consagro todo mi ser a la unión contigo, siguiendo tus planes con amor.

Que mi compromiso a medias no sea mi caso si no radical
para ser realmente libre y clara en mi objetivo.

Ayúdame Padre a acomodar progresivamente mi
vida a este deseo y a esta entrega por amor.

Quiero ser santa de verdad, tú lo sabes, confío en ti que cuando
caiga, no desconfíe de ti porque tu eres misericordioso, que el
desaliento, pesimismo y desánimo no se asome a mi vida.

Me acojo a tus brazos misericordiosos con tal confianza de mi parte, para
retomar siempre las fuentes de mi amor y no perderte de vista viviendo por
dentro, o sea, contemplándote en cada acontecimiento y ser de la naturaleza.

Que me relacione bien, en mis hermanas, y sea
ante todo misionera vocera de tu Hijo amado.

Dame Padre la santidad, tu sabes que siempre la he deseado y se
que siempre he estado lejos de responder plenamente, pero quiero
hacerlo ahora, quiero responderte de verdad a tu llamado.

Padre me has consagrado, elegido, señalado para ser solo tuya y para siempre.

Dame la prudencia suficiente para confiar siempre en ti, sin cruzarme de
brazos esperándolo todo de ti, y buscar todos los medios para acercarme
siempre a ti con amor, seguridad y fe, uniéndome cada vez mas a ti, que
eres fuente de santidad, dame el don de fidelidad y de oración constante.

María Madre de Jesús acompáñame en mi caminar hacia el Padre; cuenta con mi amor
y dame tu amor para ser santa de verdad, que me porte siempre como hija tuya.

Gracias porque me sostienes respondiendo a tu llamado, gracias
por tu santidad proyectada en cada hombre y en mi.

Gracias por los días pasados en el dolor.

Gracias por las dificultades sufridas.

Gracias por hacerme comprender que sin ti,
nada puedo, nada valgo, nada soy.

Gracias porque me elegiste para ser allá en tu gloria, una de tus elegidas.

Gracias porque te fijaste en mi desde antes de nacer.

Gracias porque me animas a luchar para no decaer en las dificultades.

Gracias por tu amor y presencia en mí, bendíceme hoy y siempre. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DE REPARACIÓN POR EL MUNDO.

Señor, Padre de amor y de misericordia yo te ofrezco mis oraciones,
obras y sufrimientos del presente día, mi cuerpo, alma, vida
y sentidos todo cuanto soy y tengo, en reparación de los pecados
que cometen los que desprecian tu nombre y se dejan llevar por
sectas contrarias a tu doctrina.

Por los que comulgan distraídos y sin preparación
o juran sin verdad, justicia o necesidad.

Por los que se apartan de la santa Misa,
de los sacramentos, del camino salvador.

Por los que se matan por el poder, dinero o placer.

Por quienes no aman ni obedecen a sus padres y
los padres que no educan bien a sus hijos.

Te pedimos perdón por quienes han sido
autoritarios o abusivos con los más débiles.

Por quienes no pagan los salarios justos o no cumplen bien con sus deberes
de estado o no tratan con cariño, respeto y consideración a sus subalternos.

Por los que desobedecen las normas del país, la ley de Dios o las leyes
humanas o votan conscientemente por intereses personales no comunitarios.

Por quienes no obedecen, aman ni respetan sus legítimos
pastores o han sido cobardes para defender el nombre de Dios.

Por quienes han atentado contra su vida o contra la vida ajena
practicando el aborto, homicidio, suicidio, o guardan
rencor o deseo de venganza sin disponerse a perdonar de corazón.

Por quienes han perjudicado a otros en su salud física o moral golpeando
o torturando a alguien, practicando el secuestro la extorsión o cualquier
forma de violencia, ira o mal genio, insultando a alguien.

Por quienes autorizan o practican la esterilización con
fines no de salud, sino para evitar los hijos.

Por quienes practican la eutanasia con el pretexto
de que no sufran ni tengan una vida desdichada.

Por los alcohólicos y enviados de cualquier género que destruyen
su salud y afectan la sociedad o conducen embriagado.

Por los que comen con gula cuando muchos padecen hambre.

Por los que ponen en peligro su propia vida o
la vida ajena o son la causa del pecado de otros.

Perdón Señor por quienes negocian drogas, ambicionando solo
el dinero, sin importarle la vida espiritual de las personas.

Perdón por quienes no hemos defendido de las injusticias.

Por nuestra falta de solidaridad.

Perdón Señor, por quienes destruyen la naturaleza, alimentando, odios, envidias,
rencores, deseo impuro, cometiendo actos impuros, pecados de adulterio,
fornicación o induciendo a otros a pecar o viviendo en unión libre.

Perdón por quienes no respetan su cuerpo como templo del
Espíritu Santo usando métodos artificiales para no concebir.

Por quienes no se esfuerzan por controlar sus pasiones e instintos, robando,
o no pagando las deudas, o especulando con el precio los artículos.

Por quienes gastarán dinero en cosas innecesarias o ambicionan dinero
innecesario, usando el soborno, contrabando o enriquecimiento ilícito.

Por quienes no han reparado los daños causados
o han colaborado en grupos subversivos.

Perdón por quienes mienten, calumnian, hablan mal, o se portan
con falsedad e hipocresía, siendo cómplices de algún delito,
guardan envidia, fingen lo que sienten y se dejan llevar por
la pereza, o usan la soberbia y blasfemia.

Señor, ayúdanos a perdonar y a descubrir el mal que hemos hecho,
toca nuestro corazón para que con sinceridad volvamos a ti. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA CRECER EN FE EN MEDIO DE NUESTRA REALIDAD.

Señor Jesús, tú sabes que se nos hace difícil ser radicales en tú seguimiento,
vamos perdiendo poco a poco el encanto por nuestra consagración y eso no nos
deja tranquilas, más aún, llevamos el hábito religioso sin el debido sentido
de personas consagradas, desmotivadas, sin ideal de santidad sin esfuerzos
auténticos de conversión; porque de pronto brotan sentimientos de rechazo,
o resentimiento, pero, Señor, esta es nuestra realidad, tú mismo puedes
transformarla en fuente de crecimiento en la fe, generosidad y entrega.

Que no nos dejemos presionar o acosar por la falta de fraternidad
en la sana convivencia... haz que podamos realizarnos, con todo lo
que tengamos que afrontar, que sepamos aprovechar el dolor de la
partida, para ser más comprensivas, acogedoras, alegres en la consagración.

Ayudándonos mutuamente, que sepamos Señor entender que la construcción
de la comunidad evangélica es responsabilidad de todos, siendo realmente
signos de paz, perdón, amor, convivencia pacífica en un mundo como el nuestro.

Ayúdanos Señor a no dejar resquebrajar la vida fraterna por nuestro egoísmo, envidia,
incomprensión individualismo y desamor, que oremos para, reconocer y atacar el mal
que nos aparece de frente, viviendo a plenitud cada momento y así ayudar a sostener
a quienes viven desanimados.

Señor que seamos fermento de unidad y coherentes en nuestras actitudes,
con ideal de santidad que nos hemos propuesto, siendo solidarios y corresponsales
en las diferentes tareas y situaciones que vive nuestro Instituto reforzando
nuestro celo misionero, nuestra fidelidad en la entrega a Dios, nuestra tarea de
hacerte conocer, amar y aceptar la salvación por parte de todos.

Señor, que seamos mas fieles, profundas en nuestra oración para que la fe sostenga
nuestra respuesta y los valores que debemos asumir sin perderte de vista a ti
que eres nuestro valor absoluto; por nuestro egoísmo, rivalidad, falta de sinceridad,
pesimismo o cualquier deficiencia que vaya aflorando en nuestro diario caminar.

Perdónanos hoy y siempre. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



SONETO A CRISTO CRUCIFICADO.
Anónimo español - Siglo XVI

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

¡Tú me mueves, Señor! Muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muévenme en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

(Enviada por Miguel Belizón - Cádiz - España.)



ORACIÓN PARA PEDIR EL DON DEL AMOR.

Señor Jesús, sí amor es llevar a cabo el programa de Tu Padre demostrando misericordia,
compasión, mansedumbre, compartiendo la soledad, el dolor del que sufre, brindando
ternura, sonrisa, buen humor... estamos muy lejos de practicar el verdadero amor.

Ayúdanos a escuchar bien a quien lo solicita para que se sienta amado
y dispuesto a dar sin esperar estando disponibles para el perdón.

Ayúdanos a amar a los alumnos, a tener muchas propiedades pero sin
ayúdanos de nada, sabiendo compartir con libertad para poder amar.

Haz que aprendamos a sufrir amando, incomodándome para acomodar al otro y demostrarle
nuestro amor, amando para que no se acabe el aceite de la lámpara y así poder predicar,
acariciar, caminar, escuchar y levantar al caído absolviéndolo de su pecado.

Ayúdanos a compartir la soledad aceptando las renuncias haciendo
la propia ofrenda para poder conjugar el verbo amar.

Que seamos firmes en nuestros propósitos sacudiéndonos
diariamente del pecado, para que no nos esclavicemos.

Eres refugio, amparo y seguridad para entendernos a todos olvidándonos de nosotros,
disfrutando cada momento en calma sin exprimir el tiempo de oración para escucharte
permanentemente y hacer siempre tu voluntad con una sabia sonrisa en nuestros labios
y una suficiente dosis de ternura y misericordia.

Compartir para ejercitarnos así en el brindar amor
para recibir amor y amarte de siempre a ti Señor.

Nuestro mayor pecado es el desamor.

Sin embargo, tu Señor nos amas siempre dándonos pan, calor, hogar, fuerzas para sufrir
en nuestro mundo azotado por el oleaje de las injusticias y problemas de toda clase.

Ayúdame a sembrar la esperanza y el amor con calma, ambicionando no tener
nada para poseerte a ti y así disfrutar de tu compañía con mayor felicidad.

Que sea libre, libre, libre para amar. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA REFORZAR NUESTRA VIVENCIA RELIGIOSA.

Acepta Señor nuestra humilde oración de cada día para que
podamos seguir creciendo y madurando en nuestro seguimiento
a Ti, que eres la fuente y meta de nuestro destino.

Te agradecemos la capacidad de entrega y servicio de nuestros
superiores, su sencillez, humildad, capacidad de diálogo y la
aceptación de sus co-hermanas y ese gran espíritu de participación
responsable en la buena marcha del Instituto.

Te agradecemos el esfuerzo de nuestro gobierno por ayudarnos en orientar
en la formación continua y en la integración progresiva en el crecimiento,
en una vida de santidad personal que nos va realizando en nuestra vocación.

Gracias por el interés que tenemos todos de mejorar en nuestras relaciones
interpersonales, por el diálogo, el estímulo, los descansos oportunos
y las evaluaciones periódicas que nos hacen cambiar constantemente.

Gracias por el acopio de datos históricos, música, cartas, boletines
y demás detalles que enfervorizan nuestra entrega en los momentos de
crisis y nos animan a dar nuestro granito de arena para la pervivencia
de la obra y la salvación de muchos.

Ayúdanos Señor a reforzar nuestro interés por la autoformación
permanente; por el trabajo mancomunado, evitar la rutina,
el cansancio, el activismo para poder ser más disponibles a tu gracia.

Que sepamos elaborar proyectos claros y metas definidas para no
divagar con muchas incoherencias que hablan de autenticidad.

Ayúdanos Padre a ser fieles hoy y siempre, a orar por quienes
desertaron, que no nos dejemos influenciar por el post-modernismo
y demás hechos mundiales, que conducen a la apatía y desintegración.

Amémonos en el amor, por tu Espíritu, para vencer las corrientes del mal que
nos arroyan a veces con silencios, contactos y dificultades de todo género.

Que venzamos el mal, sentimiento, inseguridad y los complejos
a fuerza de renuncia y de oración constante, a fuerza de escucha,
de confianza en el otro, a valoramos como somos.

Que aprendamos Señor, algún día, a unificar criterios, metas, sin
perder la autonomía dentro de la diversidad de miras y de intereses.

Que aprendamos Señor a motivarnos dejando
a un lado el pesimismo, para sembrar esperanza.

Que aprendamos a participar en todo lo concerniente
al instituto, como si todo dependiera de mí solamente.

Que aprendamos a comunicarnos, a dialogar con criterios sanos para lograr
identificación con los planes y metas de la obra y así lograr la tan
deseada autonomía organizacional, teniendo la igualdad y sencillez,
mediante la participación espontánea y la mutua animación.

Señor Jesús, que reavivemos cada día nuestra opción fundamental por ti y por tu
gloria, trabajando en equipo, motivando la comunión y la misión, creciendo en
igualdad, sencillez y sentido de pertenencia; reforzando los valores que nos
unen y haciendo amena la convivencia con nuestros talentos personales.

Todo esto te lo pedimos por Cristo en
el Espíritu, a Ti Padre Nuestro. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN NUEVAS PETICIONES PARA HOY SOBRE LOS VOTOS.

Señor, Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, único dueño de nuestro
Instituto, venimos a tu presencia para crecer en fe, santidad,
amor sólo para tu gloria y la superación progresiva de todos.

Muévenos a impulsar la oración, para no cometer más incoherencias,
porque estamos agotadas de luchar, pero seguimos ofendiéndote
con algunas actitudes que ya debíamos haber superado.

Ábrenos a la renovación carismática, para ser más hermanas
en la búsqueda de tu voluntad y mejores hijos tuyos.

Que seamos de alguna forma almas contemplativas para no perderte
de vista, en tanto activismo que nos deshumaniza y tensiona, para
sacarle mayor provecho a nuestra liturgia diaria.

Que nuestra meditación, reflexión, revitalización se hagan con ánimo
dispuesto a la proyección y en ambiente de confianza a ver si la encaminamos
a la realidad y suavizamos mejor los conflictos comunitarios.

Mueve nuestros corazones para que oremos por nuestras formadoras, por nuestra
fidelidad, por las vocaciones con verdadera responsabilidad de nuestra parte.

Ayúdanos a fomentar la vivencia del silencio, de la escucha para sentirte dentro
actuando en nosotros y así vivir la alegría de la consagración en un seguimiento
más radical a Ti, llevando con amor la cruz del sufrimiento que vaya llegando.

Que nos comprometamos de verdad con hechos más concretos con los pobres,
desplazados, desempleados y gente necesitada, sin temor a desacomodarnos
sufriendo un poco mas por ellos, dando desde nuestra pobreza, incrementando
el verdadero sentido de la pobreza evangélica.

Que sepamos usar con criterio de pobreza nuestro seguro de salud, que aprendamos
a pedir otros servicios cuando los necesitemos, evitando gastos peores.

Que nos conformemos con lo indispensable para activar la confianza
en tu providencia, que tu siempre nos ayudes mas, derribando todo
pesimismo frente al futuro, de manera que el sacrificio vuelva a
ser parte de nuestra vida y nos desprendan de temores.

Ayúdanos Señor a evitar lo superficial, para ser justas con quienes padecen
hambre, solidarias con todas, centrando nuestra vida y seguridad en ti Jesús.

Dueño y Maestro de nuestras vidas, para no impacientarnos por cualquier incomodidad.

Que nos auto-preparemos en psicología, para estar más maduras en el momento de
tener que afrontar las crisis propias de nuestra vida y en cada etapa.

Que nos hagamos ayudar con sano criterio acogiendo
el descanso y el ejercicio necesario.

Que podamos aceptar, brindar amistad abierta para que favorezca
la libertad de la transparencia y el espíritu de familia, para
hacer más amena la vida fraterna, más maduras nuestras relaciones
como personas cultas y equilibradas socialmente.

Que cultivemos renovadamente nuestra opción por Cristo, frecuentando
los sacramentos, el amor a la Santísima Virgen y auto-formándonos
para ser autónomos en función del bien comunitario.

Ayúdanos a obedecer con fe y aceptar la autoridad, favoreciendo la
imparcialidad en el trato muto, la rectitud, las convivencias con
gran apertura a ti espíritu de Dios que nos anima a ser disponibles.

Oh Madre de las Misericordias, auxiliadora del pecado, ruega por nosotros.

Que cooperemos con nuestra generosidad y entrega total con nuestro desprendimiento
de corazón y la propia voluntad a la obra santificadora de la humanidad. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



SÉ TÚ MI CIRINEO.

Sé Tú mi cirineo, Jesús mío,
libera mi hombro de la pesada
carga que lo aplasta.

Sé Tú mi luz y guía,
por la angosta Amargura
que lleva hasta el Calvario.

Sé Tú mi compañero,
y una vez el cáliz agotado
llévame de la mano
al Cielo prometido.

(Enviada por Conchi Rojano - Córdoba - España)



ORACIÓN PARA VIVIR MEJOR LOS VOTOS.

Señor, tu me has dado el carisma o don del celibato,
de la pobreza, obediencia y oración común para la edificación,
al servicio de la misión, en amor a Dios y a la gente.

Para Ti, mi voluntad firme de guardarme solo para tu gloria.

Para Ti, todos los sacrificios que implica este voto, la humildad
de mi existencia que me hace sentir necesitada de tu amor.

Para Ti, y tu gloria los servicios que pueda prestar en mis relaciones humanas,
sencillas y transparentes; para ti la autonomía y las cualidades que me identifican
como consagrada con el respeto y atenciones que algunos me brindan por mi condición.

