21.- ORACIONES TRADICIONALES
Escoge el color que desees para el fondo de ésta página.
avellana rojo limón celeste gris

ORACIONES TRADICIONALES



SÍMBOLO DE CRISTO

Dibujo del Hermanoleón. clipart



Ésta página está dedicada a Oraciones Tradicionales que nos puedan ayudar.
Espero tu colaboración recibiendo Oraciones de tu país, que aparecerán aquí.
Gracias a lectores y colaboradores.

Victoria Jodral



ORACIÓN DE SOR ISABEL DE LA TRINIDAD.

¡Oh Dios mío, trinidad adorable, ayúdame a olvidarme
por entero para establecerme en ti!

¡Oh mi Cristo amado, crucificado por amor!

Siento mi impotencia y te pido que me revistas de ti mismo,
que identifiques mi alma con todos lo movimientos de tu alma;
que me sustituyas, para que mi vida no sea más que
una irradiación de tu propia vida.

Ven a mí como adorador, como reparador y como salvador...

¡Oh fuego consumidor, Espíritu de amor!

Ven a mí, para que se haga en mi alma una como
encarnación del Verbo; que yo sea para él una humanidad
sobreañadida en la que él renueve todo su misterio.

Y tú, ¡oh Padre!, inclínate sobre tu criatura;
no veas en ella más que a tu amado en el que
has puesto todas tus complacencias.

¡Oh mis tres, mi todo, mi dicha, soledad infinita,
inmensidad en que me pierdo!

Me entrego a vos como una presa;
sepultaos en mi para que yo me sepulte en vos,
en espera de ir a contemplar en vuestra luz
el abismo de vuestras grandezas.



ORACIÓN DE SANTA CATALINA DE SIENA.

¡Oh Trinidad eterna! Tú eres un mar sin fondo en el que,
cuanto más me hundo, más te encuentro; y cuanto más
te encuentro, más te busco todavía.

De ti jamás se puede decir: ¡basta!

El alma que se sacia en tus profundidades, te desea sin cesar,
porque siempre está hambrienta de ti, Trinidad eterna;
siempre está deseosa de ver tu luz en tu luz.

Como el ciervo suspira por el agua viva de las fuentes,
así mi alma ansía salir de la prisión tenebrosa del cuerpo,
para verte de verdad...

¿Podrás darme algo más que darte a ti mismo?

Tú eres el fuego que siempre arde, sin consumirse jamás.

Tú eres el fuego que consume en sí todo amor propio
del alma; tú eres la luz por encima de toda luz...

Tú eres el vestido que cubre toda desnudez,
el alimento que alegra con su dulzura a
todos los que tienen hambre.

¡Pues tú eres dulce, sin nada de amargor!

¡Revísteme, Trinidad eterna, revísteme de ti misma
para que pase esta vida mortal en la verdadera obediencia
y en la luz de la fe santísima, con la que tú
has embriagado a mi alma!



ORACIÓN DE SAN FRANCISCO DE ASÍS.

Tú eres santo, Señor Dios único, que haces maravillas.

Tú eres fuerte, tú eres grande, tú eres altísimo.

Tú eres rey omnipotente, tú eres Padre santo,
Rey del cielo y de la tierra.

Tú eres trino y uno, Señor Dios, todo bien.

Tú eres el bien, todo bien, sumo bien,
Señor Dios, vivo y verdadero.

Tú eres caridad y amor, tú eres sabiduría.

Tú eres humildad, tú eres paciencia, tú eres seguridad.

Tú eres quietud, tú eres gozo y alegría.

Tú eres justicia y templanza.

Tú eres todas nuestras riquezas a satisfacción.

Tú eres hermosura, tú eres mansedumbre.

Tú eres protector, tú eres custodio y defensor.

Tú eres fortaleza, tú eres refrigerio.

Tú eres esperanza nuestra, tú eres fe nuestra.

Tú eres la gran dulzura nuestra.

Tú eres la vida eterna nuestra, grande y admirable Señor,
Dios omnipotente, misericordioso y salvador.



ORACIÓN A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Santísima Trinidad, que por vuestra gracia
habitáis en mi alma, santificadme más y más.



ORACIÓN A LA TRINIDAD.

“ A partir del día en que renuncié a las cosas de este mundo
para consagrar mi alma a las contemplaciones luminosas y celestiales,
cuando la inteligencia suprema me raptó de aquí abajo para llevarme lejos
de todo lo que es carnal, desde ese día mis ojos se deslumbraron con la
luz de la Trinidad.

Desde su sede sublime extiende sobre las cosas su irradiación inefable.
A partir de aquel día estoy muerto al mundo y el mundo para mí.”

La Trinidad es el seno en el que fuimos concebidos y a
la vez es el puerto hacia el cual todos navegamos.

Es "el océano de paz" del que todo brota y al cual todo refluye.

Es la casa en la que hay "muchas estancias".

Concluimos haciendo nuestros los sentimientos con los
que el gran cantor de la Trinidad entre los orientales.



POEMA SOBRE LA VIDA DE SAN GREGORIO NACIANCENO.

“ Me recogeré todo en Dios.

Ya no me afectarán las lenguas humanas más que ráfagas de viento.

Estoy cansado de las voces del que me denigra o
del que me enaltece más de lo debido.

Busco la soledad, un lugar inaccesible al mal, donde con una mente unificada
busqué a mi Dios y aliviar mi senectud con la dulce esperanza del cielo.

¿Que le dejaré a la Iglesia? ¡Le dejaré mis lágrimas!

Dirijo mis pensamientos a la morada que no conoce el ocaso,
a mi amada Trinidad, única luz,
de la cual la sola sombra oscura ahora me conmueve.”

(Enviado por Enrique)



LA HABITACIÓN DE LA TRINIDAD.

En vos, que lo poseéis en lo más íntimo de vos misma,
que en cualquier hora del día y de la noche,
en toda alegría o prueba, podéis encontrarlo
allí, muy cerca, bien adentro.

Es el secreto de la felicidad, es el secreto de los santos.

¡Ellos sabían tan bien que eran el templo de Dios y
que uniéndose a ese Dios se llega a ser, un mismo
espíritu con Él, como dice San Pablo!

Y así, iban a todo, bajo su resplandor.

Habría que citar todo. Para el que observa de cerca el desarrollo de esta alma,
es manifiesto que, cada vez más, el misterio de la Trinidad llega a ser
la verdad dominadora de su vida, mientras que todo lo demás se borra y desaparece.



ORACIÓN DE SOR ISABEL DE LA TRINIDAD.

"¡Oh Dios mío, Trinidad a quien adoro, ayudadme a olvidarme enteramente
de mí para establecerme en Vos, inmóvil y apacible, como si mi alma
estuviera ya en la eternidad; que nada pueda turbar mi paz ni hacerme
salir de Vos, oh mi Inmutable, sino que cada minuto me sumerja más en
la profundidad de vuestro Misterio!