Para Ti Señor, todas las gratificaciones afectivas que me ayudan a vivir
con equilibrio y autenticidad y de una manera feliz y creativa este don.

Para Ti, la liberación de mi corazón, de todo afecto lícito porque sé que
puedo crecer con profundidad de comunión, Contigo, fuente y meta de mi amor.

Para Ti Señor, mi identificación con tu voluntad, y la disponibilidad que me
diste, para ir donde me necesitan y así entregarme con libertad al trabajo
salvador con una libertad que supera todo razonamiento, capricho,
rebeldía, individualismo, condicionamiento e interés.

Para Ti Señor, la confianza absoluta que voy teniendo en ti, desprendiéndome
poco a poco de miradas infantiles y falsas seguridades materiales.

Para Ti Señor, mis cualidades, los bienes espirituales que he
recibido y el espíritu de solidaridad que has sembrado en mi ser.

Para Ti, los detalles de fidelidad en la relación al compartir bienes
y servicios; con la entrega de lo que soy y tengo, con el seguimiento
radical que voy haciendo de ti en pobreza, obediencia, castidad y anuncio.

Para Ti Señor, mis momentos de oración, de silencio contemplativo, mi experiencia gozosa
de tu presencia, para ti mis faltas y esfuerzos de conversión, para ti la novedad de
los encuentros y ratos de tedio, sufrimiento, soledad, dolor, resurrección.

Para Ti Señor, mis limitaciones y actos de virtud que surgen
en mi proceso de acercamiento a la donación total de mi existir.

Para ti el honor y la gloria. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN POR LAS COMUNIDADES LOCALES.

Tu Señor eres maravilloso y siempre me escuchas, por eso te
alabamos y glorificamos, te amamos por sobre todas las cosas,
por la capacidad de trabajo y el espíritu misionero que nos distes.

Por el amor que has depositado en cada corazón te amamos, por ese don de
responsabilidad, solidaridad y deseos de orar mejor que todos manejamos.

Te damos gracias porque tenemos capacidades para aceptar
el sufrimiento con humildad, fidelidad y entrega.

Gracias por los deseos de superación constante y el reconocimiento
de tu voluntad, la prudencia que muchos emplean para hablar, el
silencio edificante de nuestros mayores, la delicadeza y sentido
de pertenencia que va creciendo en nuestro Instituto.

Gracias por la capacidad de escucha y por la entrega
generosa de sana amistad que todas demuestran.

Señor fortalécenos en la paciencia frente a las dificultades, en la
humildad y delicadeza para hablar, en el riesgo para afrontar problemas.

Haznos más sensibles ante los necesitados, danos convicción,
firmes metas, opciones libres para desenvolvernos en cualquier
campo con sencillez, calidad humana y amor a ti.

Que practiquemos mejor el silencio y la capacidad de escucha,
en función del bien común, la sencillez, tolerancia,
y coherencia acercándonos a ti fuente de toda santidad.

Bendícenos y santifícanos por tu amor misericordioso y haznos dóciles a tu amor. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN POR LAS GRACIAS ESPECIALES DEL INSTITUTO.

Señor Jesús, gracias porque tu siempre nos escuchas a pesar
de nuestros pecados e indiferencias de todo género.

Gracias por la conciencia que tenemos de dar nuestro aporte
en la animación vocacional mediante la renovada opción por ti.

Gracias por nuestro testimonio de fe que vamos dando en nuestros campos
de trabajo, acepta hoy y siempre nuestra oración de cada día por el
aumento de vocaciones, ayúdanos a ser más fieles por ti y tu amor.

Gracias porque hemos formado un ambiente sano, de libertad, acogida, cariño que sirve de base para clarificar las motivaciones de nuestros jóvenes, que han ido creciendo en disponibilidad para el servicio, hacer vida fraterna, oración penitencia, responsabilidad, libertad para actuar, apertura, confianza,
honestidad y mil detalles más, que hacen cada día más amena la convivencia.

Gracias por que sentimos tu presencia Señor entre nosotros, mediante
el testimonio de unidad, fraternidad, imparcialidad, interés por la
autoformación que todos vamos asumiendo, por la vida de fe, oración,
esperanza y amor que nos va haciendo personas realizadas y sacrificadas
por el bien de todos, dosificando bien el tiempo de trabajo,
reforzando nuestra vida espiritual, la vivencia fraterna,
junto con la misión apostólica, en lo cual estamos empeñadas.

Gracia Señor Jesús, por el ambiente de confianza, comprensión, verdadera
amistad, buen espíritu, prudencia, apoyo moral, y diálogo abierto que se
ha ido reforzando en nuestro ambiente comunitario y apostólico.

Gracias por todo lo que nos anima a aceptarnos como personas,
con lo que tenemos ambicionando solo Tu gloria y nuestra
satisfacción en función de la salvación de todos.

Gracias porque vemos, Señor, como hemos crecido en madurez, delicadeza para
tratarnos, veracidad y prudencia para compartir y abordar situaciones difíciles;
lo que nos ayuda a reconocer tu presencia viva entre nosotros.

Gracias por el esfuerzo que vamos haciendo con tu ayuda para formar
comunidades evangélicas, sintiéndonos cada día más escuchadas,
acompañadas, ayudadas, y valoradas por la igualdad de oportunidades
que se nos brinda, para responder con creciente empeño de santificación,
en cada circunstancia de nuestra vida, fomentando la sanción interior,
el respeto, perdón y conversión permanente en la sana convivencia.

Si Señor, gracias porque el Instituto entero vibra por una
renovación y animación permanente a todo nivel con sugerencias
muy sentidas y caminos viables de refuerzo en todos los campos.

Gracias, porque el pesimismo y la desmotivación no asoman ya en nuestras vidas,
porque todos estamos empeñados en aportar lo mejor que se pueda, para fortalecer
la unidad y la interacción responsable con los talentos que recibimos.

Gracias, por la humildad que nos das para reconocernos tal cual somos.

Danos pues mente positiva y silencio oportuno para que la caridad y
el perdón sean las bases de nuestras relaciones humanas. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA ILUÍMINARNOS ANTE LOS RETOS Y DESAFÍOS DEL TERCER MILENIO.

Tú sabes Padre, que estamos insertados en un mundo acelerado y frío; por tu
oración renovadora que se proyecta de generación en generación, tú mismo nos
invitas a ser perfectos, trabajando por la unidad, siendo sal y luz para el mundo.

Nosotros sabemos que la santidad exige sacrificios continuados y que a la vez
es un don gratuito de tu misericordia, por eso acudimos a Ti para que nos
ayudes a dar a nuestras futuras generaciones, algunas luces para afrontar
y asumir los retos y desafíos de nuestro entorno, iluminándolo con tu palabra.

Sabes Padre, que los avances científicos, tecnológicos y socioculturales se han quedado
en el cerebro del que tiene y han opacado su presencia a los que no lo tienen ni para
sobrevivir; por que la plata la gastaron los más vivos y ahora sufrimos hambre,
frío, desnudez y sed de Ti, porque nuestra fe entró en quiebra también.

Que aprendamos a mirarte desde todos los campos, para activar tu
presencia en medio de esta cultura postmoderna por medio de una
acción misionera renovada a la luz del carisma fundacional.

Gracias Padre, porque has sembrado un gran ánimo en todo nuestro Instituto.
Por insertarnos en la realidad del mundo actual sin perder de vista y de hecho la unidad
mediante el desarrollo de la autonomía, para unir fuerzas y cerebros en pos de la
salvación de quienes se dejaron enceguecer por los avances modernos o por las diversas
situaciones de desempleo y hambre que afrontamos, apartándonos de nuestro dueño, que
eres tu, a quien debemos acudir en la alegría y el dolor, pero nos creemos los súper
hombres sin serlo o dejándonos llevar por las circunstancias adversas, sabiendo que
todo va cambiando y que siempre vendrán épocas mejores, si confiamos en
tu amor misericordioso y paternal.

Padre, pero como Tú si sabes de cuál barro fuimos hechas y que parecido
nos pusiste, dotándonos de dones naturales y sobre naturales.

Ahora pon tu mano sobre nosotros para que nuestras
debilidades y triunfos no nos aparten de Ti.

Ayúdanos a entender los cambios radicales del mundo actual; asumiéndolos en nuestras
propias vidas, enfrentándolos con una conciencia crítica para evitar la insensible
acomodación al espíritu del mundo, sintiéndonos responsables de nuestra misión
profética, para gritar de viva voz que las injusticias sociales y la ley del más
vivo no estaba en tu programa creador y así ir fomentando un ambiente de justicia,
amor, igualdad, protección de los derechos humanos, espirituales, optando por el
más pobre para que la salvación sea acogida por todos.

Ayúdanos a cultivar la solidaridad, a atender el desafiante fenómeno de la
inculturacíón e interrogamos sobre ¿cuál es nuestro sitio en esta sociedad confusa?.

Asumir como parte de la evangelización la promoción social y el buen
empleo de los medios de comunicación, insertando espíritu misionero
en el joven de hoy para que sea distinto y no se deje llevar de la
corriente de un mundo que te desconoce Señor, como Padre de todo,
que no tiene leyes que frenen sino Instinto, porque tu ley ha sido
tan pisoteada, que ellos la quieren borrar de sus principios. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA REFORZAR LA VIDA FRATERNA.

Padre no sabemos escucharte. Por eso no escuchamos al hermano,
ni descansamos y por eso se nos dificulta la tolerancia y el perdón.

Tu Hijo amado nos enseñó el gran misterio de la prudencia, silencio, escucha,
perdón, tolerancia y descanso para una sanas relaciones comunitarias.

Si tu nos ayudas Señor, practicamos un silencio respetuoso,
prudente, oportuno guiado por la caridad, seremos personas
de oración, bondadosas, acogedoras, atentas a tu voz de padre.

Si tu nos ayudas, seremos fieles al derecho propio que nos
fortalece para asumirlo como fuente de espiritualidad fecunda,
e ir muriendo a nuestros propios criterios y dando cabida a
la humildad para escuchar y callar oportunamente.

Si tu nos ayudas Señor, seremos personas positivas, bondadosas,
comprensivas con quienes nos tratan, comunicando abiertamente y con
delicadeza dando resonancia a tu palabra durante el día para ir
siendo perfectos en todo, hasta en el dominio de la lengua, de
las miradas y aptitudes que causan inconformidad y malestar.

Ayúdanos, a mantener el potencial evangelizador y unas sanas relaciones
humanas, procurando descansos periódicos que nos ayuden a recuperar
energías y conservar la suficiente distinción sin dejarnos absorber
por el activismo o la abulia para crecer en familia, unidos y fortificados,
viviendo a plenitud y con amplitud de miras nuestra consagración.

Sánanos Señor, de todo resentimiento, incapacidad para amar y perdonar,
orgullo, heridos, asperezas, malos entendidos, actitudes negativas y
recuerdos que obstaculizan nuestra convivencia pacífica para encontrarte
a ti Señor a través del diálogo, cálido, sincero, fraterno, conciliador,
amable, caritativo en unas relaciones sinceras y limpias que nos
unan buscando el bien común.

Que seamos fieles hasta el fin y dejemos este mundo en tu paz. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA SER FUENTE DE ESPERANZA.

Tu sabes Padre que el pesimismo y el desconcierto a veces nos salen al
camino cuando menos lo pensamos, por eso acudimos hoy a ti para que
nos hagas canal de esperanza, luz en vasija de barro, ilumínanos
como dirigirnos a quienes te quieren seguir con sinceridad.

Que reaccionemos ya ante este texto:
"Ser sal y luz de la tierra" y fuente de alegría para todo.

Que seamos punto de encuentro, fuente de amor, sabiduría y fe para evitar
la corrupción y sembrar la fuerza de la radicalidad en tu seguimiento.

Señor, que tu visita me deje interpelar por mi respuesta de fe, a tus mandamientos
o bienaventuranzas, mi forma de asumir las orientaciones, responder
a los desafíos y exigencias sobre los valores que debo asumir, mi forma
de actualizarme y crecer, mi auto dominio y autoformación
permanente para sacudir lo que haya de sofisma e ilusión en mi.

Ayúdame a aclarar todos los desafíos de la cultura post-moderna, me
pides tu Señor que conozca el fenómeno y las reacciones sobre el
espacio de los signos y de la historia que son propios de la cultura.

Que conduzca al joven a alguna experiencia religiosa para que se logre un
cambio positivo y te responda a ti Señor con valores de sensibilidad humana,
que respetemos, por el misterio, por lo sagrado y los consagrados, que seamos
místicos, que demostremos con actitudes de respeto, piedad, amor y fe al
Cristo de quien me enamoré, que entienda que debo cumplir los mandamientos
porque somos salvados y debemos asumir la salvación.

Señor que sepa evangelizar la piedad popular y actuar
en los campos de la educación en todos los niveles.

Dame valor para denunciar la corrupción y enfrentar el reto con políticas reales y
prudencia, ayúdame a enfrentar la drogadicción, apoyar los recursos naturales y el
puesto de mujer, revisando la piedad tradicional y orientando desde la realidad
conflictiva que vivimos, superando la masa, adoptando la atención de los pequeños
grupos, evangelizando la persona y colocándola por encima de las estructuras.

Dame valor para profundizar en la fuerza misionera del amor
fraterno porque estando en la brega aspirando a ser vocacional
y formador en cada comunidad, seré fuente de luz para otros,
que me deje instruir sobre las exigencias de la comunidad
fraterna a la luz de la psicología y de la cultura.

Haznos cercanas, respetuosas, amigas para que al ver
como nos amamos animemos tu seguimiento Señor Jesús.

Que yo como consagrada, tenga valor y gozo de ser diferente, siendo
sincera conmigo, con los demás y el mundo. Siendo abierta al otro, tolerante
ante la manera de ser, pensar y actuar de los que comparten conmigo.

Que sea bondadosa, misericordiosa para expresar tu ternura de Dios, que garantice
el valor de la trascendencia, siendo radical en mi entrega, formándome y
renovándome constantemente, libre, responsable, convencida del celo
misionero que debo reforzar con creatividad y audacia.

Que saque tiempo para reflexionar, antes de abrirnos
a la misión y a la evangelización de turno.

Que el servicio de autoridad sea de servicio, que sepa al menos servir
con amor no infantilizar la pobreza reducida a la obediencia o mera economía,
animarnos en el campo de la autoridad solidaria y revisarnos, que sepa cómo
guardar la justicia social de la iglesia cómo proyectarla. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN AL SEÑOR JESÚS.

Señor Jesús, la verdad es
que no sé bien por donde voy.
Necesito que me ayudes.
Perdona mi rebeldía.
Toma mi mano y guíame
durante el resto de mi vida. Amén.

Enviada por Antonio Rosales - Córdoba (España)



REFUERZO MISIONERO A LA LUZ DE LA AUTORIDAD COMO SERVICIO.

Tu Jesús que eres el Misionero del Padre, el mejor pedagogo, el Hijo predilecto
por tu entrega incondicional a la voluntad del que te envió, el Hombre Dios
Perfecto en todo y amigo de la humanidad caída, bendice nuestros deseos de
servir con amor, mediante la acogida generosa a los más pobres y necesitados
con la apertura, sencillez, diálogo y solidaridad con quien nos rodean.

Danos buen Espíritu y rectitud, para que nuestro testimonio
sea el mejor medio Evangelizador y de servicio.

Que seamos exigentes con nosotros mismos, imparciales
y personas reflexivas y equilibradas en el trato.

Que quienes tenemos la misión de dirigir a otros, estemos en formación
permanente y llevemos vida de oración profunda, para animarnos a
anunciar el Evangelio a tiempo y a destiempo y renunciar al mal,
acompañando a quienes son conflictivos y resentidos o se sienten
frustrados por alguna situación para que se superen.

Que el amor, respeto, adhesión a Cristo, a la iglesia y por ende
al Instituto vaya en crecimiento, atentos a los signos de los tiempos
y a la fidelidad del carisma en función de los más necesitados.

Señor, que cada una de nosotras nos responsabilicemos del buen
manejo de los bienes económicos y del buen uso del descanso y
de los estudios recibidos, para mantener vivo el impulso misionero.

Ayúdanos a la estabilidad de las obras,
personas y a progresar en santidad, fe y amor.

Que atendamos y estudiemos la correspondencia del Instituto y su Doctrina,
para mejorar nuestros métodos evangelizadores con responsabilidad
de nuestra parte, serenidad y fortaleza en el trabajo.

Que afrontemos hoy, que la crisis de autoridad y obediencia, no nieguen
el dinamismo que debemos sostener y fomentar en nuestras comunidades, motivadas
por la responsabilidad que cada una, debemos aportar para el progreso y fidelidad
de la obra misionera de nuestro Instituto y la pervivencia de la misma.

Que revisemos con frecuencia nuestro ser y quehacer de misioneros,
para animarnos ocasionalmente y mantener vivo nuestro primer amor,
pese a las frecuentes deserciones y pequeños conflictos que nos
toca asumir, sin darte entrada al pesimismo.

Haznos personas maduras para acompañar a quienes se encuentran enfermos,
desmotívados, procurando brindar un auxilio oportuno con cariño.

Gracias Señor porque hay muchas hermanas que prestan
esos servicios en forma abnegada y son muy positivas
en sus apreciaciones y en la valoración de las personas.

Danos Señor un abundante grupo de jóvenes generosas, que animadas
por la fuerza de su llamada y el amor, desafíen los retos del
modernismo y se entreguen al servicio de la salvación de sus hermanas.

A nosotros danos empuje, fuerza y fe para no dejarnos
invadir por ideologías extrañas que contradicen
nuestros principios y formación, para poder seguir siendo
fermento en la masa, luz para el mundo y alegría para tristes y desesperados,
porque nuestro gobierno general y provincial se han desvelado por mantener un
ambiente de unidad, sencillez, acogida, dinamismo en todos los campos y han sabido
afrontar coordinadamente los conflictos y problemas internos con coraje, amor,
fe y sin decaer ante la incomprensión de quienes lo miran todo con lentes oscuros.

Gracias porque su interés y dedicación en el servicio de autoridad, ha
dado tenacidad, creatividad y ánimo a quienes viven fuera de la patria.

La escasez de personal o el desencanto de algunas, nos ha ayudado a cuestionarnos
hacia una renovación en tolerancia, fe y amor, para mirar otros horizontes de
refuerzo y estímulo misionero, que levante a quienes están de brazos caídos,
con sus actitudes de acogida, comunicación, apertura al diálogo, solicitud,
respeto y confianza, que han ido brindando a su paso por las comunidades.

Que el celo misionero, el clima de estima y valoración de las personas, la fidelidad
al derecho propio, el equilibrio, dinamismo y el esfuerzo por formar comunidades
evangélicas en donde la autoridad es servicio y acogida, sea la mejor escuela
para atraer a otros al seguimiento de tus planes salvadores.

Señor Jesús, que el mismo recabo de trabajo, decepciones, la sociedad
desmenbrada, la crisis y las sacudidas nuevas del post-modernismo, sean el
trampolín para acudir con más entereza a una oración ferviente y humilde que
nos deje ver lo que somos frente a lo que debiéramos ser y así reemprender
un nuevo impulso de renovación personal que nos hace falta.

Señor, que esas mismas cualidades de responsabilidad, sentido de pertenencia,
espíritu de fe, responsabilidad, alegría, solidaridad, espíritu de sacrificio
y sencillez que caracterizan al Instituto, sirvan de refuerzo y base para
superar las otras competencias que han entrado en desuso y poder reestructurados
con mirada universal futurista sin cruzarnos de brazos,
ya que estamos en el mejor tiempo de salvación.

Sí Señor, es desde la cumbre de la cruz, de problemas y sufrimientos desde donde
se planea la nueva sociedad y el nuevo espacio salvador para quienes vienen detrás.

Mira Jesús, es desde las experiencias desde donde se reelabora
la nueva Biblia que ha de servir a las generaciones futuras.

Es desde el amor desde donde parten las
soluciones y los nuevos campos del amor.

Tu sabes Señor que nos falta descansar, escuchar y hacer
silencio para reencontrarnos con nosotros mismos y con el
hermano, nos falta más capacidad de servicio y crecimiento
espiritual, diálogo, mística misionera y comprensión,
compromiso y acato de sus necesidades, para que Tu no te
alejes y las obras no perezcan, pero seguimos confiando
en Ti Señor y en la capacidad de cambio.

Tu caminas con nosotros, por eso anhelamos la gran mañana
de la resurrección que pronto llegara para ser misioneros
de verdad en el aquí y en el ahora. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN CON VISIÓN DE FUTURO.

Reconocemos Señor tu presencia actuante en nuestras situaciones conflictivas,
sabemos que mientras más pecadores y débiles más misericordia y bondad nos demuestras.

Te adoramos presente en todos los campos de misión y en
todos los lugares que va pisando nuestra planta misionera.

Te alabamos Santo Espíritu de Dios, porque nos guías e iluminas
siempre y mueves nuestras voluntades a un impulso misionero,
religioso, espiritual y fraterno cada día renovado.

Padre te encomendamos a ti el futuro de nuestro Instituto;
hazme misionero de personalidad integrada con proyección y
futuro dentro y de acuerdo al presente que estamos viviendo.

Multiplica Padre de Bondad las vocaciones santas para que
haya quien continúe la obra que nos encomendaste realizar.

Amplia el número de personas que quieran asumir el camino salvador e
ilustra a otros en el mismo, dándonos las luces suficientes para llegar
a los diferentes pueblos, culturas y situaciones y para llegar al
corazón para que se de un nuevo cambio radical.

Haznos fieles y dinámicos en el anuncio y vivencia del Evangelio para que
nuestro carisma se transmita por contagio a las nuevas generaciones.

Padre de Bondad, que nuestra formación sea siempre en función
del bien común descartando todo egoísmo de nuestra parte.

Ábrenos al hermano pobre y desamparado, desestructurando nuestras
vidas en función de la acogida incondicional y sacrificada
proyectando el amor de nuestro ser de mujeres consagradas.

Padrecito lindo, que las hermanas que desertaron no se dejen
arrastrar por la corriente del mundo y continúen en el empeño
de ser santas como lo aprendieron en el tiempo de su formación.

Haznos en fin, personas realizadas con visión futurista y sin desánimo.

Santo Espíritu de Dios, suscita a laicos responsables
que colaboren en el anuncio explícito del evangelio.

Ayúdanos a buscarlos, educarlos y motivarlos convenientemente para que conociendo las
inspiraciones originales de nuestro carisma, puedan participar a partir del mismo
espíritu en la ilustración y vivencia de la fe allí donde se desenvuelvan como tales.

Gracias Padre pórque poco a poco vamos reforzando nuestra libertad
y, autonomía en función de los más débiles brindando acogida y
amor sin discriminación de credos, razas y colores.

Gracias porque se ha ido rescatando el valor de la comprensión y el
perdón reforzando, con ello la alegría de nuestra consagrada misión
y el esfuerzo tan necesario en nuestra propia realización personal.

Gracias Padre porque la vida consagrada que en algún momento parece
decaer, ahora es una verdadera escuela de servicio, virtudes,
acompañamiento espiritual y floreciente en número de vocaciones
sin discriminación alguna porque vive en plenitud el gran misterio
de la muerte y resurrección de tu hijo Jesucristo.

Tu mismo Oh Trinidad adorable, has ido reforzando o desvelando tú gran misterio
en relación con el bautismo, sacramentos y consagración, porque la vivencia
de los consejos evangélicos va siendo libertad y amor unidos a una oración en
creciente discernimiento que refuerza nuestra vida como miembros activos de la Iglesia.

Si Padre, por tu bondad vamos creciendo en compromisos con tu pueblo santo,
unidos en comunión con los laicos de todas las latitudes, gozando de los triunfos
de tu espíritu y trabajando juntos para no dejar entrar el pesimismo.

El progreso internacional ha tocado la médula de nuestras estructuras,
trasformándolas en verdaderos canales de refuerzo y alegre servicio,
sin descuidar lo esencial y la fuerza salvadora de tu presencia.

Si Señor, nuestro entorno ha ido asumiendo el compromiso salvador porque
las parejas van amoldando su vida a una maternidad y paternidad responsable,
Gracias Señor porque los educadores van siendo modelo para sus estudiantes.

Gracias Señor porque las familias han ido educando en la fe mejor a sus hijos,
por el diálogo y la participación responsable, en el fomento de la paz y de los
principios morales abiertos a la solidaridad, como formación en la fe de
sus miembros, afrontando ya con altura sus problemas evangelizados y evangelizadores
con relación a la fecundidad acorde a la moral y a la ética responsable.

Gracias Señor porque tu mano poderosa ha ido tocando y sanando los corazones.

Si Jesús, gracias porque ya tendremos más cristianos y no cristianos
comprometidos en la obra salvadora participando desde las diferentes
ideologías religiosas en la formación de un único rebaño alrededor de
ti, único Pastor que eres tu Jesucristo hijo del padre y María.

Ya somos por tu gracia más sensibles al dolor ajeno, nuestras parroquias han
dinamizado programas en función de la misión y nosotros vamos captando
tu acción santificadora en la vida, cultura y problemas de nuestro entorno y del
mundo... si, somos más hermanos y humanos porque los adultos van encontrando
solución a sus conflictos y nuestros egresados ahora mas comprometidos al servicio
del Evangelio y en sus principios cristianos nuestros maestros van en crecimiento
permanente de autoformación, respondiendo mejor a los retos del momento haciéndose ayudar
de los diferente agentes de la sociedad, dando un buen empuje a la verdad,
honestidad y lo que va dando razones para seguir viviendo.

Padre, es increíble ver como tantos conocen ya a tu hijo Jesucristo y los siguen
de cerca por la práctica de los valores evangélicos y la conversión permanente.

Nuestra congregación va cumpliendo su deber de ir a todos con su mensaje salvador,
porque como tu ves, ya no hay tantas frustradas, neuróticas, desadaptadas e inconformes.

Porque tu gracia por ti va llegando al corazón de todas con creciente actitud de
humildad, sencillez, comunión y la santidad de la iglesia que ha ido abarcando
todos los campos de la ciencia, técnica, comercio y relaciones internacionales.

Sí Padre éstos son nuestros deseos, sentimientos, para un futuro, no muy lejano
los depositamos en tu corazón de Padre amoroso y misericordioso, para que nos
bendigas en toda ocasión buena o adversa....

Que Jesús nos acompañe y la virgen María nos anime
con la fuerza del espíritu santificador. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN AL LEVANTARSE.

Bendita la luz del día
bendito quien nos la envía
bendito su gran poder
que nos deja amanecer. Amén.

(Antonia Gutierrez Delgado - El Carpio - Córdoba - España)



ORACIÓN DE PERDÓN... GLOBALIZADA.

Padre de bondad tu que siempre nos perdonas y bendices,
absuélvenos hoy de nuestras deficiencias y pecados...

Hoy acudimos a Ti con un corazón contrito y humillado a pedirte perdón...

Sí padre.... perdón porque nuestra oración es tan superficial
que no ha podido llegar al corazón de nuestros evangelizados...

Aún nos cuesta mucho el amor de hermanos, el perdón,
la escucha, el diálogo fraterno y comprensivo...

Nos cuesta callar para que otros hablen...

Nos cuesta llegar a otros con un lenguaje cercano
y con signos legibles y métodos apropiados...

Perdón también porque nuestros planes no han sido elaborados con miras
futuristas y participativas, de donde aun nos hemos quedado en la
sacramentalización de las gentes y descuidamos los métodos de
experiencia personal con tu Hijo Jesucristo y esto ha llevado
a frecuentes crisis intra familiares, las cuales no hemos podido superar.

Todo por nuestro egoísmo al planear actividades descontextualizadas,
o por falta del Espíritu de discernimiento.

Oh Señor perdona la falta de creatividad, esfuerzo y amor en el proceso
evangelizador, porque a veces actuamos como si no dependiera de nosotros,
el fruto de la evangelización, sembrando sin entusiasmo y sudor.

Si somos sinceras Señor, reconocemos que la mayoría de los destinatarios
no se sienten parte activa del pueblo de Dios por nuestro opaco testimonio,
que terminó por no impactar a quienes nos ven.

Si, por eso te pedimos perdón.

A veces no concertamos y estabilizamos algunos métodos, lo que lleva a desglobulizar
el mensaje, haciéndose cada vez más extraño a las gentes y menos vivencia.

Perdón Señor, porque hemos descuidado desde nuestras comunidades locales,
la promoción vocacional, de donde no es por tu culpa la escasez de
servidores para la misión y el olvido de tu plan.

Perdón porque hemos despreciado incluso las
oportunidades de ofrecerte nuestros dolores.

Queremos estar siempre sanos y nos duele el peso de los años y la realidad de
las enfermedades que debieran ser los mejores momentos de evangelización.

Que tu dolor proyectado a nuestros miembros,
siga lavando la humanidad caída.

Padre, perdón porque aún nos da miedo trabajar
con los grupos subversivos o desplazados.

Perdón también por nuestras estructuras pasadas de moda, que
a veces pisotean la cantidad y al ser humano, objeto de nuestra
misión, viviendo acomodados en nuestro subdesarrollo acomodado.

Perdón también porque no hemos terminado
de optar por ti y por el evangelio. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA ESTAR CON EL SEÑOR.

Gracias Padre porque me amas así como soy.

Gracias porque vienes a morar en mi a pesar
de mis descuidos e infidelidades a tu amor.

Gracias porque me elegiste para ser
solamente tuya Oh Cristo esposo.

Gracias Padre porque me amaste desde antes
de nacer y te fijaste siempre en mí.

No entiendo bien la exigencia profunda de mis votos,
pero ser semejante a ti por mi pobreza, amoldarme sin
reclamar nada a las situaciones cambiantes de la historia
personal y social, por mi castidad amarte a ti por sobretodo
y en todo, sin buscar apoyo, solo Tú serás mi guía.

Por mi obediencia, aceptar las incomodidades propias de la
edad y estar lista como hasta ahora para hacer tu voluntad.

Perdona mi falta de amor y dedicación exclusiva a tu servicio.

Perdona mis rebeldías y faltas de delicadeza en el trato.

Perdona mis faltas de dominio para tolerar
a mis hermanas y hermanos.

Perdona y acepta mi incapacidad para todo bien
y dame la gracia, amor y santidad que necesito,
para vivir contigo desde ahora y por siempre.

Quiero ser solamente tuya, Oh Cristo Esposo,
y llegar a Ti con mi lámpara encendida.

Que tu paz, Señor, habite en mi y me regale el don de la
caridad y de la misericordia ante toda miseria humana.

Si tu Amor es comprensivo, servicial, no tiene
envidia, no es mal educado, no se irrita no es
descortés, ayúdame a brindar amor ya que eres el amor.

Dame la alegría de poderte servir
con generosidad y a sembrar la paz.

Que seamos fieles a tu amor de Padre y aceptemos con
paciencia las debilidades propias de nuestra naturaleza.

Que seamos bondadosos y comprensivos con quienes
nos rodean para poder ser de verdad hijas tuyas.

Que la humildad y la mansedumbre sean el distintivo
de mi realización en ti, para que la castidad,
que un día te consagré, tenga resonancia en las
nuevas generaciones y valoren este magnífico don.

Ven Señor Jesús a allanar las montañas de mi egoísmo
y a estar con nosotros en las horas de espera y soledad.

Que estemos despiertos y vigilando tu llegada.

Que seamos siempre justos en tu presencia,
ya que Tú eres el Salvador prometido.

Ven señor Jesús, ven no tardes más. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DE RECONOCIMIENTO AL NIÑO DE BELÉN.

Una luz inmensa nos ha interpelado muchas veces y nos ha colmado
de alegría después del trabajo y la lucha por encontrarte.

Nos has dado libertad, amor, seguridad.

Padre tu poder se cierne sobre nuestros corazones.

Tu luz nos hace ver tu luz de un nuevo amanecer.

La paz ha llegado a nuestro ser, pues ha nacido el
esperado, el Héroe Divino, el príncipe de la justicia,
el dueño de la humanidad, vuelve a reverdecer las
colinas y montañas,la esperanza se hace realidad.

Que el espíritu de prudencia y valentía que ha pasado
hasta nosotros con la luz de tu llegada, nos ayude a
dar testimonio de tu presencia para que todas las
generaciones te proclamen como el esperado de los
tiempos, el hijo de María, el Hijo Amado del Padre...
El Salvador Prometido.

Que aprendamos a rechazar la maldad y seamos responsables,
sirviendo con generosidad, hasta tu segunda venida,
procurando que nadie te menosprecie. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



SEÑOR:

Luz para mis pobres ojos,
luz que ilumina por dentro,
luz que señala el sendero,
luz que da color a las cosas,
luz que despeja horizontes,
luz que rodea los montes,
luz que clarifica mi mente,
luz que desvanece las tinieblas,
luz que eres Dios, horno ardiente,
luz, siempre luz, plena luz.
Luz total, luz incandescente,
Luz de Luz, toda la luz.
Toda está en Ti,
envuelve en Ti, penetra en Ti,
y nos la das para que vivamos en Ella.

(Carmen Cerezo)



ORACIÓN DE LA GRACIA Y DE LA PAZ.

Bienvenido eres, Jesús de Nazaret, que tu gracia y paz nos
acompañen siempre para dar luz a otros que están junto a mí,
construyendo la paz con mis sanos comportamientos, proponiendo
caminos de paz y agradeciendo detalles de paz.

Que luche por la paz para que la contagie, que eduque
en la paz con luchas concretas de paz, que proponga
caminos de paz, con el diálogo, escucha y tolerancia.

Que me desvele por la paz, perdonando para que llegue la paz.

Que camine hacia la paz, creando puentes y derribando murallas
que impiden la consecución de la paz estable y duradera.

Que me auto evalúe siempre, antes de criticar y señalar al otro.

Que al pedir la paz me acuerde que debo sembrarla y construirla.

Que dé siempre la paz con mis comportamientos,
gestos, acciones y luego ore por la paz.

Que no vea tan difícil el camino de la paz, porque
tu Jesús nos trajiste paz, con tu nacimiento.

Ayúdanos pues a ser portadores de la paz
para que renazca un mundo de paz. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN ANTE EL DOLOR.

No entiendo el misterio del dolor, no puedo acostumbrarme a él...

Pero Señor, sé por experiencia que deja una gran
paz todo dolor, aunque no sea llevado por amor.

Gracias porque nos enseñaste este gran misterio,
colgado injustamente de la cruz, sin decir nada.

Gracias porque pasaste como uno de tantos, llevando el dolor
propio de los humanos, siendo el verdadero Hijo de Dios.