Pacificad mi alma; haced de ella vuestro cielo,

vuestra mansión amada y el lugar de vuestro reposo;
que nunca os deje solo; antes bien permanezca
enteramente allí, bien despierta en mi fe,
en total adoración, entregada sin reservas
a vuestra acción creadora.



DOCTRINA ESPIRITUAL DE SOR ISABEL.

¡Oh amado Cristo mío, crucificado por amor,
quisiera ser una esposa para vuestro corazón;
quisiera cubriros de gloria, quisiera amaros...
hasta morir de amor!...

Pero siento mi impotencia, y os pido me revistáis de Vos mismo,
identifiquéis mi alma con todos los movimientos de vuestra alma,
me sumerjáis, me invadáis, os sustituyáis a mí, para que mi vida
no sea más que una irradiación de vuestra Vida.

Venid a mí como Adorador, como Reparador y como Salvador.

Oh Verbo eterno, Palabra de mi Dios, quiero pasar mi vida escuchándoos,
quiero ponerme en completa disposición de ser enseñada para aprenderlo
todo de Vos; luego, a través de todas las noches, de todos los vacíos,
de todas las impotencias, quiero tener siempre fija mi vista en Vos
y permanecer bajo vuestra gran luz.

Oh amado astro mío, fascinadme para que
no pueda ya salir de vuestro resplandor.

Oh Fuego abrasador, Espíritu de amor, venid sobre mí
para que en mi alma se realice una como encarnación
del Verbo; que sea yo para El una humanidad suplementaria,
en la que El renueve todo su misterio.

Y Vos, oh Padre, inclinaos hacia vuestra pobrecita criatura,
cubridla con vuestra sombra, no veáis en ella sino al Amado,
en quien habéis puesto todas vuestras complacencias.

Oh mis Tres, mi Todo, mi Bienaventuranza,
Soledad Infinita, Inmensidad en la que me pierdo,
entrégome a Vos como una presa, sepultaos en mí
para que yo me sepulte en Vos, hasta que vaya a
contemplar en vuestra luz el abismo de vuestras grandezas.



NO ME MUEVE.

No me mueve, Señor, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar, por eso, de ofenderte.

Muéveme, mi Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme el ver tu pecho tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor en tal manera
que aunque no hubiera cielo yo te amara
y aunque no hubiera infierno te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
porque aunque lo que espero no esperara,
¡lo mismo que te quiero, te quisiera.!

(Anónimo)



ORACIÓN A LA REINA DE LA PAZ.

Oh Santísima Reina de la Paz
míranos una vez más ante Vos, con la
súplica de nuestros labios y haced que
os pertenezcamos en la vida y en la
muerte, en la Tierra y en el Cielo.

Lleguen a vuestro amantísimo corazón
nuestras pobres alabanzas y muévanlo
a piedad, a fin de que nunca nos falte
su eficaz apoyo.

De Vos, Aurora brillante de la Paz
lo esperamos todo, al igual que los Santos.

Haced que vivamos en Paz con Dios y con
los hombres y otórganos la gracia especial,
que humildemente suplicamos. Amén.



ORACIÓN DEL PADRE NUESTRO.

Padre nuestro, que estás en el corazón de todo
hermano, únenos a Ti por la fuerza del Espíritu.

Padre nuestro, santificado sea tu nombre; sé Tú el centro
de nuestra vida, la norma de nuestro comportamiento.

Padre nuestro, a nosotros reunidos en tu nombre
venga tu Reino de amor, de cercanía y de paz.

Hágase tu voluntad, Padre nuestro, en lo profundo de nuestros
corazones; que sea Tu voluntad la pasión de nuestras vidas.

Padre nuestro, que en la tierra de nuestra comunidad te amemos, te
alabemos, te adoramos, al igual que los santos en el Reino de los cielos.

Padre nuestro, danos el pan cotidiano, danos el pan de tu Palabra
para que nos ayude a dialogar y a confrontar nuestra vida contigo.

Padre nuestro, perdona nuestras debilidades, malos entendidos
y autosuficiencia; danos un corazón grande capaz de perdonar.

Concédenos ser hoy, servidores de la paz,
de la reconciliación y del perdón.

Padre nuestro, no nos dejes caer en la Tentación.



ORACIÓN DEL DÍA DEL SEMINARIO. 2.009

Jesucristo, salvador del mundo,
que a orillas del mar de Galilea,
llamaste a los apóstoles
para constituirlos fundamento de tu Iglesia
y portadores de tu evangelio,
te pedimos que hoy sigas fijando tu mirada
en niños y jóvenes de nuestras familias,
de nuestras parroquias, comunidades
y movimientos,
invitándolos a seguirte
en la vida sacerdotal o religiosa.

Dales luz que disipe sus dudas
y decisión para que te sigan
y se embarquen contigo dejándolo todo.

Infúndeles confianza y sabiduría
para llevar tu palabra
y el testimonio de tu amor
a los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Tú que eres nuestro salvador, ayer, hoy
y por los siglos de los siglos. Amén



VIVO SIN VIVIR EN MI...

Vivo sin vivir en mí,
y de tal manera espero.

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

Vivo ya fuera de mí,
Después que muero de amor;
Porque vivo en el Señor,
Que me quiso para sí.
Cuando el corazón le di
Puso en él este letrero:

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

Esta divina prisión
Del amor con que yo vivo
Ha hecho a Dios mi cautivo,
Y libre mi corazón;
Y causa en mí tal pasión
Ver a Dios mi prisionero.

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros!
¡Esta cárcel, estos hierros
En que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
Me causa dolor tan fiero.

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

¡Ay, qué vida tan amarga
Do no se goza el Señor!
Porque si es dulce el amor,
No lo es la esperanza larga;
Quíteme Dios esta carga,
Más pesada que el acero.

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

Sólo con la confianza
Vivo de que he de morir;
Porque muriendo el vivir
Me asegura mi esperanza,
Muerte do el vivir se alcanza,
No te tardes, que te espero.

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

Mira que el amor es fuerte;
Vida no me seas molesta,
Mira que sólo te resta,
Para ganarte, perderte;
Venga ya la dulce muerte,
El morir venga ligero.

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

Aquella vida de arriba,
Que es la vida verdadera,
Hasta que esta vida muera,
No se goza estando viva;
Muerte, no me seas esquiva;
Viva muriendo primero.

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

Vida, ¿qué puedo yo darte
A mi Dios, que vive en mí,
Si no es el perderte a ti
Para merecer ganarte?
Quiero, muriendo, alcanzarte,
Pues tanto a mi Amado quiero.

QUE MUERO PORQUE NO MUERO.

(Santa Teresa de Jesús.)



ORACIÓN POR LAS VOCACIONES.

Jesucristo, Salvador del mundo, que a orillas del mar
de Galilea llamaste a los Apóstoles para constituir los
fundamentos de la Iglesia y portadores de tu Evangelio.

Te pedimos que hoy sigas fijando tu mirada en niños y jóvenes
de nuestras familias, parroquias y comunidades,
invitándolos a seguirte en la vida sacerdotal.