Que Prendamos Señor, a vivir con nuestras limitaciones humanas.

Que aprendamos a depender de otros, aunque nos duela.

Que aprendamos a soportar insomnio, cansancio, el día, la noche,
el tiempo y la eternidad, sin quejarnos nunca de tus planes.

Que aprendamos a vivir con alegría, sino
hubiera dolor, no habría alegría verdadera.

Concédenos seguir las huellas de tu Hijo,
uniendo nuestros padecimientos a los tuyos.

Oh Padre que sufriste como Abraham el sacrificio de tu Único
Hijo, que tu Espíritu nos reconforte para soportar nuestras
limitaciones y dolencias en pro de la paz.

María, Madre de Jesús, danos tu silencio
y paz para escuchar tu voz. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA CRECER EN SANTIDAD.

Padre de bondad, no entiendo lo que es la santidad,
no comprendo cómo separar lo profano de lo sobrenatural.

Quiero separar lo Divino de lo humano, dignificando lo
uno para llegar a lo más alto del cielo, que eres Tú.

Me estorban, las sonajeras, los ruidos, la fe debilitada
por la costumbre y rutina, sin cuestionarse en mí,
pero expreso tu Santidad, contemplo tu Santidad y me
quedo aguardando, contemplo tu amor y te glorifico
profundamente, espero me toques para quedar santificado,
mueve mi corazón a tu gracia, amor y santidad.

Porque quiero ser solamente tuya y llegar
a Ti con mi lámpara encendida.

Eres el Santo de los Santos, eres santo, sí eres
el único Santo por naturaleza, tócame, muéveme,
resucítame para que la luz pase por mi y al
recibir tu luz quede transformada en ti, que
tu luz me haga ser tu luz.

Eres grande, Santo, poderoso, pero confió en Ti
porque amas a débiles y pequeños como yo, te
complaces en el humilde y te haces débil con los
débiles para elevar nuestra naturaleza caída.

Padre Santo, eres rey y soberano de todos Santos.

Santo, Santo, eres ahora y por los siglos, tu eres
poderoso, Santo es tu nombre porque has hecho
maravillas en mi a tu manera, tu eres el Santo,
el Hijo de Dios el Salvador.

Sánanos en tu nombre, santifícanos en
la verdad, tu palabra es verdad.

Te amo y glorifico porque eres grande, maravilloso,
perdonas a quienes profanan tu nombre y te ofrezco
el mejor holocausto Padre, tu Hijo Santo como hostia
viva y agradable por la salvación del mundo.

Si, queremos ser santos en tu presencia, no por nuestros
méritos sino en honor a los de tu hijo Jesús.

Queremos conocer tu santidad para poder glorificarte, te reconocemos,
adoramos, aceptamos como el único Dios verdadero. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DE UNA MUJER CANSADA.

Señor, estoy sentada, me duelen las rodillas.

Hoy quisiera, como Juan, reposar mi cabeza en tu hombro;
olvidarme de todo y de todos, contemplar tu mirada serena y
dejarme empapar de tu gracia.

Yo quiero, Señor, que tu luz ilumine mi vida,
apartando las sombras que, a veces,
me ocultan tu Rostro.

(Enviada por Conchi Rojano - Córdoba - España)



ORACIÓN LO QUE DIOS TOCA LO SANTIFICA.

Pueblos de la tierra postrémonos ante el altar de Dios.

Señores de las naciones, ábranse al dueño, Santo y Salvador.

Santos de la tierra alaben al Señor, tabernáculos
de la tierra, templos, casas consagradas, abran sus puertas
al pueblo Santo que alaba al Señor nuestro Dios.

Templos vivos de los moradores de la tierra, respeten su
cuerpo consagrado y alaben al Señor, caminando a su luz verdadera.

Señor no nos saques del mundo, sino guárdanos del mal, danos la
gracia de participar de tu cruz, sin miedo al frío o calor.

Sin miedo a la enfermedad, soledad ni muerte.

Sin miedo a la ancianidad y desempleo.

Sin miedo al hambre ni desnudez.

Sin miedo a falsas seguridades.

Sin temor a la culpabilidad que debilita
hasta lo más profundo de nuestro ser.

Pueblos de la tierra de nada sirven
los sacrificios a nuestro Dios...

De nada sirven nuestras plegarias con corazón torcido,
lleno de injusticia. De nada valen las limosnas
entregadas con interés y doblez de corazón.

De nada sirven los silencios y desiertos, si Tú
no nos santificas y miras con misericordia.

Que seamos sinceros con nosotros, sin Ti nada podemos hacer.

Que permanezcamos unidos a Tí a costa de cualquier renuncia.

Liberados del pecado para recibir el rocío bendito de la santidad.

Que vivamos por fuera pero sin descuidar nuestra unión contigo,
entregados hasta el heroísmo y confiados en tu bondad. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN AL SANTO DE LOS SANTOS.

Santo, Santo Tú eres, para Ti la gloria
y la alabanza por los siglos.

Te amo querido Padre, yo amo la belleza de
tu casa, el lugar donde reside tu gloria.

Te amo sobre todas las cosas, para Ti la
gloria y alabanza por Jesucristo nuestro Señor.

Por ellos y todos los suyos, te ofrezco
el sacrificio de los altares.

Bendícenos y santifícanos Padre de bondad,
que todos los hombres y mujeres acepten la
salvación viviendo conforme a la verdad.

Creemos y confiamos en tu misericordia.

Toma nuestros oídos, mente, salvación y guíanos desde
lo profundo para que abundemos en gracia y santidad.

Te glorificamos Padre con la gracia de tu salvación.

Ven Padre de bondad, queremos estar siempre contigo, no nos rechaces.

Para siempre que acuda a ti y tu palabra, para orar, salir
de mis sequedades, desánimos, pesimismos, para conectarnos
con tu santidad y déjame renovar dignamente por ti.

Tu nos quieres Santo Padre de bondad,
nuestro fundador nos quiere santos.

Queremos dejarnos conducir por ti, acepta
nuestra oración y vida como algo sagrado,
como hostia viva y agradable a Ti.

Padre Santo enséñanos a orar
como Jesús enseñó a los apóstoles.

Vamos hacia ti Señor, déjate encontrar
por quienes te buscamos con sincero corazón.

Ayúdanos a centrar nuestra vida solo en ti,
libéranos de lo que nos impide entrar en profundidad.

Sé que estás aquí, háblame que quiero escucharte,
abre tu cielo y habla a nuestros corazones.

Sé que estás aquí en mí.
¿Quién eres tan cercano
inabarcable, grande, pequeño,
que cabes en mi corazón.?

Dame la santidad, sí ya me la diste, que
me dé cuenta y transmita con alegría.

Te pido por los que no esperan,
ni creen, ni aman.

Te pido por la unidad del mundo, sé que siempre
me escuchas y espero en tu bondad. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



LAS SIETE PALABRAS.

1.- Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.
2.- Este es tu hijo, esa es tu madre.
3.- Hoy mismo estarás conmigo en el paraíso.
4.- Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
5.- Sed tengo.
6.- Todo ha terminado.
7.- Padre mío, en tus manos encomiendo mi espíritu.



ORACIÓN DEL SILENCIO.

Cuando el silencio y la soledad se cierren en el espíritu.

Cuando mis labios no encuentran palabras para expresar tu nombre.

Cuando tú callas y no lo acepto, porque quiero un Dios
cercano que me anime desde dentro y me arrulle con su voz.

Cuando el cansancio invade mi ser, la noche ruge
a mi alrededor y el día fastidia mi ceguera.

Tu caminas y paseas dentro de mí, sin hacer ruido porque callas.

Ese silencio me vuelve pesimista alargando más los años y días.

Las horas son como mil años y la noche como camino de la
tumba. La angustia y depresión son dos grandes poderes que me
arrastran a la desesperación y muerte sin retorno.

Me dicen la fe y tus teólogos que me llevas
de la mano o cargado en tus hombros peregrinos.

Quiero en las horas de silencio, fatigado, alzar el vuelo y
perderme en el túnel de la muerte para no sentir el hastío,
cansancio y horas amargas que a su vez nos vuelven inhumanos.

Pero dicen los que saben, que Tu vives adentro enamorado.

Bendito silencio que nos ayudas a despertar ansiosos de
encontrar la patria deseada, desarraigando nuestra débil
vida de este valle de sombras y escollos.

Bendito silencio que no habla de la fugacidad del tiempo,
creando sed de eternidad y descanso en otra patria clara
y luminosa donde no habrá llanto, ni gemidos, sombras ni
desiertos, cuando todo haya sido vencido por la muerte y
transfiguración de los que se van y no regresan habrá otro
silencio fecundo y duradero, del cual nadie quiere regresar
porque está sumergido en el silencio luminoso de tu visión beatífica.

Santo silencio que ahora me acobarda, florece en mi mañana
de ilusiones para poder despertar tras las rejas de la
vida, con ánimo de caminar hacia la patria abriendo el
alma a tu llamada, vigilante siempre de tu voz.

Paséate por el mundo de los hombres que vagan
sin sentido, esperando que tu irrumpas y organices
lo que nosotros hemos descuidado.

No calló Jesús, Hijo del Padre y María, ven
de nuevo a transformar tu patria en paraíso de seres
que se amen y den la mano unidos hasta el fin.

Háblame Señor, que estoy durmiendo en una
vida cómoda, sin perfiles ni identidad segura.

Háblanos a los que estamos cansados de
gemir en este valle de sombras sin sentido.

Que el camino de Emaús se acabe para descubrirte
presente al compartir mi pan con el que sufre más que yo...

Repítenos de nuevo:
"No temáis soy yo, la paz sea con vosotros",
para que las tinieblas de la guerra cesen ya,
pues estamos agotados de esperar.

Ven de nuevo Jesús a hablarnos de tu Padre y del
Espíritu, hay voces que opacan tu silencio,
ruido que fastidia y ahora tu silencio es milagroso. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA ALCANZAR LA META.

Recibe Padrecito lindo mi vida tan imperfecta, para que,
tu me encamines y animes a la santidad y perfección.

Sé que soy privilegiada, porque me
llamaste y elegiste para ser solo tuya.

No termino, ni sé agradecerte éste magnífico don.

Es tu gracia que se ha derramado en mí para que sea tu
apóstol y profeta, pero aún no comprendo tu misericordia.

Que sienta mi debilidad y pobreza para confiar más en ti.

Si, confío en ti, sí, confío en tu amor de Padre.

Mi radiografía con más sombras que luces.

Años gastados en el activismo frío y sin sentido.

Mi vida llena de enormes vacíos sin llenar.

Mis huesos resecos por el desánimo
que a veces se cierne a mi alrededor.

El pesimismo en acción cuando me canso de
orar y vivir por dentro en tu presencia.

Mi alma sedienta de santidad pero sin armas para
luchar, sin fuentes para beber por desgano.

Mis pies cansados del camino, mis espaldas encorvadas
de soportar el peso de maletas y climas, también
de caminos, aviones y mares tormentosos.

Mis ojos ciegos porque ya no te reconocen en mis
hermanas que me intrigan y mortifican.

Mis oídos sordos a tu voz, tu palabra
resbala por mi mente llena de lo mismo.

Mis manos encallecidas de cortar el
pan con sudores y desganas.

Mis rodillas temblorosas de correr, subir y
bajar por los senderos de la vida.

Mis entrañas resecas de no producir frutos.

Mi espíritu agobiado, deprimido,
inquieto, sediento de amor y bondad...

Sólo Tu Señor con brazos y corazón dispuesto
a sacarme de las zarzas del camino.

Sólo Tus con ojos de misericordia llevándome en tus
hombros y yo pesado como piedra de aerolito extraviado.

Eres Tu Señor mi esperanza y fortaleza.

Eres fuego dinámico y pastor que te preocupas
por mí, oveja extraviada de tu rebaño.

Acojo tu mirada cariñosa y me dejo tomar por ti.

Tócame, muéveme, resucítame, déjame hacer tu voluntad, que la mía
ya se me extravió desde los principios más hondos de mi vida.

Ánimo ... soy yo ... estoy contigo ...no te abandonaré...
eres mía para siempre... me enamoré de ti.

Te he amado con amor eterno, levántate
y come, que el camino es largo.

Te llevo en mis espaldas para que no te canses más.

Yo soy la meta y a quien tu buscas.

Estoy contigo para siempre,
ahora a predicar con mi vida.

No lleves nada para el camino...

Llévame a mi ... soy tu palabra, amor y vida misma.

No me pierdas de vista, voy contigo,
confía, te amo, te amo y te amo.

Eres mi lámpara y voz...

Eres mi Biblia que me anuncia...

Ojo a tus miradas, actitudes y palabras...

Procura que salgan cargadas de amor y vida nueva...

Que la dulzura y mansedumbre
sigan para quienes se te acercan.

Eres mi lucero, ilumina, prende fuego, ama...

Eres la sal que da sabor...

Eres evangelizador, siémbrame en el corazón de todos.

Eres como roca, sumérgeme en el agua, que te
quite los escollos con el roce de los otros...

No te aisles, déjate pulir por los demás,
ve y vuelve cargado de ilusiones sin cansarte,
te pagaré a buen precio tus afanes...

Estarás a mi derecha en mi reino,
predica con tu vida. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA MOSTRAR A CRISTO.

Padre, obsesionada siembro a Jesús en las almas.

Obsesionada me alimento con Jesús.

Obsesionada pienso ser apóstol y lo soy, me acuesto obsesionada
de tu amor que se proyecta en mi para repartir amor.

Que sirva de canal de tu gracia.

Que sirva como vínculo de unión por tu santidad proyectada
al mundo a través de mis miradas, actitudes, acciones y vida.

Quiero ser canal de santidad por levantar el pesimismo
al mundo, para que la educación consiga sus resultados
educando buenos ciudadanos que conserven la vida.

Quiero ser canal de santidad para transmitir valores de
verdadero progreso, reconociendo la pluralidad cultural
y los diferentes contextos históricos, sociales y familiares
donde aprendan a descubrir al otro, a respetar las diferencias,
sean rectos, éticos y estéticos necesarios.

Quiero ser canal de santidad acogiendo con cariño a
los desheredados del amor familiar, los desplazados,
mendigos, ancianos, huérfanos, y a quienes se codean
conmigo bajo el mismo techo, compartiendo el mismo
pan y vibrando con el mismo espíritu misionero que nos
hizo hermanos, desde aquí uniéndonos en la fraternidad,
las metas, oración y el espacio apostólico. Quiero ser
canal de santidad consolidando la respuesta fiel al Señor
que me eligió para que al termino de pulir su obra en
función social y de la iglesia generando cambios de
comportamiento emanados de un correcto desempeño de
mi labor educadora como acompañarte en el quehacer
pedagógico, quiero ser canal de santidad que ayude
a mejorar la violencia intra familiar de los hogares
y su falta de formación e información...

Quiero ser canal de santidad que ilumine el problema social,
fruto de la invención de valores y de la crisis dada por el
desempleo, desintegración comunitaria y planetaria
señalando acciones viables que nos ayuden a asumir los
problemas en función del bien del pueblo; quiero ser
canal de santidad que fortalezca los valores religiosos,
socio-culturales y humanos para contrarrestar un humanismo
sin trascendencia ni esperanzas como el que aspiramos y
sentimos tan hondo y nos duele en lo profundo de la fe. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



TOD@S JUNT@S.

Que todos sonríamos juntos
todos nos sintamos uno
todos andando senderos
llanos y desfiladeros.

Todos en el mismo barco
con los gozos y fracasos
así ¡qué feliz.!

Tu alegría, mi alegría.
Tu amargura, mi amargura.
Tu pobreza, mi pobreza.
Tu riqueza, mi riqueza.
Tu camino, mi camino.
Tu destino, mi destino.

He de sentir.
Que tú seas de mí
que yo sea de Ti
que todos vivamos
siempre así.

(Comunidad Pueblo de Dios - Huelva - España)



ORACIÓN PARA GENTE ASERTIVA A LA LUZ DE LA MEMORIA FRATERNA.

Señor, tu sabes que soy consciente de mis actos de la
realidad que respiro de mis sentimientos y de mi conducta,
muchas veces agresiva o de alta autoestima o insegura.

Te pido me ayudes a canalizar mis sentimientos, penas y dolores
con cultura y dominio de mi parte, callando también cuando la
caridad me lo exija y expresando lo que ayude a construir fraternidad.

Que decida mis valores y mi propio estilo de conducta.

Que edifique la comunidad para tratar y ser tratado con respeto
y confianza para saber decir si o no con rectitud.

Mira que a veces no pienso antes de actuar y esto perjudica a todos.

Me da temor cambiar de opinión, y sobre todo cambiar mis estructuras
por un nuevo ritmo de vida que abra nuevos horizontes.

Me cuesta pedir lo que necesito y me duele cometer
errores; por eso me siento mal conmigo misma, limitada y poco
dueña de mis actos, pensamientos y de mi mundo interior.

Por eso no soy gente asertiva que me esfuerce con tu gracia para
que reconozca mis derechos y los de otros con quienes intercalamos
para empezar a adoptar el estilo asertivo con mis gestos, experiencias
e incluso en el volumen de mi voz con aire auto formativo; con mirada
adecuada, tono de voz claro y audible y un gran esfuerzo de escucha.

Que me deje guiar por ti Padre, para no buscar seguridades que
incomodan y ponen barreras a la comunicación con los demás.