Dales luz que disipe sus dudas, y decisión para que
te sigan y se embarquen contigo en el Seminario.

Infúndeles confianza y sabiduría para llevar tu Palabra y el testimonio
de tu Amor a los hombres y mujeres de nuestro tiempo y del siglo futuro.

Tú que eres nuestro Salvador, ayer, hoy
y por los siglos de los siglos. Amén.

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



ORACIÓN POR LAS VOCACIONES SACERDOTALES.

Padre, haz que surjan entre los cristianos
numerosas y santas vocaciones al sacerdocio,
que mantengan viva la fe y conserven
la grata memoria de tu Hijo Jesús
mediante la predicación de su Palabra
y la administración de los Sacramentos
con los que renuevas continuamente a tus fieles.

Danos santos ministros del altar,
que sean solícitos y fervorosos custodios de
la Eucaristía, sacramento del don supremo
de Cristo para la redención del mundo.

Llama a ministros de tu misericordia
que, mediante el sacramento de la Reconciliación,
derramen el gozo de tu perdón.

Padre, haz que la Iglesia acoja con alegría
las numerosas inspiraciones del Espíritu de
tu Hijo y, dócil a sus enseñanzas, fomente
vocaciones al ministerio sacerdotal.

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.

María Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.

BENEDICTO XVI

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



ORACIÓN PARA DAR GRACIAS POR LOS SACERDOTES.

Señor Dios, Padre nuestro,
te damos gracias por los sacerdotes,
que son un regalo
y un signo de tu amor.

Ellos nos manifiestan
tu corazón bueno
y rico en misericordia,
nos ofrecen la salvación
de Jesús y nos ayudan a vivir
en el Espíritu Santo.

Concédenos pastores
según tu corazón,
bendice a los seminaristas,
y haz que no falten en la
Iglesia niños y jóvenes
que sigan la vocación sacerdotal.

Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



GRACIAS SEÑOR POR PERDONAR.

GRACIAS SEÑOR,
por perdonar mis omisiones, descuidos y olvidos,
mi orgullo, vanidad, necesidad, caprichos,
silencio y excesiva locuacidad.

GRACIAS SEÑOR,
por dispensar los prejuicios a mis hermanos,
mi falta de alegría y entusiasmo,
mi falta de fe y confianza en Ti,
cobardía y temor en mi compromiso.

GRACIAS SEÑOR,
porque me han perdonado y yo no he sabido
perdonar con la misma generosidad.

GRACIAS SEÑOR,
por indultar mi hipocresía y doblez, por esa
apariencia que con tanto esmero cuido, pero que
sé en el fondo no es más que engaño a mí mismo.

GRACIAS SEÑOR,
por disculpar esos labios que no sonrieron, por
esa palabra que callé y esas manos que no tendí
y esa mirada que desvié, esos oídos que no
presté, esa verdad que omití y ese corazón,
que no amé.

GRACIAS SEÑOR,
por esa protección con que siempre me has
preferido y te suplico muy encarecidamente por
tu amor, disculpes mi silencio y cobardía.

GRACIAS SEÑOR,
por todos lo que no te dan gracias, por los que
no imploran de tu ayuda y por los que no te
piden perdón, no abandones las obras de tus
manos, y que llenes mi vida de esperanza y generosidad.

Señor Hágase tu voluntad y no la mía.

Gracias Señor. Amén.

(Enviada por Felix Alonso Perez - Córdoba - España)



GRACIAS SEÑOR POR LA PAZ.

GRACIAS SEÑOR,
por la paz, la alegría y por la unión que los
hombres, mis hermanos, me han brindado, por
esos ojos que con ternura y comprensión me
miraron, por esa mano oportuna que me levantó.

GRACIAS SEÑOR,
por esos labios cuyas palabras y sonrisas me alentaron,
por esos oídos que me escucharon, por ese corazón
de amistad, cariño y amor que me dieron.

GRACIAS SEÑOR,
por el éxito que me estimuló, por la salud que me sostuvo,
por la comodidad y diversión que me descansaron.

GRACIAS SEÑOR,
... me cuesta trabajo decírtelo... por la
enfermedad, fracaso, desilusión, el insulto
y engaño, la injusticia y soledad.

GRACIAS SEÑOR,
por el fallecimiento del ser querido.

Tú lo sabes, Señor cuán difícil es fue aceptarlo;
quizá estuve a punto de la desesperación, pero ahora
me doy cuenta de que todo esto me acerco más
a Ti. ¡Tú sabes lo que hiciste!

GRACIAS SEÑOR,
sobre todo por la fe que me has dado en Tí y en
los hombres; por esa fe que se tambaleó, pero
que Tú nunca dejaste de fortalecer, cuando
tantas veces encorvado bajo el peso del
desánimo, me hizo caminar en el sendero
de la verdad, a pesar de la oscuridad.

GRACIAS SEÑOR,
por el perdón que tantas veces debería haberte pedido,
pero que por negligencia y orgullo he callado. Amén.

(Enviada por Felix Alonso Perez - Córdoba - España)



ORACIÓN DE LA MAÑANA.

Señor, en el silencio de este día que nace,
vengo a pedirte paz, sabiduría y fortaleza.

Hoy quiero mirar el mundo con ojos llenos
de amor; ser paciente,
comprensivo, humilde, suave y bueno.

Ver detrás de las apariencias a tus hijos,
como los ves Tú mismo,
para , así, poder apreciar
la bondad de cada uno.

Cierra mis ojos a toda murmuración,
guarda mi lengua de toda
maledicencia, que sólo los pensamientos
que bendigan permanezcan en mí.

Quiero ser tan bien intencionado y justo
que todos los que se
acerquen a mí, sientan tu presencia.

Revísteme de tu bondad, Señor,
y haz que durante este día,
yo te refleje. Amén.

(Enviada por Rafi Sanchez de la Haba - Córdoba - España)



NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN.

¡Oh Divino Corazón de Jesús!
A tu compasivo corazón me encomiendo para que
me remediéis mis necesidades actuales.

Quiero glorificar vuestro Corazón
que tanto nos ama.

Quiero descansar descuidado en el seno paternal
de tu amorosa Providencia, mucho os he ofendido
y no merezco vuestra ayuda pero sois muy bueno
perdonáis pronto y deseáis hacernos bien.

Concédeme lo que te pido si es para mayor gloria
y bien de mi alma y si no me lo concedéis será
porque no me conviene y no por eso os amaré
menos, ni dejaré de confiar en vos.

Lo que en todo caso quiero es amarte
y servirte fielmente siempre.

SE REPITE TRES VECES:

Sagrado Corazón de Jesús en vos confío
pues creo en vuestro amor para conmigo.

UN PADRENUESTRO.

(Enviada por Carmen Fustegueras Mendez - Córdoba - España)



SANTA ISABEL DE HUNGRÍA.

Señor:
Te pido que cada amanecer sea radiante,
que el sol brille en mi camino.