Que aprenda a mirar de frente con limpieza y sin amenaza para que
confíen en mi poder de cambio, que considere todos los problemas
ajenos como mis problemas para apoyar a otros que me necesitan
sin distraerme, para transformar la crisis en oportunidades
creativas, las derrotas en éxitos y las frustraciones en logros.

Sé que te necesito Padre y necesito hacerme
persona, amando a los que están junto a mi.

Hazme instrumento dócil en tus manos para que realices
tu obra en mi, quiero ser santa de verdad aunque no sea
tan asertiva en mis actitudes de mujer consagrada.

En ti confío, a tu voluntad me acojo,
y te amo sobre todo. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN A DIOS QUE HA SIDO, ES Y SERÁ A LA LUZ DE LA LITURGIA.

Yo te amo precioso tesoro trinitario por ser quien eres, porque eres el
amor y por eso nos enviaste a tu Hijo único y a tu Santo Espíritu para
santificarnos y acogernos a tus planes salvadores.

Yo te amo precioso tesoro trinitarío, para ti el honor y
la gloria porque tuya es la grandeza, riqueza, eres el
Santo de los Santos el único Señor dueño de todos.

Yo te amo porque eres fiel a tu promesa, leal
y justo en tus planes, porque prometes tesoros de bondad
a quienes no te buscan con sincero corazón, orientas todo
acontecimiento en función de tus planes salvadores, seduces
a quienes escoges para enviarlos y conduces al hombre a la plenitud.

Te amo porque eres perfecto en todo lo que haces, tus mandatos son rectos
y nos alegran, tu voluntad es pura, duradera, eres justo porque defiendes
a los rectos de corazón y no rechazas a nadie por sus maldades.

Yo te amo porque eres el Dios de nuestro Padre, siempre serás
misericordioso, eternamente y nos auxilias desde tu santo cielo y nos
comprendes con tu humildad, tu poder, sacias de favores a todo viviente.

Eres el rey Soberano, Madre y Padre porque en la creación y
redención estuviste presente en nuestra historia, no nos abandonaste.

Te amo porque eres nuestra fortaleza, libertador, escudo, baluarte
y lámpara que ilumina las tinieblas del pecado, nos proteges del
enemigo, eres emperador de todo lo que existe, nos hablas y escuchas,
pero también nos escondes del enemigo y nos liberas con tu plenitud,
eres grande muy digno de nuestra alabanza, ante ti no existe ni oscuridad,
tinieblas, eres para mi la maravilla de la creación, el centro de mi
atracción y encuentro.

Te amo porque necesito proyectar mi amor en ti, dame tu corazón
para que yo viva en tu pequeño sagrario, me gusta hacerme pequeña
sin perder mis atributos de dueño y todo cuanto existe.

Vive con amor todos los segundos que te regale, soy canal de gracias
y premio para el mundo tu vida y la misma vida es una gran prenda de
salvación, no la desprecies aunque te canse o fastidie por tus
años, anímate desde dentro, si supieras que ya permito muchas cosas adversas
para el bien de los que amo, para los que según mis designios, serán salvados.

No dejes escapar nada de tus días, ofrécelos como plegaria en bien de otros
que están junto a ti, camina en la rectitud y la inocencia, no pierdas tu
tiempo con resentimientos cosas vanas, aléjate del bullicio y de las discordias,
entra en tu sagrario, ahí estoy esperando tu visita, llegaste a mi en las alegrías
y dolores, estoy contigo no te abandonaré, nunca te dejaré sola, estoy en el mundo
y la eternidad, te acompaño porque sin mi no harías ningún acto de virtud, háblame,
salúdame, quien creyera que me agrada tanto hablarles, escucharles y ante todo
amarles y brindarles mi compañía y presencia.

No dejes de amarme y de glorificar mi nombre
que yo te lo reconocerle eternamente. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DE COMPROMISO TERESIANO.

Gracias Señor Jesús porque nos llamas a orar sometiendo
nuestra alma a tu acción santificadora, amando y
dejándonos arriar por ti coro y con plena confianza.

Creo en tu acción santificadora y me someto
a tus planes con amor, humildad y confianza.

Creo en tu amor, amistad y espero en tu voluntad
para acoger a todos con amor.

Que tantas carreras y compromisos de que está tejida
nuestra vida Señor, no sean un estorbo a nuestra
santidad personal, porque tu puedes actuar en el
fondo de nosotros para santificar las obras
ordinarias que hacemos con amor.

Jesús, sé que la única gloria verdadera es la salvación,
por eso, que no luche por mas coronas; ni mas méritos,
ni mas virtudes, sino que me dedique a darte gloria,
alabanza y honor desde ahora y para siempre.

Dame la santidad que sobrepasa todo conocimiento y
un dinamismo interior para trabajar con tenacidad en
función de los pobres, pecadores y necesitados
porque para ello fui llamada.

Que no pierda más mi tiempo y aprenda a confiar
con humildad en Ti que eres la verdad, el
camino y la meta de nuestra existencia.

Oh Teresita, enséñame tu caminito de infancia
espiritual y haznos personas de oración. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DEL RETORNO.

Tu nos invitas Jesús a cambiar de meta y actitud.

Tu nos invitas Jesús a dejarnos penetrar por la verdad.

Tu nos invitas Jesús a renunciar al pecado de infidelidad, a
renunciar a las ataduras, afectos y defectos para poder dar una
vuelta radical a la santidad, amor y humildad para darle
cabida a tu presencia viviendo solo para ti que eres fuente del amor.

Acepta nuestros defectos e imperfecciones para poder vivir
solo para ti y colaborar en la obra salvadora como deseamos.

Que nuestras energías queden canalizadas en tu amor para hablar de
santidad con testimonio claro de servicio, sacrificio, paciencia, entrega y
amor siempre recreado y fortalecido en las virtudes teresianas y humanas.

Apártame del engaño viviendo a medias o en pecado.

Apártame de, toda falsa resignación, orgullo y soberbia que a
veces acomoda nuestra vida a la rutina y vida fácil.

Hoy te contemplo y amo como el Dios fiel enamorado
que se hace grito interpelación en mi vida.

Hoy te contemplo y amo como el Dios de todos,
siempre perfecto, que todo lo hace bien, para
santificar nuestras obras ordinarias de manera
que parezcan extraordinarias y puedan
servir para la salvación de muchos.

Hoy retomo todas las gracias que tu me concedes para
sacar de mí el pesimismo viviendo en tu profunda
intimidad, sintiendo gozosa que me transformo en ti
y me libero estorbos y amistades para abrirte camino.

Hoy se me impulsa día a día mi corazón buscándote en lo
profundo de mi ser y elevando mi mirada agradecida a
cada instante, porque veo a un Dios presente y caminante.

Alábame hacia ti, pues eres la fuerza transformadora de mi
nada y debilidad, cuento contigo, estoy dispuesta a todo,
con tal que tu voluntad se cumpla en mi, solo ambiciono
amarte sin medida para poder soportar los defectos de los
otros, para poder guardar silencio y brindar una palabra
llena de sabiduría a quienes me necesitan.

Sólo ambiciono confiar siempre en tu amor y no
alejarme de tu palabra que me ilumina y me da
fuerzas para darte gusto sin un átomo de egoísmo.

Sólo ambiciono darte gloria sin desperdiciar las gracias actuales
de mis sacrificios hechos con amor y asumidos como parte necesaria.

Acepto Padre lindo mi presente, pasado,
futuro y mis hermanos como dones de tu amor.

Acepto Padre lindo los sacrificios que me toque
hacer y asumir como otros regalos de tu amor.

Acepto Padre lindo el dolor que me causa mi egoísmo,
individualismo y amor propio porque así me reconozco
débil, necesitada de tu ayuda y amor.

Aleja de mí el orgullo y soberbia que me estorban
y ayúdame a ser más tolerante, respetuosa y sencilla
para sembrar la unión acogiendo a todos por igual.

Dame generosidad para sacrificar hasta el heroísmo en forma desinteresada
a favor del Evangelio, pues sin ti nada puedo, valgo ni soy.

Señor, que aportemos a este mundo enfermo por el
ruido y la prisa; el silencio y serenidad.

Señor, que frente a los criterios del consumismo y hedonismo, presentemos
la experiencia de gratitud, belleza y simplicidad.

Señor, que este mundo dividido por la violencia, competencia,
lucha ensangrentada, pasión, y venganza le presentemos unas relaciones
generosas, humildes, reales en la donación, contemplación y misericordia...

Pero ante todo, sí... ante todo que adquiramos una vida cimentada en la
oración, fidelidad humilde, sencilla, para que fortaleciendo
nuestra vocación podamos animar a otros a la fidelidad sin límite.

Danos muchas vocaciones auténticas y perseverantes para tu gloria.

Danos valor de orar mucho, para superar obstáculos
que impidan el crecimiento de nuestro Instituto.

Gracias porque siempre nos escuchas. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



CUOTA INICIAL ANTES DE LLEGAR A LA PUERTA DEL CIELO.

Vengan benditos de mi Padre a tomar posesión de mi reino,
porque practicaste la caridad, misericordia y perdón.

Si, fuiste comprensivo y respetuoso, por eso,
vengan a compartir la salvación con los que ustedes
mandaron a este lugar con su testimonio, amor y consejo.

Cantemos juntos el himno de alabanza; yo soy el alfa y omega;
ustedes son mi gloria y corona, sean benditos ahora y por
los siglos, aquí en mi reino todo el oro del mundo esta aquí y soy yo.

Vengan benditos de mi Padre todos los que ayudaron
a las necesidades y los amaron con heroísmo.

Entren a su gloria todos los generosos que compartieron su pan,
vestidos y practicaron su misericordia con presos y enfermos.

Para ustedes hoy el mejor puesto a mi derecha y mi amor, el premio
reservado para ustedes está hoy en sus manos; los elegí desde
antes de nacer para que vinieran a este estado.

No cesen de cantar las maravillas realizadas en cada uno.

Estaré alegre con su compañía, son mis predilectos.

Entren también y sean bienvenidos y benditos todos los que fueron
dedicados en el rato, comprensivos, bondadosos; para ustedes muchas
habitaciones llenas de calor y santidad y del cristal más luminoso y bello.

Sigan, los que enseñaron el bien y la verdad y buscaron la felicidad
para otros y la incomodidad para ellos, aquí está su salud.

Los que animaron a otros a cambiar y les dieron la mano.

Ustedes brillaran como brillo yo, como
antorchas por toda la eternidad.

Seré la fuente de su luz, por ello
nunca dejarán de iluminar a otros.

Señor, nosotros los egoístas, los que tratamos mal
al prójimo y menospreciamos con críticas destructivas
y palabras hirientes a los otros; los que fuimos tacaños,
odiosos, rencorosos, envidiosos porque no hicimos nada para
corregirnos o porque nadie nos hizo caer en cuenta, hemos
llegado aquí, sin cuota inicial para pagar nuestra habitación,
¿qué puesto nos corresponde aquí donde la oportunidad se terminó?.

Sí, hijos, ustedes tendrán cada uno su mansión pero
será del material que envió para su construcción.

Procuren adaptarse porque permanecerán allí por toda la eternidad.

Cada uno dio su cuota y con ella se edificó.

El tiempo ya terminó y soy justo y verán
doy a cada cual lo que le pertenece.

Los amo a pesar de todo, pero no podré venir a verlos
nunca jamás, no sois dignos de contemplar mi gloria.

Yo, di mi vida por ustedes, di mi Hijo amado
y les di los medios necesarios.

¿Algún reclamo justo?. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA BENDECIR UNA HABITACIÓN.

Bendice Señor esta habitación
aparta lejos de ella
todas las aseñanzas del enemigo.
Haz que tus ángeles la habiten y la defiendan,
y tu bendición descienda sobre nosotros.
Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

(Antonia Gutierrez Delgado - El Carpio- Córdoba - España)



ALABANZA Y AMOR AL DUEÑO DE TODO.

Alabado seas mi Señor, Santo es tu Nombre por siempre.

Para Ti honor y gloria de parte del universo entero.

Para Ti el amor encerrado en hombres y
mujeres de buena voluntad y justo corazón.

Para Ti sacrificios como actos continuos de reparación
y alabanza desde la creación hasta el fin del mundo.

Para Ti Padre el amor de tu hijo Jesucristo y Santo Espíritu.

Te alabo Padre desde el corazón de tu hijo, con él y por él.

Te alabo Padre desde el pesebre hasta la cruz con tu hijo.

Te alabo por los caminos recorridos por Cristo y con el te
ofrezco el palpitar del mundo y su dolor que hoy afronta, para que
nos aceptes como hostias vivas de reparación y amor.

Te alabo Padre desde el corazón de los justos y pecadores.
Te alabo desde el corazón de los que aún no te conocen y
por ello ofrezco el sacrificio de los altares.

Alabado sea mi Señor por quienes te buscan con sincero corazón.

Alabado sea mi Señor por los desplazados, pobres, enfermos,
ancianos y huérfanos que sufren sin consuelo.

Alabado seas mi Señor por quienes se apartaron
de ti a causa de nuestro egoísmo y pecado.

Alabado seas por siempre por la sangre preciosa
de Jesús que lavó la humanidad y nos salvó.

Alabado seas por los que te sirven en tu gloria.

Unimos nuestra adoración, amor y alabanza a la de tu hijo y caminamos
con Él para que nuestra vida sea grata a ti Padre de bondad.

Nos unimos a la adoración, amor y alabanza de todos
los santos del cielo y justos de la tierra,
para ser fieles a tu amor y sostener el optimismo.

Nos unimos al sí de María, a su santidad para ser
santos como tú y poderte alabar eternamente.

Te amo Oh Dios sobre todas las cosas; Padre,
me pongo en tus manos, haz de mi lo que quieras
lo acepto todo si tu voluntad se cumple en mí.

Muerte mi corazón a tu gracia, amor y santidad, para ser solamente
tuya Oh Cristo esposo y llegar a ti con mi lámpara encendida.

Jesús, hijo de David, ten compasión de mi que
soy pecador, ten compasión de Colombia y del
mundo, y que no nos dejemos desanimar por nada.

Danos fortaleza de espíritu para mantener
el optimismo y santificar tu nombre en
todos los carro los de la historia.

Pon tu mano sobre mí Señor, yo te necesito y
acepta Padre lindo el sufrimiento de la humanidad,
en reparación de sus pecados, yo te lo ofrezco.

Te amo, eres mí fortaleza y como quiero ser canal
de santidad, haz que no me deje aplanar por las
dificultades, que me deje amar de Ti, eres el amor,
quiero brindar amor, llena pues mi corazón de tu
gracia, amor y santidad, por ellos y todos los suyos
te ofrezco el sacrifico santo de los altares de la
tierra y tu gloria del altar del cielo.

Acéptanos como sacrifico santo agradable a ti por
la salvación del mundo, aumenta nuestra fe Señor,
danos entrañas de misericordia ante toda miseria
humana, abre nuestro corazón a tu gracia para ser
solo tuyos, cuándo Señor tendré el gozo de verte...

Espero que sea muy pronto, yo creo,
espero, adoro, amo por los que te olvidan o
se cansaron de sufrir sin asumir, dame Jesús
la sabiduría para acoger a todos por igual,
dame tu espíritu de santidad sobre mi y sobre
aquellos que se apartaron de tus mandatos.

Salva Señor al pueblo que redimiste con tu
sangre, ven sobre cada uno de los que han
habitado, habitan y habitarán este planeta,
para que seamos santos en tu presencia.

Jesús mío misericordia y perdón por los
pecadores, acepto su amor y aplico misericordia
a quienes me buscan con sincero corazón.

Los amó a todos por igual, son santos en
mi presencia porque yo he puesto mi
santidad en cada uno de ustedes,
confíen en mí, abran su corazón
a la gracia, oren mucho y no los abandonaré.

Gracias por buscarme y confiar en mi, sí, es lo mejor y
lo que más me agrada, reciban mis bendiciones, soy
misericordioso y justo, doy a cada uno lo que necesita

No piden porque no saben pedir lo que me agrada
aunque me agradan sus peticiones, aunque no me amen yo
los amaré, soy amor, aunque no me vean camino con
ustedes, soy fuerza y salud, aunque calle hablo claro
al corazón, aunque viva en mi gloria estoy con ustedes,
los amo aunque se olviden de mí, no los olvidaré.

Reciban diariamente mi perdón, los espero aquí
en mi reino preparado para ustedes,
padre yo amo la belleza de tu casa, el
lugar donde reside tu gloria. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



EL VERDADERO MISIONERO.

Señor, sabemos que nos llamaste a colaborar en la obra misionera,
pero estamos confundidos porque hoy miles de personas que
asumieron la tarea mejor que nosotros "tus elegidos".

Para no desanimarnos ayúdanos a ser siempre personas de paz, a orar
por ella, a buscar el encuentro con las religiones no cristianas, a fomentar
el respeto y los valores sin tratar de imponer los nuestros, orar por la
paz colaborando con lo bueno que hay en el mundo sin rivalidades ni competencias.

Anunciarte a ti Cristo y a demostrarte ayuda, buscar una
sociedad más humana, a servir, asumir hechos y esperanzas de los
pobres, luchar por la justicia y bienestar de todos.

Con el estilo de Jesús, gestar comunidades cristianas
que se pongan gozosas al servicio de los otros.

Compartir y dialogar con todos lo poco que tenemos, mantener
nuestra mirada puesta en ti Señor dueño de la mies.

Sirviéndote en los más pobres, necesitados,
estar disponibles a tu voz, espíritu y voluntad.

Sin cruzarnos de brazos, superando los momentos difíciles, a ser instrumento, salvación
del hombre total, saber escuchar y aprender del otro sin imponer nuestra cultura.

Gracias porque siempre nos animas y escuchas, que luchemos por la verdad que sean
disponibles al servicio misionero, no se desanimen que hay mucho por salvar en ustedes,
dejen el pesimismo, superen el cansancio, oren mucho, sigo contando con ustedes
hombres y mujeres de buena voluntad y de fe, los amo como sea son mis predilectos
pero no los mejores, no importa así los quiero a todos. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ME FALTA APRENDER:


· Aceptar y vivir su Palabra.

· Desprenderme y renunciar a todo lo que me ata al mundo.

· A perseverar en FE y hacerla crecer.

· A perdonar y cumplir el mandato del Amor.

· Capacidad para entregarme completamente a su voluntad.

ESPERO APRENDER TODO ESTO Y PRACTICARLO.

(María Eugenia Ochoa Medina - MVP - Colombia -)



ORACIÓN EN MANOS DEL ALFARERO DIVINO.

Quiero ser un vaso nuevo, llévame de tu mano Señor,
aleja de mi el pesimismo que no me deja caminar.

Sé que soy infiel, voy y vengo sin sentido, camino como
cacharro inútil buscando donde estar segura sin
problemas ni penas que desestabilizan mi existencia.

La tentación y prueba salen a mi paso, el dolor y
desesperanza hacen únicas el sentido de mi vida,
lo acepto todo con tal que tu voluntad se cumpla en
mi, te necesito para dejarme moldear.

Humedece mi espíritu con la fuerza de tu
amor para poder amar y dejarme amar.

Hazme una persona auténtica, limpia como el agua de la fuente y transparente
para transmitir ternura, misericordia y ser siempre disponible a tus planes
salvadores de acuerdo a los necesitados de la historia.

Hazme creativa y solidaría con el pobre que va a mi
lado buscando apoyo y escucha, dame consistencia.

Hazme útil y dócil en tus manos, que el dolor que ha llegado
a mi puerta me purifique, para ver con claridad tu voluntad
y no cese de dar una vida agradable y santa a tus hijos,
quiero entregarme de nuevo, para que llevada ya de la mano,
en tu corazón de padre pueda amar y sufrir y vivir como tu
amaste, sufriste y viviste con tus hijos.

Hazme una religiosa misionera nueva
en la forma de ser y pensar.

Nueva en la forma de ver y juzgar.

Nueva en la forma de sentir y valorar al otro.

Nueva en la forma de compartir y vivir.

Nueva en la forma de orar y disfrutar tu compañía.

Nueva en la forma de dar y recibir.

Nueva en la forma de abrazar la vida y dolor.

Nueva en la forma de tratar a los demás.

Nueva en la forma de aprender y enseñar.

Nueva en la forma de caminar hacia ti, alfarero
de mi alma, que quien me mire, te vea. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIóN DE COMPROMISO.

Sí, Jesús amarte y procurar que seas amado, darte de beber
como tu mismo me enseñas cada día, recordaré con frecuencia
tus gracias para amarte más y entregarte mi amor y vida,
leyendo con atención el Evangelio para sentir tu dulzura y
disfrutar la verdadera felicidad que eres tu.

Reconozco tu grandeza y miseria, mis ingratitudes, ven en ayuda de
mis debilidades, para amarte con todas las fuerzas de mi alma, ayúdame
a evitar cualquier clase de culpa, y así corresponder a tus gracias.

Que no te desagrade más con orgullo, impaciencia, murmuraciones,
violación de las reglas y miles detalles más ten piedad de mi.

Quiero ser solamente tuya en plena conformidad a tu voluntad
recibiendo dolores y alegrías con el mismo ánimo.

Oh Jesús, ven a mi alma con tu amor y santifícala, toma posesión de
mi corazón y transfórmalo, quémalo que en mi haya indigno de tu
presencia, pensaré siempre en ti, te invocaré.

Acéptame como hostia viva agradable a ti por la salvación del mundo y
en reparación de mis pecados, los del Instituto y mi familia. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



TU FIDELIDAD PROYECTADA EN MÍ.

Si miro para atrás Oh Jesús, encuentro tu fidelidad proyectada
en mi sencilla vida desde que pensaste en mi, alimentaste mi
bautismo en un lugar comprometido con la fe sus antepasados
y de mis padres, hermanos y familiares, hiciste que tu fuego
se proyectara en mi con el catecismo, preparaciones a los
sacramentos, novenas, rosarios, jaculatorias, trabajo,
sacrificio para salir adelante en medio de pequeñas, pero
grandes dificultades que rodearon mis escasos doce años
que pase en el seno de mi hogar que hoy agradezco con amor y
alabo tu presencia actualmente siempre allí entre nosotros.

Me llevaste de la mano por medio de mi primera educadora que
descubrió en parte los dones con que me habías enriquecido y me
sacó de mi ambiente para que adelantara mis estudios.

Me cuidaste durante 14 años como tu verdadera predilecta durante las
cuales me preservaste de muchos peligros, amistades, escenas vacías,
para que mi amor fuera sólo para Ti.

Me rodeaste de un ambiente religioso por donde
caminé, estudié y viví mi juventud.

No permitiste que el ocio tocara a mis puertas puesto que me
tuviste bien ocupada desde que tuve uso de razón hasta hoy.

Me diste familiares, amigos, educadores religiosos y pocas amistades para
que entendiera el milagro del silencio donde escuché tu amorosa invitación
"tu amor es para uno" que fue voz respetuosa e insinuante.

Moviste mi espíritu desde escasos 14 años para que empezara
a tocar puertas para responder a tu llamada.

Me instruiste desde el fondo de mi ser para que pronunciara mis votos
religiosos cuando no encontraba otro camino de respuesta a tu llamada sin
pensar aún que llegaría el momento de realizar tus planes en mí.

Me hiciste pasar hambre, frío, calor, abundancia, incomodidades y la
vida bien cómoda donde hiciste tu recorrido conmigo para que entendiera
que todo es oropel y que tu sólo eres la plenitud y razón del sufrimiento,
la vida, amor y de las carreras del tiempo.

Tu fidelidad se hizo manifiesta en mi cuando para tu gloria y confiando
en tu providencia que había experimentado desde niña pude continuar mis
estudios y terminarlos en medio de un torrente de sacrificios y ayudas
que nunca imaginé y que hoy agradezco a quienes aportaron algo en pro
de mi formación especialmente al Instituto.

Hoy me estremezco al recordar que apenas sacaba mi título con un corazón
dispuesto a hacer tu voluntad, se me abrieron todos los
horizontes; desde el último toque, de tu llamada y entiendo que debía
renunciar a vanas ilusiones para consagrarme por completo a tu silencio.

Parece que fue siempre ayer.

Desde aquel confuso pero pacificante paso, siempre me has enseñado a caminar presto
luchando por servirte, sin descuidar la luz de tu presencia que habita en lo más
profundo de nuestro templo vivo y sagrado, en esa hostia donde moras siempre en mí,
amando, tu en mi y yo en ti mientras me apuro por responderte siempre arrepentida de
no hacer lo máximo por agradarte...

Tu fidelidad se hace minuto a minuto en mi, al descubrir mi
pobreza radical, mis pecados, vacíos, necesidades y falta
de compromiso serio con el trabajo de operaria de tu reino.

Se que me aceptas como soy y esperas que llegue a tu plenitud de
la respuesta a tus dones proyectados en mi corta y maravillosa vida.

Siento que aún me llevas de la mano como un niño que
no sabe caminar, sé que no me soltarás porque tu amor y
fidelidad se han fundido ya y nadie más nos separará.

Acéptame hoy y siempre como hostia viva, agradable en tu presencia, que el
amor a tus planes salvadores sean siempre la razón de mi existir. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



LA FRAGUA.

Templaste Señor como el hierro en el fragua que esta cuestión de amores
toque las entretelas de todo nuestro ser sublime, la vida que un día te
entregué, caliéntame hasta el rojo vivo, pónme en el yunque de nuevo y moldéame.

Que tu fuego forje una vida entera, purifícame hasta que llegue a
configurarme contigo, que tu espíritu y el mito se fundan en uno solo,
que la llama de tu corazón caliente el mío, que mi realidad martillada
por la vida misma produzca abundante hecho de santidad.

De que me sirve hacer tu voluntad... abandonar un hogar, obedecer, entregar
todo mi ser, ser pobre, piadosa o salirme con los míos.

De que me sirve correr tanto, llevando al hombro mi casa y morral
sin una familia propia que me acoja, un sueldo que me de garantías y
una libertad que haga madurar mi vida sin ataduras.

Que el recorrido de mi propio camino deje hullas, descubriendo
el valor de tu llamada y yo misma me respondo.

Actúa en todas las fibras de mi ser para que no entienda
tu misión si no que la realice puesta en ti y la valore.

Dale gusto al yunque de mi propio sacrificio, lánzame por las sendas del
amor y perdón, potencia señor mi vida con tu palabra que da luz,
convócame de forma nueva a la misión, dame amor, para soportar la
cruz y anunciar tu evangelio al lado de María. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



MARÍA VIRGEN Y MADRE.

María, mujer oyente de la palabra salvadora.
AYÚDANOS A ESCUCHAR A TU HIJO.

María, mujer orante de la palabra amada,
oferente de la palabra amada.

QUE SEPAMOS OFRECERTE NUESTRO MUNDO,
CON EL MUNDO MARAVILLOSO DE TU HIJO...

María, madre que comunicas la palabra con amor.
DANOS PALABRAS DE SABIDURÍA PARA QUE NUESTRO MENSAJE
LLEGUE AL CORAZÓN DE NUESTROS EVANGELIZANDOS.

María, mujer virgen siendo madre.
DANOS ENTRAÑAS DE MISERICORDIA ANTE TODA MISERIA HUMANA...

María, mujer enviada a ser discípula del hijo de tus entrañas...
QUE SEPAMOS LLEVARTE EN NUESTRO CORAZÓN.

Lánzame de nuevo a la acción apostólica misionera,
hazme misionera para hacer misioneros en mi círculo.

Ubicada ya en la palabra y el campo de las mieces sondeando mis pérdidas
y ganancias, amores, descubro como a través de una antorcha nueva que
tu eres la mujer siempre dócil a la palabra, que puedes llevarme a lo más
profundo del mensaje de tu Hijo... pero témplame con tu amor de madre
dolorosa para que pueda aficionarme a la palabra que transforma.

Hazme oyente y servidora de la palabra que me configura con la imagen
de tu hijo transformándome en tu hijo que hace la voluntad del padre.

Que dice hoy esta palabra en un mundo dividido, que me dice esta palabra en
una vida atada, que digo yo de esta palabra cuando tantos dicen ya de ella,
que hago yo de esta palabra cuando ya ni sé orar, porque ya experimento la
cercanía del padre en mi que me lleva a la quietud y al silencio activo, que escucha.

María Madre de la serenidad hazme contemplativa dentro de mis quehaceres
diarios, que me esfuerce en escuchar, antes de hablar, que ore antes de
comunicarme con otros, que me deje amar antes de ofrendarte mi trabajo,
que sea madre de amor, que hable más mi silencio que mis palabras.

María Mujer ideal, modelo perfecto de santidad
ruega por nuestros ideales de perfección.

María Mujer nítida, pura única en la historia
ruega por la juventud que quiere probar el mal.

María Mujer madre del verdadero Dios ruega
por los hogares destruidos por el desamor.

María Mujer alegre por tu sí incondicional
ruega por tus ancianos enfermos y desamparados.

María Mujer consagrada como esclava del Señor ruega por la vida religiosa
y sacerdotal para que seamos responsables de la misión encomendada.

María Mujer libre porque aceptaste la palabra del Señor
ruega por los encarcelados y secuestrados.

María Mujer amiga del hombre la mujer pobre brinda consuelo
a los que sufren los secuestros de la guerra.

María Mujer dichosa porque has creído, atiende a los
abandonados que caminan por las calles sin hogar.

María Mujer abogada del pecador, consuela desde
el cielo a los agonizantes de cada día.

Danos madre una actitud de hondura y de silencio. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN PARA HACER MISIONEROS.

Señor, mi diario personal habla de hacerme misionera llevando
una vida oculta, silenciosa para forjarme grandes ideales.

Mis proyectos dicen que debo llevar una disciplina amable para
cumplir diariamente el trabajo con calidad total regenerando
vida en función del quehacer misionero.

Ahora que humildemente reconozco tu fidelidad en mi renueva mis fuerzas
para hacer de mis alumnos y padres de familia unos grandes misioneros
que fraguados en el yunque de sus días den un nuevo sentido a sus vidas.

Recuperaré fuerzas, recargaré energías, saldré poco a poco de mi cansancio
que es siempre bendición, acompañaré a mis alumnos y me haré acompañar
de los mayores para que crean energías expreso mis sentimientos y
preocupaciones con sencillez para no quedarme solo en la gran familia humana.

Ayúdame a recibir la crisis con humildad, para
quedar acrisolada en el fuego del dolor y soledad.

Hazme misionera nueva para transmitir la fe siempre renovada a los nuevos
misioneros que vuelen hacia el norte, el este y oeste predicando su nombre.

Me uno a ti y a la fuerza de mi hermano para sentirme apoyada y reforzada en
este camino, redímeme por dentro, con metas claras que construya mi existencia,
para dejar en mis senderos Misioneros siempre nuevos. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DE MEDITACIÓN.

Señor aunque mi crecimiento espiritual no lo veo claro,
imploro Tu presencia para sumir mi vida fraterna, como
cristiana comprometida con la Iglesia Espiritual.

Que refuerce mi acción social y sentido solidario frente
al pobre y necesitado con verdadero espíritu y humildad.

Que no sea rutinaria y superficial en mi oración y participación
eucarística, pues tu sigues estando allí, ayúdame a superar defectos que
me dejan vivir como debo, mis consejos evangélicos con creciente perfección.

Que no me dejes bloquear o mover tan fácil el piso en los
momentos de conflicto, que pueda valorar a mis hermanas y
hermanos como verdaderos hijos tuyos, respetando sus diferencias.

Abre mi corazón a la problemática de quienes me rodean,
para que pueda dar la mano a quien me necesita.

Aunque sé que tu eres la fuente de toda santidad, no
dejes que descuide mi apostolado y esfuerzos
continuos para alcanzar esa santidad que me ofreces.

Sé que me pides conversión permanente y me desanimo
cuando no me convierto de una vez por todas.

Me exiges que ore y vele para no caer en
tentación, sin embargo descuido tu presencia.

Me das tu palabra diariamente y como me la sé de
memoria, no la profundizo, ni la actualizo en mi vida.

Me regalaste muchos hermanos y hermanas y como tengo de sobra no
los valoro como don tuyo, porque me detengo sólo en sus defectos,
sabiendo que están dotados de cualidades, como todo ser humano.

Me distes muchas capacidades y dones que no los he sabido aprovechar en
función de la convivencia social y de la unidad de las diferencias.

Me pones en camino de renovación capacitándome para
rectificar mis actitudes, sin embargo sigo indiferente.

Me creo evangelizada y por eso desprecio la evangelización que
me brindan mis hermanos de otros credos y religiones, sabiendo
que tu amas igualmente a budistas, ortodoxos, musulmanes...

Me permites ser fiel y perseverar en mis compromisos,
pero sigo estancada en mi egoísmo y comodidad.

Mis defectos están tan arraigados que me acostumbre
a vivir indiferente a tus reclamos amorosos.

Ayúdame Señor a sacudir mi vida para que no se me vaya
disuelta en el humo y viento de la historia.

Dame el don de la humildad para aceptar las diferencias, reconocer
los errores, pedir ayuda y expresar con respeto mis puntos de vista,
cediendo en lo que debo en función de la paz y bien común.

Que sienta como mío el trabajo de la comunidad y me
integre a ella para ser fuerza viva que transforme.

Señor en mi esfuerzo de vivir la identidad misionera del Instituto, pido la gracia de
la oración para hacer fraternidad y desafiar los problemas del presente milenio.

Que empiece por acoger como profeta y testigo
de tu resurrección la conversión permanente.

Hoy te presento el dolor de nuestros seres queridos, perdono a quienes
me hacen sufrir, que tantos conflictos a veces afronto, me inviten
a la perseverancia, oración y me lleven a cultivar con
entereza la vida espiritual, con transparencia y creatividad.

Te ofrendo el Instituto y nuestro mundo conflictivo y pecador, para que todo
quede transformado en un solo átomo de amor a Ti, por la salvación de los hombres
que salvaste. Aparta de nosotros el espíritu del mal. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DEL DISCERNIMIENTO.

Señor tu le hablas al corazón y le reclamas un
amor más concreto y una fidelidad más profunda.

Al principio te amé con entusiasmo porque no conocía las implicaciones
de aquel amor y aquella fuerte atracción que me atrajo a Ti.

Ahora con mis infidelidades que me hacen retomar mis compromisos
y buscar nuevas formas de respuesta a tu elección, me acerco a Ti
para que sin ninguna ilusión de mi parte, sino la de servirte
incondicionalmente con humildad, con mis limitaciones físicas y errores.