Te pido que aunque haya nubes que me cubran.
Mi fe haga de hoy un día soleado.

No te pido continuas alegrías
en el camino que han de cubrir mis pies.

Sólo te pido gozar del contento que tu amor
ha esparcido a mi paso. Amén.

(Enviada por Pilar Jaén Rodriguez - Córdoba - España)



SEÑOR.

Señor:
no quiero ayunar,
no quiero ayunar nunca jamás
porque de Ti me quiero llenar y embriagar.
Que no me quepa nada más,
que sacie mi copa.

Para poder así dar y dar
tan solo Amor verdadero.

Señor, haz que Tú seas
mi único manjar. Amén.

(Enviada por Pilar Jaén Rodriguez - Córdoba - España)



GRACIAS A DIOS.

Altísimos Dios y Señor mío en quien creo y espero
a quien adoro y amo sobre todas las cosas.

Os doy gracias por haberme creado, redimido,
hecho cristiano y velado por mí esta noche.

Dadme las gracias de no cometer
pecado en este día.

Jesús por ti vivo,
Jesús para ti muero,
Jesús en vida y muerte
todo tuyo ser quiero.

Ofrezco oh Dios mío todas mi obras
echar benigno sobre ellas
vuestra santa bendición Amén.

(Enviada por Elena Martinez - Córdoba - España)



DECÁLOGO DE LA CONVIVENCIA.

1. Aceptarás al prójimo como es, amándole con todos sus defectos.

2. No tomarás en cuenta sus ingratitudes y desvíos.

3. No juzgarás su conducta a sus espaldas.

4. Interésate de continuo por sus cosas.

5. Alaba sus virtudes y cualidades en su ausencia, desinteresadamente.

6. Servirás al prójimo, aunque sea un comodón.

7. Agradecerás al otro sus pequeñas atenciones, tratando de hacérselas mayores tú.

8. Estarás siempre alegre para alegrar todos.

9. Te gozarás con los triunfos del otro sin envidiarlos.

10. Pide las cosas por favor. Y si haces algo mal, pide perdón.

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



ORACIÓN DEL ABANDONO.

Padre
me pongo en tus manos.
Haz de mí lo que quieras.
Sea lo que sea,
te doy las gracias.

Estoy dispuesto a todo.
Lo acepto todo,
con tal que tu voluntad
se cumpla en mí
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Padre.

Te confío mi alma,
te la doy
con todo el amor de que soy capaz,
porque te amo
y necesito darme,
ponerme en tus manos
sin medida,
con una infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre. Amén.

(Carlos de Foucauld)



ORACIÓN POR LOS SACERDOTES.

Señor,
ayúdanos a descubrir y a realizar
nuestra vocación:
concede generosidad en su entrega
a quienes Tú has elegido para que sean
nuestros sacerdotes. Amén.



CALLAR.

CALLAR de sí mismo es Humildad.
CALLAR los defectos ajenos es Caridad.
CALLAR palabras inútiles es Penitencia.
CALLAR a tiempo y lugar es Prudencia.
CALLAR en el dolor es Heroísmo.



GUÍAME SEÑOR.

Señor Jesús,
la verdad es que no sé bien por donde voy.

Necesito que me ayudes.

Perdona mi rebeldía.

Toma mi mano y guíame
durante el resto de mi vida.

(Antonio Rosales)



ERES UN SER HUMANO.

Nunca viene tu nombre en los periódicos.
Nunca te ceden el paso.
Eres el peatón que nadie mira.

No tienes grandes cuentas corrientes.

Te ríes y te gusta la gente.

Hombre o mujer de a pie:
Eres simplemente un ser humano
y ahí está tu grandeza.

(Phil Bosmans)



BENDICIÓN DE SAN FRANCISCO.

Que el Señor te bendiga y te guarde,
te muestre su rostro y otorgue su gracia,
te mire benignamente y conceda la paz;
que el Señor te bendiga.

(San Francisco de Asís)



A JESÚS CRUCIFICADO.

Cristo amoroso que en la cruz clavado,
tu pecho muestras por mi amor herido.
Lava en tu sangre con eterno olvido
la mancha torpe de mi vil pecado.

Por ser fuente de bienes me has amado,
y con muerte afrentosa redimido
por serlo yo de males, te he ofendido
y tus justos preceptos quebrantado.

Tu real palabra has obligado a darme
los bienes cuando yo te los pidiera,
¡Con tan gran caridad llegaste a amarme!

¡Oye, Señor mi petición postrera!
Pues has muerto por tan solo perdonarme.
¡Perdóname, Señor antes que muera! Amén

(Enviada por Belén Ramirez - Caracas - Venezuela)



CANCIONES DEL ALMA...

En una noche oscura
con ansias en amores inflamada
¡oh dichosa ventura!
salí sin ser notada
estando ya mi casa sosegada,
a oscuras y segura
por la secreta escala disfrazada,
¡oh dichosa ventura!
a oscuras y en celada
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa
en secreto que nadie me veía
ni yo miraba cosa
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquesta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía
en sitio donde nadie aparecía.

¡Oh noche, que guiaste!
¡Oh noche amable más que la alborada!
¡Oh noche que juntaste
amado con amada,
amada en el amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba
allí quedó dormido
y yo le regalaba
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena
cuando yo sus cabellos esparcía
con su mano serena
y en mi cuello hería
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme
el rostro recliné sobre el amado;
cesó todo, y dejéme
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

(San Juan de la Cruz)



ORACIÓN POR L@S QUE ANUNCIAN LA PALABRA DE DIOS

Derrama, Señor, los frutos de tu Espíritu sobre los hombres,
y fecunda la obra de sus manos para que alcancen
el mundo nuevo de justicia, amor y paz, según los deseos del Padre
que está en los cielos, y cuyo reino queremos que venga a nosotros.
Concédenos personas que anuncien tu Evangelio a la humanidad. Amén

( Enviada por María Torres Puentes - El Carpio- Córdoba - España)



ORACIÓN DE LA FAMILIA POR EL ENFERMO

Señor, nuestro familiar, al que tú amas, está enfermo.
Toda la familia hemos enfermado con él.
Ten compasión de nosotr@s y socórrenos, Señor.
Si es posible, que pase de él y de nosotr@s este caliz,
pero no se haga nuestra voluntad sino la tuya.
En tí ponemos la esperanza. Haznos sensibles a las necesidades
de nuestro familiar enfermo y comprensivos con sus limitaciones.
Ayúdanos a hacerle más llevadera la enfermedad.
Danos fuerzas para cuidarle el tiempo que haga falta.
Señor, el que amas está enfermo. Tu familia está enferma.
Haz que no pierda nunca la alegría. Amén

( Enviada por María Torres Puentes - El Carpio- Córdoba - España)



ORACIÓN POR LA FE

En la fe lo encontramos todo. La fe nos enseña a amar a Dios,
lo que nos pide y como lo hemos de servir y agradar. Amén

( Enviada por María Torres Puentes - El Carpio- Córdoba - España)



ORACIÓN DEL ALMA QUE DESEA CONOCER A DIOS

Dichosas las almas desterradas de si mismo por amor a Nuestro Señor.