Te ofrezco mi reparación de los pecados de los consagrados
y del mundo, por quienes te ofrezco desde ahora los latidos de mi
corazón y las partículas de la materia y los sufrimientos
que hay en mi cuerpo, como otros actos de amor.

Te ofrezco las comuniones y misas para alabarte y reconocerte como autor
y consumador de salvación y modelo supremo del amor.

Te ofrezco lo que soy y que deba sufrir por
la renovación de la Iglesia universal, azolada ahora por
los conflictos internacionales que la atacan.

Te ofrezco el cansancio que a veces me desanima
en mi labor de educadora y servidora misionera.

Te ofrezco mi oración cargada de
nobles sentimientos y a veces fría y distraída.

Te ofrezco el sacrificio de los míos, unido al sacrificio
del Instituto de sacerdotes y religiosas consagradas,
en reparación de los pecados que se comenten diariamente.

En reparación de los que sufren más y quieren
quedarse en el pecado sin volver a Ti.

Te ofrezco el sufrimiento del Santo Padre, su vida gastada por la
edad, que es ahora verdadero testimonio de santidad para el mundo.

Te ofrezco por la renovación de la misma Iglesia
y por la unidad de todos los credos religiosos.

Ahora más que nunca entiendo la necesidad de oración y reparación,
pues yo misma amada por Ti, me separo de tu amor metida en un activismo
frío y sin proyección a veces, me dejo enredar de las aguas caudalosas
que encuentro en mi camino, por no tenerte como meta.

Sé que no me puedo convertir de una vez y para siempre porque la tarea es lenta,
pero no me dejes aflojar en mi oración y optimismo por ser santa de verdad.

Sé que tu me lo exiges por los desposorios que firmamos
un día y que muchas veces hemos renovado.

A veces creo haber empezado por fin mi tarea de salvar a otros
que aún no te conocen, pero yo misma como que pierdo el objetivo
y me dejo enredar por detalles que me apartan del camino salvador.

Por eso vuelvo hoy aquí, a emprender el vuelo de amor y fidelidad
que un día te jure y nos juramos, tu has cumplido con lo tuyo,
porque al mirar atrás veo que has estado conmigo en el dolor
de mi actividad misionera, en mi salón de clase, animándome
desde dentro para que no me de por vencida.

Has estado en mi familia organizando lo que yo nunca hubiere
organizado, moviendo corazones para que me acepten como soy.

Me has dado hermanas buenas y conflictivas que retuercen mi oración, me has
dado fuerzas y fe para enfrentar la vida como yo nunca me imaginé, me has dado
seguridad de que algún día viviéramos juntos por tu predilección por mi.

Confío en ti, pero no me siento tranquila sintiéndome salvada.

Deseo que las generaciones pasadas estén contigo, las
presentes te busquen y te amen y las generaciones te reconozcan como
el único Dios Verdadero y marchen a tu Gloria, porque mi único
anhelo es la íntima comunión contigo y los elegidos en la eternidad.

Se que aún no te he cumplido con todas mis promesas que un
día juntos firmamos, pero confío hoy más que nunca en Ti.

Hoy te amo con conocimiento de causa y espero
que todos te amen por siempre. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



MI ORACIÓN DE SIEMPRE.

Como te amo precioso tesoro Trinitario, por el gran
misterio encerrado en la encarnación de tu Hijo, que
este diario vivir, se vuelve fuente de verdadera oración
en forma renovada para gloria tuya y bien del mundo.

Dame espíritu de sacrificio y amor para dialogar,
escuchar y acoger a todos sin discriminación.

Libérame y libera a los enfermos terminales de todo pesimismo,
ayúdame a crecer en fe y compromiso por los más necesitados.

Padrecito Lindo que mi vida cambie un ángulo de trescientos sesenta grados,
porque la oportunidad se termina y la vida es corta, muy corta.

Tú me dices, sino quieres padecer rehúsa a ser coronado.

Por eso quiero ofrecerte los sacrificios voluntarios que más
pueda, para acoger la salvación que me ofreces, lo acepto todo con
tal que tu voluntad se cumpla en mí, para conseguir la corona de
gloria para la humanidad redimida ya por tu misericordia.

Con las gracias que he recibido por mi consagración
acéptame como hostia viva agradable a Ti.

Te ofrezco los sufrimientos, sé que soy débil
pero confío en tu amor, me someto por completo a tus planes.

Haz de mí una fuente de salvación que contagie tu Evangelio.

Confío en Ti porque quiero darte la mayor Gloria
como respuesta a tu predilección por mí.

Reconozco mi incapacidad para todo bien, pero
eres Tu quien actúas y suples mis deficiencias.

Prepárame para vivir y morir santamente, gracias por que sé que
nada puedo, ni soy sin Ti y por Ti todo lo puedo, mucho valgo
y soy porque te fijaste en mí desde antes de nacer.

Dame la santidad si eso es lo que más te agrada y suple mis deficiencias y
las de los hombres que creaste para ser en tu Gloria parte de tus elegidos.

Lávame con tu sangre, reviste de tu Espíritu.

Sé que nunca me has abandonado ni me abandonarás,
por eso te agradezco el amor que mi inspiras.

Quiero la gracia del martirio para darte la
gloria que te mereces en nombre de tus elegidos.

Quiero darte gusto en todo, quiero ser santa de
verdad, dame tu luz, fuerza, amor y paz. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN DE ARREPENTIMIENTO.

Perdona Señor mi falta de cuidado, fe, amor,
en la oración y el testimonio de mi diario vivir.

Perdona Señor las distracciones en la santa
Misa y en los ejercicios de piedad.

Perdona las veces que no he empleado bien el tiempo
con discordias y molestias que han afectado a mi prójimo.

Perdona los resentimientos que a veces he
alimentado en contra de los demás.

Perdona Señor las palabras ofensivas, las
críticas descomedidas, la dureza en el trato y las
humillaciones al más débil; también los pensamientos
que afectan la convivencia con miradas despectivas.

Perdona la pereza para cumplir bien con mis tareas,la
irresponsabilidad de los dineros encomendados y el apego
a mis criterios en forma egoísta y orgullosa.

Perdona las mentiras y trampas que afectan
la sana convivencia, perdona las veces que me he
dejado dominar por orgullo, envidia y demás
defectos, juzgando mal a mi prójimo.

Perdona mis faltas contra mis compromisos religiosos
y la pereza para frecuentar el sacramento del perdón.

Perdona mis faltas de amor a Ti y
a los que comparten mi caminar.

Perdona las faltas de omisión
que por descuido haya cometido.

Agradezco tu perdón y misericordia y propongo desde ahora,
ser prudente y discreta frente a los demás y ser alma de
oración, ejercitándome en misericordia y amor.

Ayúdame a rectificar mi conducta y revisar mis propósitos
para vivir con sencillez, ser un misionero y fidelidad a
mí trabajo misionero evangelizador y a mis compromisos
de mujer consagrada. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN SÚPLICA POR MI CONGREGACIÓN.

Quiero cantar un cántico de alabanza, amor y gratitud, por todas las que me
diste como hermanas para que ninguna se pierda y se parte del camino salvador.

A Ti que eres el amor vengo agradecerte las
fundadoras que ya llegaron a la eternidad.

A Ti que eres el amor vengo agradecerte el muy querido padre fundador Miguel Ángel
Builes y todos sus colaboradores, que hoy te alaban eternamente allá en el cielo.

Gracias por las superioras de todos los tiempos que
han sostenido la unidad y el espíritu misionero.

Gracias porque fortaleces a nuestras hermanas
ancianas enfermas o en crisis vocacional.

Gracias Señor porque sostienes las obras del Instituto, para que sean
fermento y unidad en todos los campos. Gracias por los que han recibido
el influjo misionero en los diversos pueblos, aldeas y ciudades.

Gracias porque ellos te reconocen en medio de las luchas
y pruebas de la vida y sostiene su fe y amor.

Gracias por nuestros ex-alumnos, misioneros laicos asociados, catequistas
y demás personas que proyectan el espíritu teresiano evangelizador.

Gracias por nuestros empleados y trabajadores
que apoyan nuestra labor misionera.

Gracias de manera muy particular por nuestros hermanos Javeríanos, gracias por
las Hijas de la Misericordia, las Hermanas Auxiliadoras de Cristo Sacerdote,
las Teresitas Contemplativas y los Misioneros de la Divina Voluntad, formamos
una gran familia, asumiendo la espiritualidad del Pobre de Belén.

Pon tu mano sobre cada teresita, que lleva nuestro sello misionero,
para que pueda adorar al Padre en espíritu y Verdad donde se encuentre
y se sienta acompañada de nuestra acogida y oración.

Gracias Señor por nuestras pre-novicias, novicias, junioras y perpetuas, porque
te alabamos y bendecimos por las maravillas realizadas en nosotras.

Gracias Señor por los santos y santas que han pisado nuestros campos misioneros
y que hoy reciben en recompensa, que todos te alabemos eternamente. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN POR LOS EX-ALUMNOS Y MISIONEROS LAICOS ASOCIADOS.

Señor, te alabo por el gran número de colaboradores y te
agradezco el espíritu misionero que se ha ido difundiendo a
nuestro alrededor con tan pocos sacrificios de nuestra parte.

Te amo porque cada uno de nuestros ex-alumnos y misioneros laicos
asociados compartan la alegría de nuestra entrega a la obra salvadora.

Te adoro desde todos los rincones de la tierra y
creo en Ti por aquellos que se cansaron de creer.

Gracias Señor por sus esfuerzos de renovación para darse a sus hermanos más
necesitados, conserva su alegría, espíritu de sacrificio y generosidad,
para que te anuncien desde los diferentes sitios de trabajo.

Haz que sigan bebiendo de las fuentes de tu Evangelio y vida.

Que beban también de las fuentes de la espiritualidad Teresiana y
misionera de Miguel Ángel, que puedan colmar la sed de otros que
aún no te conocen, llénalos de tu espíritu santificador y de amor.

Cúbrelos con tu protección, lávalos con tu sangre para que se fortalezcan
en ellos los valores humanos y espirituales que poseen, de manera que
puedan ser fermento en la masa y signo de unidad en nuestro mundo
dividido, sólo para Tu gloria y el bien de todos. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



ORACIÓN AL AMIGO DE BELÉN.

Danos espíritu de discernimiento y sabiduría para escuchar
tu palabra y la palabra del Instituto Jesús amigo de Belén.

Unidas en un mismo ideal apoyemos como congregación la responsabilidad de la
supervivencia del Instituto, dando nuestro aporte de fidelidad a Ti Jesús
dueño nuestro, al mundo y fundador haciendo nueva la identidad de
inspiración original desde nuestra realidad iluminada por el patrimonio
del pasado, con proyección a los desafíos del tercer milenio e
iluminados por el Espíritu Santo que procede de Ti.

Abre nuestros corazones a la conversión y al amor participativo,
para tu Gloria y bien del mundo con ardor y celo misionero.

Señor Jesús que cada uno nos sintamos responsables de asimilar
la doctrina y el cambio, que es urgente en el Instituto.

Danos el valor de rechazar el pesimismo
frente a la renovación que anhelamos.

Que la Luz de Cristo nos de sentido de
responsabilidad aportándolo mejor.

Gracias porque tenemos aún hermanas que portan
el carisma como lo bebieron de las fuentes.

Gracias por que hay muchas jóvenes que van asumiendo
bien sus compromisos proyectados al tercer milenio.

Gracias porque buscamos la ternura de Dios en el asombroso misterio
que nos llena de alegría y gratitud, el misterio de Jesús de Nazareth
que con nuestra experiencia hemos tocado, visto y escuchado,
sintonizando con su mensaje y vida.

Gracias por la fe y amor que aún salen de nuestras hermanas del Instituto
con ardor misionero y entrega generosa, comprometida con la santidad del
Hijo de María y fieles a nuestra identidad misionera. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)



AL CRISTO DE LA BUENA MUERTE.

Señor aunque no merezco que tu escuches mi quejido
por la muerte que has sufrido.

Escucha lo que te ofrezco
escucha lo que te pido.

A ofrecerte Señor vengo mi ser,
mi vida, mi amor, mi alegría y mi dolor.

Cuanto soy y cuanto tengo.
Cuanto me has dado Señor
y a cambio de esta alma
llena de amor que venga a ofrecerte.

Dame una vida serena
y una muerte santa y buena,
Cristo de la Buena Muerte. Amén.

(José María Pemán - Cadiz - España)



ORACIÓN A LA DIVINA PROVIDENCIA.

Dios y Señor Nuestro, Padre, Hijo y Espíritu Santo,
cuya Providencia no se equivoca en todo lo que dispone,
y nada acontece que no lo ordene.

Rendidamente te pedimos y suplicamos
que apartes de nosotros todo lo que
nos pueda separar de Ti,
y nos concedas todo lo que nos conviene.

Haz que en toda nuestra vida
busquemos primeramente Tu Reino
y que seamos justos en todo;
que no nos falte el trabajo,
el techo bajo el cual nos cobijamos,
ni el pan de cada día.

Líbranos de las enfermedades y de la miseria;
que ningún mal nos domine.

Sálvanos del pecado, el mayor de todos los males,
y que siempre estemos preparados santamente a la muerte.

Por Tu Misericordia, Señor y Dios Nuestro,
haz que vivamos siempre en Tu Gracia.

Así seremos dignos de adorar Tu amable Providencia
en la eterna bienaventuranza. Amén.

(Enviada por Sol de Buenos Aires - Argentina)



LA EUCARISTÍA.
“Alimento que da vida y nos invita a darla”

La Eucaristía es el centro de mi vida, porque es el centro de la vida de la Iglesia.
Es la raíz que me alimenta y me empuja a crecer como Iglesia.
Soy Eucaristía porque Cristo va muriendo y viviendo en mí.
Esto me exige caminar a impulsos del Espíritu.
En Cristo Eucaristía soy profeta de la bondad de Dios y de su salvación.
Soy una mujer salvada, por eso mi vida es esperanza y fiesta.

Soy universal desde que descubrí que a todos nos une la misma VIDA que no acabará nunca.
Cada día comulgo a la humanidad entera, lo cual me lanza a una entrega total y sencilla
desde mi pobreza. El dolor, el amor y el fuego que llevo dentro me van haciendo pan para
los hermanos.

Cristo profeta, fraternidad, sacrificio y presencia en la Eucaristía
me compromete y ayuda a vivir en actitud de ofrenda; a ser silencio
y palabra, liturgia y luz desde Él mismo; a ser acción de gracias y
adoración, alabanza y canción; a amar a todos los hermanos y a Dios,
que nos amó primero; a vivir la paz y a comunicarla; a no temer nada
que suponga dolor y fracaso y a ir siempre adelante en solidaridad,
libertad, verdad, confianza, agilidad y alegría porque Cristo está
en medio de nosotros.

Si desean relacionarse conmigo, pueden hacerlo a:
Sor María de Gracia
Monja Jerónima de clausura
Monasterio Santa Marta
Córdoba (España)
mariagraciamartin@telefonica.net
Teléfono: 34 – 957 474689



ORACIÓN AL PADRE.

Te bendigo, Padre de todos l@s loc@s:
Los que denuncian la vulgaridad
Siguiendo tu llamada a la verdad,
Los que estallan los odres viejos
Con la fuerza de tu novedad,
Los que rompen esquemas
Palpando la gratuidad,
Los que van contracorriente,
Viviendo la realidad,
Los que no esconden el pecho
Ante la dificultad,
Los que plantan su vida
En la tierra de la fraternidad,
Los que danzan la divina filiación
Celebrando tu maternidad,
Los que viven en el Misterio
Como hijos de Dios en libertad,
Los que escandalizan a todos
Cuando salen de tu profundidad,
Los que van con pecadores y prostitutas
Porque conocen tu paternidad.

Y, aunque sean molestos,
Te bendigo, Padre, por todos l@s loc@s:
Por los que se lanzan a amar hasta la cruz
Y se encuentran con la vida y la luz.

Yo te bendigo, Padre,
Por los que no tienen fuerza
Para denunciar ni para estallar,
Ni romper, ni caminar,
Ni son sensibles para vibrar ni danzar;
Por los que son tan “lógicos”
Que no pueden escandalizar…

Por todos ellos, yo te bendigo, Padre.

Si desean relacionarse conmigo, pueden hacerlo a:
Sor María de Gracia
Monja Jerónima de clausura
Monasterio Santa Marta
Córdoba (España)
mariagraciamartin@telefonica.net
Teléfono: 34 – 957 474689



AMÉN, AMÉN.

Gozosa y dolorida al mismo tiempo
y en clave de Pascua
entorno, ante el cadáver de mi padre,
un canto de amor a la vida.

AMÉN fue su última palabra,
AMÉN que se ha hecho eterno
en el corazón del AMÉN:
" el Primero y el último,
el que estuvo muerto y revivió,
el Testigo fiel ".

El que ha mantenido a mi padre
fiel hasta el momento
de ser tomado por el Espíritu
el día de Pentecostés.
Y depositado como ofrenda
en el corazón de "el Dios de vivos".

Doy gracias al Abba
porque me muestra a su Hijo Jesucristo
en la serenidad del rostro de mi padre,
me llega el dolor de toda la Humanidad
a través del reposo de su cadáver
y admiro la belleza del universo
en la vida que intuyo él ha comenzado.