Las almas justas encuentran en la pobreza el tesoro
escondido en la verdadera riqueza.

La medida de nuestro progreso espiritual debe regularse
por el adelantamiento de la virtud de la mortificación.

Sin caridad no hay santidad, ni puede agradar a
Dios el alma que no la tiene.

Deseo Dios mío practicar la mortificación la cual
es dura en la corteza pero dulce en su interior.

No busquemos la paz en las virtudes de los
demás, busquémola en la humildad.

Que dichosa es el alma que no desea mas que tu santo
amor y desprecia todas las cosas de la tierra.

El que me ha dado la cruz me conoce sabe hasta
donde llega mi fuerza y está dispuesto a ayudarme. Amén

( Enviada por María Torres Puentes - El Carpio- Córdoba - España)



DAME FUERZAS

Dame, Señor, fuerzas
para llevar ligero
mis alegrías y mis penas.

Dame fuerzas
para que mi amor
dé frutos útiles.

Dame fuerzas para no
renegar nunca del pobre
ni doblar mi rodilla
al poder insolente.

Dame fuerzas para levantar
mi pensamiento sobre
la pequeñez cotidiana.

Dame fuerzas, en fin,
para rendir mi fuerza,
enamorado, a tu voluntad.

(R. Tagore)



CONFIANZA EN TÍ

Señor, ¡ Tú sabes todas las cosas!
Lo que necesito y lo que hoy me preocupa.
A Tí acudo con CONFIANZA.
Porque, " si Tú quieres, puedes.". Amén

( Enviada por María Torres Puentes - El Carpio- Córdoba - España)



DAR

Una cosa yo he aprendido
de mi vida al caminar,
no puedo ganarle a Dios,
cuando se trata de dar.

Por más que yo quiero darle,
siempre me gana Él a mi,
porque me regresa más
de lo que yo le pedí.

Se puede dar sin amor,
no se puede amar sin dar,
si yo doy no es porque tengo,
más bien tengo porque doy.

Y cuando Dios me pide,
es que me quiere dar,
y cuando Dios me da,
es que me quiere pedir.

Si tu quieres, haz el intento
y comienza a darle hoy,
y verás que en poco tiempo
tu también podrás decir:

Una cosa yo he aprendido
de mi vida al caminar,
no puedo ganarle a Dios
cuando se trata de dar.

(Amigos de la Tarahumara)



ORACIÓN POR LA HUMANIDAD

Dios mío, ilumíname para que yo comprenda la hermosura de la
humanidad que es tanto como comprender la hermosura de la santidad.
Amén

( Enviada por María Torres Puentes - El Carpio- Córdoba - España)



ESO ES SER CRISTIANO.

Si la sonrisa está más presta en tu semblante,
que el disgusto y la displicencia.
Si das tu mano al que pide con motivo
y acompañas un kilómetro al que necesita.
Si eres más pronto al sí que al no.

Si lloras con el que llora
y penas ajenas son tus penas.
Si haces sonreir al desdichado
y buscas al amigo en su desgracia.

Si renuncias a la fiesta
por servir a los demás.
Si derramas la alegría en tu contorno
y añoran deseosos tu presencia.

Piensa que eso es ser cristiano.

Sigue adelante esta senda,
que es senda de Dios,
síguela, que todavía...
te queda por avanzar.

Si recibes al pecador
y no hay condena en tu boca
ni desprecias al malo.
Si excusas su pecado y le das cobijo,
ni le afeas despectiva su conducta.

Si eres báculo para el anciano
y padre para el huérfano.
Si eres ojos para el ciego
y pies para el impedido.

Si eres rico para el pobre,
y poderoso para el desamparado.
Si no apartaste el rostro del que te rogaba
y el pobre verdadero no quedó desatendido.

Piensa que eso es ser cristiano.

Sigue adelante esta senda,
que es senda de Dios,
síguela, que todavía...
te queda por avanzar.

Si tus pies conocían el camino del suburbio,
aún mejor que el de la vía urbanizada.
Si fuiste hospitalario con el forastero
y con el pariente empobrecido.

Si al que lo necesitó prestastes
aún para perder dinero.
Si gastabas horas a la
cabecera del enfermo y afligido.

Si fuiste la esperanza del que cayó
y la confianza del oprimido.
Si tienes las manos abiertas
más para dar que para recibir.

Piensa que eso es ser cristiano.

Sigue adelante esta senda,
que es senda de Dios,
síguela, que todavía...
te queda por avanzar.

Si tu puesto no te engríe
y eres servidor de todos.
Sí cargastes con su carga,
y cada noche tus espaldas cansadas.

Si al impertinente sufres,
y al pesado y rastrero sobrellevas.
Si olvidas los agravios,
y groserías dejas pasar inadvertidas.

Si te alegras de la felicidad ajena,
y haces fiesta por su dicha.
Si sus éxitos aplaudes
y le ayudas a tenerlos.

Piensa que eso es ser cristiano.

Sigue adelante esta senda,
que es senda de Dios,
síguela, que todavía...
te queda por avanzar.

Si ruegas por quien te hizo mal,
y compartes con los pobres tus riquezas.
Si das tu tiempo a los demás
y andas cansado por hacer el bien.

Si llevas paz a hombres cansados,
la dicha y concordia son
las huellas de tus pasos.
Aún te queda un poco por avanzar.

Si soportas las injurias,
y conservas la dulzura.
Si eres más fuerte para hacer el bien
que el malo para hacer el mal.

Piensa que eso es ser cristiano.

Sigue adelante esta senda,
que es senda de Dios,
síguela, que todavía...
te queda por avanzar.

Si piensas en los otros más que en ti
y tu vida está vuelta a los demás.
Si te arriesgas por el prójimo
y te metes en peligros.

Si te empobreces por enriquecerlos
y das tu vida por la suya.
Si por su honor tu honor expones
y aún tu alma por la suya.

Entonces, ya eres del todo cristiano;
no busques más, vives en DIOS.

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



A JESÚS SACRAMENTADO

A Vuestros pies me postro Divino Prisionero.

Pedirte gracias quiero y darte el corazón.
Pero ante todo adoro humilde y reverente.
Tu Majestad presente en la Hostia de Amor.

Ahí estás bien mío en el Copón dorado.
Mi Dios sacramentado te adoro con amor.
Lo creo tan firmemente que si preciso fuera.
Yo mi vida te diera en prueba de este amor.

Amarte yo quisiera encanto de mi vida.
Amarte sin medida con purísimo amor.
Pues eres tan amable, tan dulce y bondadoso,
tan Sabio, tan Hermoso ¿ porqué no te he de amar?

Concédeme que pueda amarte con anhelo
hermosura del Cielo, concédeme tu Amor.
Has que en mi pecho arda esa llama sagrada
y en mi alma sea grabada tu imagen ¡Oh Jesús!

Que viva yo ignorada del mundo que te olvida
que pase yo mi vida sirviéndote Señor
que halle mis delicias al pie de tus altares
calmando mis pesares en tu presencia Jesús.

Vivir en tu costado contigo noche y día.
En esa abierta herida, Dulcísima Mansión
que allá al postrer suspiro de amor rinda mi alma
y duerma en dulce calma, embriagado de amor.

¡Viva siempre! ¡Viva mi Dios Sacramentado!
Y viva el que me ha dado su cuerpo por manjar
su vida, sea mi vida, su alma, mi alimento,
su amor, mi pensamiento, su gloria, mi mansión.

(Autor desconocido)

(Enviada por Mª Eugenia Ochoa Medina de Colombia)



SEÑOR AYÚDAME

Señor ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes.

Y a no decir mentira para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna no permitas que pierda la felicidad.

Si me das fuerza no permitas que pierda la razón.

Si me das éxito, no permitas que pierda la humildad.

Si me das humildad, no permitas que pierda la dignidad.

Ayúdame siempre a ver el otro lado de la medalla.

No me dejes inculpar de traición a
los demás por no pensar como yo.

Enséñame a querer a la gente como a mi mismo
y a juzgarme como a los demás.

No me dejes caer en el orgullo si triunfo.

Ni en la desesperación si fracaso.

Mas bien recuérdame que el fracaso
es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame que perdonar es lo más grande del fuerte.

Y que la venganza es la señal primitiva del débil.

Si me quitas la fortuna, déjame la esperanza.

Si me quitas el éxito, déjame la fuerza para triunfar.

Si yo faltara a la gente, dame valor para disculparme.

Si la gente faltara conmigo, dame valor para perdonar.

Señor, si yo me olvido de TI, Tu no te olvides de mí.

(Enviada por Mª Eugenia Ochoa Medina de Colombia)



DAME SEÑOR

Dame, Señor,
agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
gracia y abundancia para hablar.

Dame, Señor,
acierto al empezar,
dirección al progresar
y perfección al concluir.

(Santo Tomás de Aquino)



GRACIAS PADRE.

"Gracias, Padre Dios porque piensas
en mí y me miras con cariño" Amén.

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



SEÑOR: NECESITAMOS PASTORES

(Oración por los Sacerdotes)

Convencidos y convincentes, sabios e inteligentes pero prudentes
para manejar las “ teorías” del mundo moderno.

QUE:

...Crean firmemente en Dios y en la gente.

...Sepan transmitir a Dios.

...Puedan arrastrar con su ejemplo y transparencia.

...No tengan miedo a ser llamados anticuados porque la rectitud no pasa de moda.

...Tengan coraje para Predicar y sus exigencias en todas partes.

...Sepan mucho pero no se crean autosuficientes.

...Sean conscientes de sus debilidades y humildes para reconocer sus fallos.

...Sean dinámicos en sus trabajos y no sólo buenos administradores
sino comprometidos con los más débiles.

...Estén cerca de su comunidad llegando a todos sin discriminación
conociendo sus problemas y buscando soluciones.

...No esperen que vayan a buscarlos como pastor, deben salir a encontrar
la oveja descarriada y predicarles para convertirlos.

...Puedan asumir con entereza las dificultades y problemas
sin dejarse llevar por sus sentimientos e intereses.

...Encuentren una respuesta conciliadora y consoladora para quienes
los buscan con angustia o confusión.

...Su misión sea ÚNICA Y SANTA : reunir almas para Dios. Construyendo
su reino de verdad, amor, justicia y paz. Evangelizar con la
doctrina de la Iglesia, fiel al mensaje de Jesús.

...En su acogida, fervor, disponibilidad, austeridad, sencillez y
firmeza pudiendo ver reflejado en ellos el rostro de Jesús.

...Enciendan la llama perenne del agradecimiento a Dios.

...Sean realistas enfrentando con optimismo lo que hay por hacer, en
el mundo actual manteniendo la paz interior de tantas personas
que sufren porque no han encontrado la presencia redentora de Cristo.

...Sus trabajos estén dirigidos a cultivar virtudes buscando cada día
la perfección que lleva a la santidad y no sólo la propia sino la
de cada un@ de sus encomendad@s despertando en ell@s la
espiritualidad que da sentido trascendente a sus vidas.

(Enviada por Mª Eugenia Ochoa Medina de Colombia)



SANTA TERESA.

En la casa del amor,
siempre está puesta la mesa;
dame Santa Teresa
tu fe, para toda empresa
y tu celo abrazador.

(Enviada por Conchita Jimenez - Córdoba - España)



SEÑOR ACEPTA MI ORACIÓN
EN MEDIO DE MIS PRISAS

Estoy viviendo muy de prisa, Señor,
no me detengo en nada,
las circunstancias me van absorviendo
y no vivo yo las circunstancias.

Paso de una actividad a otra.

Dicen que esto es el mal del siglo,
pero no me gusta, Señor, ir tan de prisa.

Los días y las noches pasan presurosas
y creo que dejo de hacer cosas muy bellas.

Mi vida se desliza vertiginosa;
quiero detenerme y ver una puesta de sol
que tiñe de rojo el agua de la laguna,
o las nubes sobre las montañas.

Quiero encontrar tiempo para visitar a un enfermo
y darme tiempo para leer.

Sigo repitiendo: "No tengo tiempo."

Cuando veo el reloj y son las once de la noche,
analizo: corrí, corrí
como todos los mortales.

Dejo de disfrutar, de saborear
las miradas tiernas de los niños,
de observar los pétalos finos de una rosa.

No tengo tiempo de detenerme a ver los parques,
la belleza de las flores,
el ruido de las fuentes
y el trino de los pájaros,
junto con los niños que corretean,
hacen todo un poema.

Dame fuerza, Señor,
para detener mi carrera.

Quiero sentir la paz para darla
a mis hermanos de peregrinar,
que, como yo, corren y corren.

Dejamos lo trascendental por lo transitorio.

En todos los rostros se observa un duro
rictus de velocidad que lo va desfigurando.

Dame, Señor, serenidad para vivir,
calma para detenerme y poder amar a todos.
Sin prisas, sin velocidad,
sin atropellamiento.

Te ofrezco mi jornada de hoy, Señor:
llénala tu de tu amor, para poder
darlo a los demás. Amén

(Enviada por Sol de Argentina)



ORACIÓN DEL NIÑO

Padre bueno,
en este día tan feliz
para mí y para muchos,
no quiero olvidarme de todos los niños
que sufren en el mundo.

Por los niños enfermos,
por los niños de la guerra,
por los niños de la calle,
por los niños abandonados,
por los niños sin familia,
por los niños que no pueden ir a la escuela,
por los niños que no tienen para comer,
por los niños que deben trabajar,
por todos ellos Señor,
te quiero pedir en este día.

Ayudame a vivir solidario
con todos ellos.

Que nunca olvide que Tú estás presente
en el rostro de cada niño.