Soy gratitud ante el Señor
porque la vida y el amor de mis padres,
regalo del corazón de Dios,
es fiesta en mi pecho,
música en mi soñar,
canto en mi despertar,
danza en mi vivir,
fecundidad en mi historia,
libertad y asombro en mi caminar.

Doy gracias a mis padres
porque me enseñaron a llorar y a reir,
a cantar a rezar y a amar
a morir y a vivir.

En ellos gozo ya de Dios
y le doy gloria,
con ellos soy amén en el AMÉN.

Si desean relacionarse conmigo, pueden hacerlo a:
Sor María de Gracia
Monja Jerónima de clausura
Monasterio Santa Marta
Córdoba (España)
mariagraciamartin@telefonica.net
Teléfono: 34 – 957 474689
(Salamanca - Pentecostés 26-V-1996)



ORACIÓN PARA EVANGELIZAR.


Señor ayúdame a evangelizar a todas las personas.

Que nunca me cierre a nadie y atienda a las llamadas que me hacen.

Quiero caminar con ojos abiertos y el corazón
en la mano igual que hicieron Jesús y su Madre.

Confesando mi fe, sin miedo ni vergüenza para predicar
tu Palabra, siendo Testigo tuyo en el mundo.

Llevando la Buena Noticia a la humanidad, construyendo
una Iglesia unida, justa y fraternal.

María Madre de los Apóstoles, enséñame la radicalidad del Evangelio, para no
desfigurar el mensaje de salvación y un día pueda encontrarme con tod@s en el Reino. Amén.

(Enviada por María Eugenia Ochoa Medina - MVP - Colombia -)



ORACIÓN PARA PEDIR LA MISERICORDIA DE DIOS.


Señor:

Te pido que me regales el don del Temor de Dios, no para
tenerte miedo sino para temer ofenderte o no agradarte.

Temiendo a mi debilidad, para mantener mi conciencia dispuesta, porque fácilmente se vuelve
atrevida y se le olvida que eres un padre Justo que no se deja comprar por apariencias.

Quiero confiar en tu misericordia porque sé que me perdonas siempre.

Este mundo me está incitando a olvidar tu misericordia, para muchos, les parece mejor
esperar un perdón sin límites, que aportar: obras, testimonios, arrepentimiento.

No eres un Dios alcahueta por eso nos dejaste unas normas de vida y como a hijos
nos corriges y nos enseñas con tu Palabra y nos dices: (Mt. 10,28)

Tu misericordia se derrama cada día sobre los hombres; con tu inmensa compasión, muestras
el camino, nos libras del peligro, nos consuelas en la aflicción, y nos ayudas en toda necesidad.

Tu misericordia no es una palabra mágica; es amor, luz, verdad, presencia, perdón,
regalo de salvación que NO puede convertirse en un autoengaño para creernos
merecedores del cielo solo por tu poder y seguir con el corazón empedernido en el pecado.

Pusiste la salvación en nuestras manos ya lo hiciste todo por nosotros desde
la cruz pero nos dejas la libertad para aceptar y recibir tu misericordia.

Si nos acogemos a ella, nosotros debemos empezar a ser también, misericordiosos perdonando,
buscando la perfección y a trabajar como respuesta de acción de gracias a Dios.

Que yo te conozca Señor y al conocerte, te ame y comprenda que no puedo llegar
a tu Reino con las manos vacías queriendo TÚ ver mi respuesta .

(María Eugenia Ochoa Medina - MVP - Colombia -)



CAER Y VOLVER A LEVANTARSE.

A eso de caer y volver a levantarte.
De fracasar y volver a comenzar.
De seguir un camino y tener que torcerlo.
De encontrar el dolor y tener que afrontarlo.
A eso no le llames adversidad.
Llámale sabiduría.

A eso de sentir la mano de DIOS
Y saberte impotente.
De fijarte una meta y tener que seguir otra.
De huir de una prueba y tener que encararla.
De planear un vuelo y tener que recortarlo.
De aspirar y no poder, de querer y no saber,
De avanzar y no llegar.
A eso no le llames castigo,
Llámale enseñanza.

A eso de pasar días juntos radiantes.
Días felices y días tristes.
Días de soledad y días de compañía.
A eso no le llames rutina.
Llámale experiencia.

A eso de que tus ojos miren
Y tus oídos oigan.
Y tu cerebro funcione y tus manos trabajen.
Y tu alma irradie, y tu sensibilidad sienta.
Y tu corazón ame.
A eso no le llames poder humano,
Llámale milagro divino.

(Autor desconocido)



ADORA Y CONFÍA.

No te inquietes por las dificultades de la vida,
por sus altibajos, por sus decepciones,
por su porvenir más o menos sombrío.
Quiere lo que Dios quiere.

Ofrécele en medio de inquietudes y dificultades
el sacrificio de tu alma sencilla que, pese a todo,
acepta los designios de su providencia.

Poco importa que te consideres un frustrado
si Dios te considera plenamente realizado;
a su gusto.
Piérdete confiado ciegamente en ese Dios
que te quiere para sí.
Y que llegará hasta ti, aunque jamás le veas.

Piensa que estás en sus manos,
tanto más fuertemente cogido,
cuanto más decaído y triste te encuentres.

Vive feliz. Te lo suplico.
Vive en paz. Que nada te altere.
Que nada sea capaz de quitarte tu paz.
Ni la fatiga psíquica. Ni tus fallos morales.
Haz que brote, y conserva siempre sobre tu rostro
una dulce sonrisa, reflejo de la que el Señor
continuamente te dirige.

Y en el fondo de tu alma coloca, antes que nada,
como fuente de energía y criterio de verdad,
todo aquello que te llene de la paz de Dios.

Recuerda:
cuanto te reprima e inquiete es falso.
Te lo aseguro en nombre de las leyes de la vida
y de las promesas de Dios.
Por eso, cuando te sientas
apesadumbrado, triste,
ADORA Y CONFÍA...

(Padre Teilhard de Chardin)



¡¡¡ ENSÉÑAME A AMAR !!!

Señor:

Sólo Tú puedes soportar ofensas, indiferencia,
ingratitud, abandono y permanecer inalterable.

Dame Señor un corazón como el tuyo disponible para todos
por igual, sin egoísmos para que pueda servir a los demás
y no fallarles, para que mi amor sea siempre sincero,
constante, grande y perfecto como el Tuyo.

Bendice a los que me aman y a los que Tú sabes que no.

Reconozco que soy quien levanto barreras de prevención
y miedo, indiferencias y rechazos, disgustos y reclamos.

Permíteme dar un testimonio vivo de amor que no sea sólo apariencia.
Te pido que pongas en mi corazón sentimientos más puros y sinceros.
Necesito generosidad, renuncia, comprensión y confianza.

Tu me amas Señor, no por lo que soy sino a pesar de lo que soy.

¡¡¡ ENSÉÑAME A AMAR !!!

(María Eugenia Ochoa Medina - MVP - Colombia)



JESÚS:

QUE TU SALVACIÓN NO SEA INÚTIL PARA NADIE.

Para los que ya murieron, sea Resurrección.

Los que no te conocen, un verdadero rescate.

Los que conociéndote no creen, un reto.

Los que creyendo no te buscan, una llamada.

Los que te buscan y no logran salir de sus errores, un regalo.

Los arrastrados por la maldad que no han podido
encontrarte, sea esperanza de purificación.

Sacerdotes y religiosas que están cerca de Ti,
sea camino de cristificación y su fin único.

Los que aceptando la salvación no saben como asumirla desde
el alma, sea la muestra de tu amor, fuente de sabiduría y paz.

Los autosuficientes que creen que no necesitan
ser salvados, sea la única verdad.

Los que no entienden ni valoran tu sacrificio
redentor, sea reconciliación profunda.

Los que sufren y se debaten en luchas sin
sentido, sea aliciente que reconforte.

Los que deseamos tu salvación y nuestro camino ha sido de
búsquedas y caídas, sea un pozo profundo de misericordia.

Los acusados, calumniados, incomprendidos, perseguidos,
desechados, sea tu justificación prometida.

Para culpables e inocentes,
sea la liberación que nos acerca a Ti.

PARA TODOS,
SIGAS SIENDO PROMESA ETERNA DE PERDÓN Y VIDA

( María Eugenia Ochoa Medina - MVP - Colombia -)



HABLEMOS DEL MÁS DE JESÚS.

Lo que más exigió a sus seguidores:
Disponibilidad.

Lo que más espera:
Que conozcamos la Verdad,
guardemos su Palabra
y demos buenos frutos.

Lo que más impresión le causó:
La Ingratitud y Traición.

Lo que más le dolió:
La muerte de su amigo Lázaro.

Lo que más admiró:
La Fe del centurión.

Lo que más pidió:
Amaos los unos a los otros.

Lo que más lo enojó:
El irrespeto en el Templo.

Lo que más le interesaba:
Regalarnos su cuerpo y sangre
para darnos Vida.

Lo que más buscó:
A Pecadores y a pobres.

Lo que más deseó:
Que conociéramos al Padre.

Lo que más detesta:
El Pecado.

Lo que más criticó:
La Hipocresía y el Mal
uso de las Riquezas.

Lo que más repartió:
Sabiduría.

Lo que más recomendó:
No teman estaré con todos,
estad preparados y
perseveren hasta el final.

Lo que más predicó:
La misericordia del Padre y
el Reino de los Cielos.

Lo que más prometió:
El regalo del Espíritu Santo.

Lo que más le gustaba:
Hacer la Voluntad del Padre y
que nos abandonáramos a ÉL.

La cualidad que más demostró:
La Humildad.

El mensaje que más enfatizó:
La Justicia con la medida con
que midáis se os medirá.

El título que más lo distinguió:
Pastor y Maestro.

El trabajo que más le gustaba:
Servidor de los demás.

La frase más conmovedora:
Que no se haga mi voluntad
sino la tuya.

La frase que más escandalizó:
Tus pecados te son perdonados.

La aseveración más fuerte:
El que no está conmigo, está contra mi.

La comparación más significativa:
Vosotros sois la sal y
la luz de la tierra.

Su mejor estilo de enseñanza:
Las Parábolas y los Testimonios de Vida.

Su mejor predicación:
El Sermón de la Montaña.

Su mejor oración:
El Padre Nuestro.

La mejor clave de vida:
No hagáis a los demás lo que
no queréis que os hagan.

La mejor esperanza:
Lo que pidáis, en la Oración con
FE en mi nombre se os concederá.
Si estáis cansados y agobiados,
venid a MI que Yo os aliviaré.
Para Dios todo es posible.

Su mayor fuerza:
La Oración y el Silencio.

Su mayor misterio revelado:
La Trinidad.

Su mayor obra:
La Salvación.

Su mayor proyecto:
La Fundación de la Iglesia en Unidad.

Su más grande encargo:
El Juicio.

Su más grande doctrina:
La Pureza lo que sale del hombre
es lo que lo hace impuro.

Su más grande señal:
La Resurrección.

Su más grande regalo:
La Eucaristía.

Su más grande prueba de amor:
La Cruz.

La sugerencia más difícil:
Niégate a ti mismo, toma
tu cruz y sígueme.

Su más grande manifestación de humanidad:
Las Tentaciones y el miedo ante la Muerte.

La orden más sagrada y complicada:
Id y predicad el evangelio por todo el mundo.

Las únicas condiciones:
Perdonen para ser perdonados.
Practiquen obras de misericordia.
Sean como niños.
Humíllense para ser ensalzados.
Los que creen tendrán vida eterna.

El único pecado que no se perdona:
La blasfemia contra el Espíritu Santo.

La única duda que expresó:
Cuando venga el Hijo del Hombre.
¿Encontrará Fe en la tierra.?

( María Eugenia Ochoa Medina - MVP - Colombia -)



ORACIÓN DEL INTERNAUTA.

Padre nuestro, que estás en Internet, tu amor nos
crea y recrea en infinitos mundos virtuales.

Tú mantienes los hilos invisibles que nos enredan unos con otros
en esta telaraña mundial de comunicación y amistad.

Venga a nosotros la Red de tu Reino, el reinado de la comunicación
total, de la libertad sin fronteras, del respeto por todos.

Danos nuestra ración de contactos cada día.

Que todos tengan la oportunidad de enredarse, para que
Internet no sea un lugar para unos pocos.

Perdona que conectemos tan poco contigo; pero Tú Dios nuestro,
envíanos correos de vez en cuando, aunque sabemos que ya nos mandaste,
en la plenitud de los tiempos, el mejor de tus correos:

tu Hijo Enmanuel, " Dios con nosotros ".

No permitas que caigamos en la red de servidores desaprensivos ni nos
dejes caer en la tentación de huir hacia falaces realidades virtuales,
evadiéndonos de las urgentes realidades vitales.

Y líbranos de la basura digital. Amén.



ORACIÓN A LA TRINIDAD BEATÍSIMA.

Como Padre que siempre me perdonas, te contemplo siempre fiel y leal; Tu prometes y
cumples, orientas y seduces, envías y sostienes y conduces al hombre a su plenitud.

Tú como Padre misericordioso, nos enviaste a Jesús Nazareth
y a través de éste nos diste la salvación; por eso te adoro
y te alabo como el único Dios Verdadero y te ofrezco el cuerpo,
la sangre, el alma y la divinidad de tu Hijo Jesucristo, en
reparación de nuestros pecados y del mundo entero.

Tú Jesús de Nazareth te admiro, por tu capacidad de escucha y
obediencia, por tu amor y fidelidad a tu querido Padre.

A Ti Jesús de Nazareth, por tu aceptación gozosa de su voluntad;
te admiro por el anuncio del Evangelio que sellaste con tu sangre
y con tu testimonio, te admiro por tu oración interrumpida; te
admiro por tu silencio de Nazareth y por tu voz imponente frente a
los escribas y fariseos, te admiro por tu entrega generosa e
incondicional a la cruz; por tu capacidad de perdón, con tu Padre
por tu humildad desde Belén, te admiro por tu admirable resurrección
tu ascensión gloriosa; te admiro por tu amor a la humanidad y por tu
acción santificadora que se va proyectando de generación en generación.

Para Ti Jesús el honor y la gloria en el Padre y el Espíritu Santo.

A Ti Espíritu Santificador de adoro, como la llama que abre caminos; te
adoro como el que perfecciona y transforma la obra del Padre y del Hijo;
te adoro y te reconozco como la mano de Cristo que unge, perdona y bendice,
te adoro como el que une a todos en el mismo amor; te adoro como la luz y
la verdad que se sigue revelando en la historia de la humanidad.

Que seas Tú nuestro bisturí que transforme nuestra vida y nos des salud, para animar
a otros al seguimiento de Jesucristo por amor al Padre, meta última del hombre.

A tí familia de Nazareth custodia de la humanidad caída, el honor
la gloria por el Hijo Humanado, quien nos eleve a la dignidad de
hijos amados del mismo Dios que nos creó y remidió por los siglos. Amén.

(Enviada por Hermana Luzmila de Colombia)




LOGOTIPOMOVIMIENTO

A continuación tienes los archivos de esta Web.

¿QUIÉN ES LA AUTORA?

1 .- ¿QUIERES NUESTRO MATERIAL BÍBLICO?
CURSOS EN: LIBROS, CDs y DVD BÍBLICOS.

2 .- LAS BIENAVENTURANZAS = LIBRO =

3 .- CARTAS DEL NUEVO TESTAMENTO = LIBRO =

4 .- ¿QUÉ ES LA BIBLIA?

5 .- ENSEÑA A TUS HIJOS LA BIBLIA = LIBRO =

6 .- LECTIO DIVINA = LIBRO =

7 .- MISIONER@S DE LA PALABRA.

8 .- ¿VIVE HOY JESÚS? = LIBRO =

9 .- ¿YO LEER LA BIBLIA? = LIBRO =

10 .- ¿QUÉ OPINO DE...?

11 .- CITAS BÍBLICAS ANTERIORES.

12 .- CITA BÍBLICA ACTUAL.

13 .- TEMAS CON MENSAJE.

14 .- CANCIONES BÍBLICAS.

15 .- POESÍAS BÍBLICAS.

16 .- FRASES BÍBLICAS.

17 .- REZO DEL ROSARIO.

18 .- ANÉCDOTAS CON MENSAJE.

19 .- GRUPOS DE ORACIÓN BÍBLICA.

20 .- FRASES POSITIVAS.

21 .- ORACIONES TRADICIONALES.

22 .- ORACIONES PERSONALES.

23 .- ORACIONES DE LA BIBLIA.

24 .- VIA CRUCIS.

25 .- RESÚMENES DE E-mail = LIBRO =

26 .- MOVIMIENTO VOLUNTARI@S DE LA PALABRA.

27 .- LECTORES DE LA PALABRA = LIBRO =

28 .- ANTIGUO TESTAMENTO = LIBRO =

29 .- EUCARISTÍA. SÍMBOLO DE AMOR.(Folleto)

30 .- PATRON@S.

31 .- CANCIONES, ORACIONES Y TEMAS A MARÍA.

32 .- ESCUELAS BÍBLICAS CATÓLICAS "SAN JERÓNIMO"

33 .- SIEMBRA LA PALABRA = LIBRO =

34 .- MI COMENTARIO DE LA CARTA A LOS ROMANOS = LIBRO =




¿DESEAS MÁS INFORMACIÓN?

ESCRÍBEME

ESPERO TU CORREO


VUELVE PRONTO. TE ESPERO.

COLABORA CON ESTA WEB.