(Marcelo A. Murúa)

(Enviada por Sol de Argentina)



ORACIÓN DE UN ANCIANO

Señor:

Tu sabes que estoy envejeciendo.
No me dejes que hable demasiado, ni demasiado alto,
creyendo que me toca opinar sobre todo.

Líbrame de querer enderezar la vida de todo el mundo.
Líbrame de los cuentos con un sinfín de detalles,
dame alas para ir directo a lo esencial del tema.

Sella mis labios cuando estoy tentado a contar
mis molestias y dolores, que aumentan con los años,
y con los años aumenta mi inclinación a comentarlos.

Enséñame esta magnífica lección:
A veces puedo estar equivocado.

Hazme considerado, pero no entrometido,
servicial pero no invasor.

Creo tan vasta mi experiencia y sabiduría
que querría usarla toda.

Tú sabes, Señor:
Desearía conservar hasta el fin algunos amigos.
Amén.

(Enviada por Sol de Argentina)



¡A LA SANTÍSIMA TRINIDAD !

Jesús Mío,
te amo infinitamente en el Espíritu Santo,
para gloria del Padre.

(Monseñor Arbeláez -Madrid-)

(Enviada por Miguel Rivilla San Martín. Alcorcón - España)



ORACIÓN PARA MUCHOS MOMENTOS

Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes,
y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la felicidad,
si me das fuerza no me quites la razón,
si me das éxito, no me quites la humildad,
si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame a ver siempre el otro lado de la medalla.
No me dejes culpar de traición a los demás,
cuando no piensan lo mismo que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo,
y a juzgarme como a los demás.

No me dejes caer en el orgullo del triunfo,
ni en la desesperación del fracaso.
Recuérdame, más bien, que el fracaso
es la experiencia que precede al triunfo.

Convénceme de que perdonar
es lo más grande que tiene el fuerte.
Y que la venganza es la señal primitiva del débil.

Si me quitas lo que tengo, déjame la esperanza,
si me quitas el éxito, déjame la fuerza
para triunfar de la dificultad.

Si yo ofendo a alguien, dame valor para pedir disculpas,
si alguien me ofende a mí, dame valor para disculpar.

Señor, si yo me olvido de Ti,
Tú nunca te olvides de mí.

(Enviada por Sol de Argentina)



¡QUÉDATE, SEÑOR, CONMIGO!

Has venido a visitarme
como Padre y como Amigo.
Jesús no me dejes solo.
¡Quédate, Señor, conmigo.!

Por el mundo envuelto en sombras
soy errante peregrino.
Dáme tu luz y tu gracia.
¡Quédate, Señor, conmigo.!

En este precioso instante
abrazado estoy contigo.
Que esta unión nunca me falte.
¡Quédate, Señor, conmigo.!

Acompáñame en la vida.
Tu presencia necesito.
Sin Ti desfallezco y caigo.
¡Quédate, Señor, conmigo.!

Declinando está la tarde.
Voy corriendo como un río
al hondo mar de la muerte.
¡Quédate, Señor, conmigo.!

En la pena y en el gozo.
Sé mi aliento mientras vivo,
hasta que muera en tus brazos.
¡Quédate, Señor, conmigo.!

(Padre Pío -Italia-)

(Enviada por Miguel Rivilla San Martín. Alcorcón - España)



ORACIÓN DEL ENFERMO POR SU FAMILIA.

Gracias, Señor, por mi familia,
es lo mejor que tengo en el mundo.

Desde que estoy enfermo
la valoro y la quiero más.

¡Qué sería de mi sin ella!
Gracias a su cariño
no me siento solo.

Gracias a su comprensión y paciencia
puedo desahogar mis preocupaciones
y a veces el malhumor.

Si no fuera por su apoyo y compañía
perdería las ganas de luchar y vivir.

Siento mucho, Señor, lo que estoy
haciendo sufrir a mi familia
y el trastorno que le causo.

Ayúdala y protégela
para que no se vea sola,
dale salud y consuelo
y que se mantenga unida.

Bendícela, Señor, con tu gracia. Amén.

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



San Antonio bendito
bendito eres
bendito el Niño
que en tus brazos tienes
que en tus brazos tienes.
Misericordia.
Ampárame Dios mío
y dame la gloria.
Amén

(Enviada por Ana Mª Solis García - El Carpio - España)



Dulce Niño Jesús
infunde la paz
en nuestros hogares
en nuestros corazones
y en todo el mundo.
Amén



SENTIDO DE MI VIDA

Ahora mi vida tiene un sentido distinto y me obliga
a que sea una realidad en mí tu Palabra.
Y a ser portador de tu mensaje
en el trabajo, la diversión y en casa.
Amén.



LORD.

make me an instrument of your peace.
Where there is hatred,
let me sow love;
where there is injury, pardon;
where there is doubt, faith;
where there is despair, hope;
where there is darkness, light;
and where there is sadness, joy.

St. Francis of Assisi

(Enviada por Sister Mary de Baltimore -USA-)



SEVILLANAS AL MISIONERO, SANTO DOMINGO.

SEVILLANAS AL MISIONERO, SANTO DOMINGO
HENARES DE BAENA (CÓRDOBA)

1.- Hoy reluce en los altares
un obispo del Vietnam,
un obispo del Vietnam,
Hoy reluce en los altares
un obispo del Vietnam.
Que fue el Beato Henares
Y yo le vengo a cantar.
Y yo le vengo a cantar.
Hoy reluce en los altares
un obispo del Vietnam,
Que fue el Beato Henares
Y yo le vengo a cantar.

2.- Fue ordenado en Manila
aunque era cordobés.
aunque era cordobés.
Fue ordenado en Manila
aunque era cordobés.
Y por el Papa Woityla
Entre los santos se ve.
Entre los santos se ve.
Fue ordenado en Manila
aunque era cordobés.
Y por el Papa Woityla
Entre los santos se ve.

3.- En el pueblo de Baena
este gran santo nació,
este gran santo nació,
En el pueblo de Baena
este gran santo nació,
y en Tonkin regó la arena
dando su sangre por Dios.
Dando la sangre por Dios
En el pueblo de Baena
Este gran santo nació
y en Tonkin regó la arena
dando su sangre por Dios.

4.- Por el mundo misionero
la fe de Cristo llevó
la fe de Cristo llevó
Por el mundo misionero
la fe de Cristo llevó
y por ser fiel mensajero
allí el martirio alcanzó.

Hoy venimos a cantarte
Por tu gran gesta de amor
Por tu gran gesta de amor
Por tu tierra implorástes
No nos niegues tu favor.

ESTRIBILLO

Ay Santo Domingo de Henares
Yo te quiero a ti invocar
Ay Santo Domingo de Henares
Que nos alcances la gracia
De poderte contemplar.

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



EXCELENCIAS A SAN RAFAEL ARCÁNGEL

(Custodio de Córdoba - España)

Tu excelencia es peregrina
en los orbes celestiales,
por ser de Dios en los males,
el médico y medicina.

En la Iglesia militante
no se duda que en el cielo
os es dado el ser consuelo
del enfermo y caminante.

Contra el poder infernal
tu prepotencia es más fuerte;
líbranos en vida y muerte
del pecado y de su mal.

Todos por su interseción
de Dios el bien esperamos,
haced, pues, que consigamos,
su gracia y la salvación.

(Enviada por Encarnita Areales - Córdoba - España )



ORACIÓN A SAN JUDAS TADEO

San Judas Tadeo de mi corazón,
apóstol de Cristo sed mi salvación.
San Judas Tadeo glorioso haced
que mis penas se conviertan en gozo.

(Enviada por Carmelín Barbudo - Córdoba - España)



ORACIÓN EN LA ENFERMEDAD

Cúmplase en mí tu voluntad Señor.
Amo la vida que Tú me das y
quiero gastarla en tu servicio.
Quiero sanar para bendecir tu nombre
con los hermanos.

Concédeme esperar sereno,
agradecer a los que me cuidan,
purificando mi corazón para amarte más.

Y que brille la esperanza del gozo sin fin
todos los días de mi vida,
que pongo en tus manos.
Amén.



PEDIR LA ALEGRÍA

Señor, quiero vivir alegre.
Vivir la alegría como signo de plenitud
para que mi vida suscite en otros
el deseo de ser fieles;

para hacer el bien con corazón alegre,
renuévame con el gozo que das Tú
y que nadie nos puede arrebatar.
Amén.



SEÑOR GRACIAS POR LA VIDA

Gracias Señor por el bien
que de Ti recibo cada día.

Gracias porque derramas en mi alma
la dulzura de tu misericordia.

Gracias porque me dejas sentir tu perdón
por mis múltiples faltas.

Gracias por todas las alegrías que me ofreces.
Gracias por las penas que me envías.

Gracias porque conservas en mi alma
la Fe, Esperanza y Caridad.

Gracias Señor por la salud y la enfermedad.
Gracias Señor por el hermoso regalo de la vida.

( Enviada por Gloria López de México)



ACCIÓN DE GRACIAS

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.

¡ Oh buen Jesús, óyeme !

Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.

En la hora de mi muerte, llámame
y mándame ir a Ti,
para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos.
Amén.



AGRADECIENDO A DIOS LA ALEGRÍA

Señor, estoy alegre y contento
porque todo me ha salido bien.
La alegría ha florecido
de nuevo en mi caminar.

Y quisiera permanecer siempre alegre.
Te hallo a Ti en el gozo,
gracias por las cosas que me das.
Gracias porque en ellas te me comunicas.
Amén.



ORACIÓN AL SALIR DE CASA.

Mi buen Dios de quien recibo los beneficios sin tasa.

Rige Tú la planta mía siendo mi amparo y guía,
cuando salgo de mi casa.

Rigela y protégeme, que es tan incierta mi huella
que al mover el triste pie, salgo de casa y no sé
si volveré a entrar en ella.

Cúmplase tu voluntad como tienes decretado,
más vuelva o no a mi mansión
sea, Señor, sin pecado. Amén.

(Enviada por Carolina - Córdoba - España)



ORACIÓN DE LA NOCHE

Creo, Dios mío, que estás aquí
en todo lugar y que todo lo ves.
Te adoro con toda mi alma.

Te pido perdón por todas las faltas
que he cometido en este día.

Me pesa de todo corazón
de haberte ofendido;
y de no haber hecho todo
el bien que pude hacer.



ORACIÓN AL ACOSTARSE

Acostarme voy Señor.
No sé si amaneceré.
Con Dios confieso y comulgo.
Y creo en su santa fe.

(Enviada por Victoria Alcudia Alpuentes - Córdoba - España)



ORACIÓN AL LEVANTARSE

En este nuevo día gracias te tributamos
¡Oh Dios Omnipotente! ¡Señor de lo creado!

Tu divina clemencia se ha dignado sacarnos
del horror de la noche a la luz del sol claro.

Lleno está de tu gracia todo el vasto teatro
el mundo y cuanto existe es obra de tu mano.

Por Ti nacen las flores y reverdece el campo.
Los árboles dan fruto y el sol sus rayos.

Te alaban en las ramas los pájaros ufanos
y en el agua los peces cantan tu nombre santo.

En este nuevo día gracias te tributamos
¡Oh Dios Omnipotente! ¡Señor de lo creado.!

( Enviada por Reyes Durán - Córdoba - España)




LOGOTIPOMOVIMIENTO

A continuación tienes los archivos de esta Web.

¿QUIÉN ES LA AUTORA?

1 .- ¿QUIERES NUESTRO MATERIAL BÍBLICO?
CURSOS EN: LIBROS, CDs y DVD BÍBLICOS.

2 .- LAS BIENAVENTURANZAS = LIBRO =

3 .- CARTAS DEL NUEVO TESTAMENTO = LIBRO =

4 .- ¿QUÉ ES LA BIBLIA?

5 .- ENSEÑA A TUS HIJOS LA BIBLIA = LIBRO =

6 .- LECTIO DIVINA = LIBRO =

7 .- MISIONER@S DE LA PALABRA.

8 .- ¿VIVE HOY JESÚS? = LIBRO =

9 .- ¿YO LEER LA BIBLIA? = LIBRO =

10 .- ¿QUÉ OPINO DE...?

11 .- CITAS BÍBLICAS ANTERIORES.

12 .- CITA BÍBLICA ACTUAL.

13 .- TEMAS CON MENSAJE.

14 .- CANCIONES BÍBLICAS.

15 .- POESÍAS BÍBLICAS.

16 .- FRASES BÍBLICAS.

17 .- REZO DEL ROSARIO.

18 .- ANÉCDOTAS CON MENSAJE.

19 .- GRUPOS DE ORACIÓN BÍBLICA.

20 .- FRASES POSITIVAS.

21 .- ORACIONES TRADICIONALES.

22 .- ORACIONES PERSONALES.

23 .- ORACIONES DE LA BIBLIA.

24 .- VIA CRUCIS.

25 .- RESÚMENES DE E-mail = LIBRO =

26 .- MOVIMIENTO VOLUNTARI@S DE LA PALABRA.

27 .- LECTORES DE LA PALABRA = LIBRO =

28 .- ANTIGUO TESTAMENTO = LIBRO =

29 .- EUCARISTÍA. SÍMBOLO DE AMOR.(Folleto)

30 .- PATRON@S.

31 .- CANCIONES, ORACIONES Y TEMAS A MARÍA.

32 .- ESCUELAS BÍBLICAS CATÓLICAS "SAN JERÓNIMO"

33 .- SIEMBRA LA PALABRA = LIBRO =

34 .- MI COMENTARIO DE LA CARTA A LOS ROMANOS = LIBRO =




¿DESEAS MÁS INFORMACIÓN?

ESCRÍBEME

ESPERO TU CORREO


VUELVE PRONTO. TE ESPERO.

COLABORA CON ESTA WEB.